Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Vigaray y Blanco, compañeros en el Alavés que llegan de la mano al Real Zaragoza

Estos dos fichajes blanquillos compartieron vestuario en Vitoria de enero a junio y jugaron juntos en dos partidos: en el Bernabéu ante el Real Madrid (3-0) y en Mendizorroza frente al Girona (2-1).

Vigaray (dcha.) y Blanco (izda.), el año pasado con la camiseta del Alavés en la recta final de la liga de Primera División.
Vigaray (izda.) y Blanco (dcha.), el año pasado con la camiseta del Alavés en la recta final de la liga de Primera División.
HA

Dos de los nuevos fichajes del Real Zaragoza, el lateral diestro Carlos Vigaray y el extremo zurdo Álex Blanco, llegan de la mano del mismo vestuario y no necesitan dar el paso de conocerse personalmente en su aterrizaje en La Romareda. Ambos jugaron en el Deportivo Alavés en la segunda parte de la pasada temporada en Primera División, de enero a junio. 

Vigaray (que se presenta como zaragocista este lunes, a las 11.30 en La Romareda) ya estaba en el cuadro albiazul, pues ha cumplido tres temporadas en Vitoria, a donde llegó del Getafe en su día, también procedente de Primera División. El que se incorporó sobre la marcha al Alavés fue el joven Blanco, pues fue uno de los fichajes del club vasco en el mercado invernal, cedido por el Valencia. Y ahí llegó la coincidencia. 

Cierto es que Álex Blanco jugó muy poco, apenas dos ratos en dos partidos concretos: en el Bernabéu ante el Real Madrid (derrota alavesa por 3-0) y en casa ante el Girona (victoria por 2-1 de los vitorianos). Pero, casualmente, cuando Blanco salió del banquillo en esas dos ocasiones, Vigaray estaba jugando de titular a las órdenes de Abelardo, que ha sido el entrenador de los dos nuevos zaragocistas en el último tramo liguero en la máxima categoría. 

Vigaray, con el dorsal 2; y Blanco, con el 7, compartieron espacio y equipo recientemente en el Alavés. En Madrid, el 3 de febrero. En Vitoria, ante los gerundenses, en la penúltima jornada, a finales de mayo. A partir de ahora, sin que ninguno pudiera imaginárselo hace muy poco tiempo, vienen al Real Zaragoza para ser puntales básicos -y mucho más importantes de lo que han sido en Vitoria en este tiempo reciente- del proyecto que va a dirigir Víctor Fernández desde el banquillo. 

No es un asunto menor que dos de las nuevas incorporaciones ya tengan un conocimiento mutuo exacto y milimétrico. A Vigaray nada hay que contarle sobre Blanco... y viceversa. Es un terreno ganado por el Real Zaragoza en esa crucial y costosa labor de ensamblaje durante las pretemporadas cuando un equipo cambia notablemente su cara. 

Etiquetas
Comentarios