Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

3 años en Boltaña, récord de Víctor Fernández en un lugar volátil en grado extremo para los técnicos

El entrenador aragonés es el único que ha repetido experiencia en las pretemporadas en la localidad del Sobrarbe, banco de pruebas de numerosos técnicos fallidos: Víctor Muñoz, Popovic, Milla, Natxo e Idiakez.

Víctor Fernández, en dos pasajes de las pretemporadas de 2006 y 2007 en Boltaña, hace 13 y 12 años respectivamente, cuando el aragonés ya fue el entrenador del Real Zaragoza en aquellas pretemporadas en la localidad del Sobrarbe.
Víctor Fernández, en dos pasajes de las pretemporadas de 2006 y 2007 en Boltaña, hace 13 y 12 años respectivamente, cuando el aragonés ya fue el entrenador del Real Zaragoza en aquellas pretemporadas en la localidad del Sobrarbe.
Mamen Pardina/Pedro Etura/HA

Víctor Fernández es el entrenador excepción en las pretemporadas del Real Zaragoza en Boltaña (Huesca). Parece una cuestión menor, pero no lo es. Fernández, que acudirá este martes, 16 de julio de 2019 a la localidad del Sobrarbe al frente del nuevo proyecto zaragocista, es el único que ha logrado repetir experiencia en una precampaña estival en Boltaña. Los demás, todos han sido técnicos volátiles en grado extremo, figuras a liquidar en poco tiempo. 

Antes del agapitismo, aún con Soláns al frente de la SAD (mucho tiene que ver el expresidente y máximo accionista blanquillo con el Hotel Monasterio de Boltaña, cuartel general del equipo en el pueblo boltañés), quien inauguró literalmente este establecimiento hostelero, con el Real Zaragoza como gran atractivo, fue Víctor Muñoz en el verano de 2005. 

En los dos años siguientes, 2006 y 2007, ya con Agapito Iglesias al frente de la entidad, Víctor Fernández ya puso una pica en Flandes, al ser el único preparador capaz de repetir en Boltaña e irse más allá de una presencia en el precioso marco pirenaico del viejo monasterio y el campo de Villaboya, junto al río Ara. Eso sí, al segundo episodio llegó ya seriamente tocado internamente, como se vería poco después cuando fue destituido en la primera parte de la liga.

Después vino la desvinculación del Real Zaragoza de Boltaña, pues Agapito prefirió que el equipo aragonés fuese a su tierra natal, Navaleno (Soria), donde entrenó en julio durante varios estíos, con residencia en el ya desaparecido Hotel La Reserva, de la vecina San Leonardo de Yagüe, también en la provincia soriana. Por eso, los Gay, Aguirre, Jiménez y Marcelino García Toral no pisaron nunca Boltaña. 

En el último año del agapitisimo, el verano de 2013, la llegada del valenciano Jesús García Pitarch como director general tutelado por la LFP y Tebas para ejercer de sacacorchos de Agapito del Real Zaragoza, hizo que la pretemporada zaragocista tuviera, excepcionalmente y con mucho agrado, su centro neurálgico en la provincia de Teruel por primera y única vez, siendo la localidad de Alcalá de la Selva, junto a la muga de Valencia en la comarca Gúdar-Javalambre, quien sirvió de lugar de hospedaje y trabajo al equipo de Paco Herrera, el primero en Segunda en este largo calvario aún vigente. 

El verano siguiente, el de 2014, fue el de la grave crisis institucional del Real Zaragoza, que estuvo a punto de morir y ser liquidado tras un esperpéntico final del agapitismo, con un proceso de ventas y paso de manos del paquete accionarial, con dudosos aspirantes a tomar las riendas de la sociedad durante unos días caóticos de junio y julio, que terminó con la actual propiedad, la de los patronos de la Fundación Zaragoza 2032, evitando la muerte del viejo club de 1932 cuando ya casi no quedaba tiempo de vida. Eso provocó que Víctor Muñoz, entonces técnico flotante de un vestuario inexistente durante semanas, no pudiera repetir experiencia en Boltaña. La falta de tiempo y liquidez provocó que la casi nula pretemporada tuviera lugar en la Ciudad Deportiva y con jugadores del filial y juveniles. No se salió de casa. 

Así que, hasta 2015, no se reanudó la conexión de Boltaña, que sigue vigente e ininiterrumpida desde ese momento. Ranko Popovic fue el primer inquilino de la habitación del entrenador. No repitió. El año siguiente, sería Luis Milla. Y el siguiente, Natxo González. Y el posterior -el pasado- el turno fue para Imanol Idiakez. Boltaña ha sido un sitio caduco para los técnicos... excepto para Víctor Fernández. El del barrio Oliver llegará este martes al Sobrarbe 12 años después de su última presencia al frente del Real Zaragoza, por tercera vez en este rol. 

Entonces, el Real Zaragoza era un grande de Primera División. Venido a menos poco a poco, pero un grande que estaba en competiciones europeas. Con grandes jugadores del escaparate mundial. Con dinerales en fichas y sueldos. Con estrellas como los hermanos Milito, Aimar, Ayala, Oliveira (a Boltaña llegó por primera vez el brasileño, precisamente), Matuzalem, Piqué...

Ahora, Víctor va a vivir una estadía a orilla del Ara en otra dimensión bien distinta. En unas condiciones deportivas muy alejadas de aquel tiempo pretérito. Es una foto fija de lo que ha ocurrido en el Real Zaragoza en la última década y pico. Un retrato que define el devenir del viejo club aragonés. 

Llega de nuevo el verano en Boltaña. El tiempo de la ilusión. Del análisis de los fichajes. Del ir y venir de las salidas y los posibles refuerzos que aún faltan por llegar. De observar la maduración de los que ya estaban en el año previo. De descubrir, quizás, algún canterano nuevo potable. En definitiva, lo que es la pretemporada cada curso futbolístico. 

La cosa empieza a eso de las 15.30 del martes, cuando la expedición blanquilla llegue al magnífico Hotel Barceló Monasterio de Boltaña, con el primer entrenamiento en el coqueto campo de Villaboya a las 19.00. Y perdurará durante 7 días, hasta el lunes 22. Un año más. El quinto consecutivo en el mismo lugar, en la segunda fase de elección de este pueblo de Huesca como sede de el emblemático momento de la pretemporada en el Pirineo Aragonés. 

Etiquetas
Comentarios