Real Zaragoza

real zaragoza

Real Zaragoza-Ebro, amistoso sin público para suplir el suspendido en Miranda el día 27

El equipo de La Almozara, de Segunda B, será el rival zaragocista el sábado siguiente a la concentración de Boltaña, duelo que se disputará en la Ciudad Deportiva a las 10.00, a puerta cerrada por motivos de aforo y seguridad.

Ángel, delantero centro del Real Zaragoza, marca el 1-1 ante la mirada del capitán del Ebro, José Carlos Gil, y del portero Loscos en el partido jugado en La Almunia de Doña Godina en julio de 2015.
Ángel, delantero centro del Real Zaragoza, marca el 1-1 ante la mirada del capitán del Ebro, José Carlos Gil, y del portero Loscos en el partido jugado en La Almunia de Doña Godina en julio de 2015.
Guillermo Mestre

Real Zaragoza-CD Ebro será el amistoso que jugará el equipo blanquillo el sábado 27 de julio dentro de sus primeros pasos en la pretemporada de este verano de 2018. El rival zaragozano, de Segunda B, viene a sustituir al Mirandés (recién ascendido de nuevo a Segunda División), que era el inicialmente programado por los responsables deportivos del club -en campo burgalés- dentro del calendario de verano que acaba de comenzar. La gran novedad en esta segunda opción es que el duelo ante los arlequinados de La Almozara se celebrará en la Ciudad Deportiva zaragocista, en horario matinal (las 10.00) y será a puerta cerrada para el público

El motivo es obvio: la Ciudad Deportiva no tiene capacidad suficiente en su campo principal para acoger la hipotética demanda de espectadores que el partido es susceptible de aglutinar, en virtud de la masa social y seguidores potenciales del club aragonés (a lo que habría que sumar los que aportase el Ebro). Por ello, razones de aforo y seguridad impiden abrir las puertas y obligan a una puesta en escena sin público

Este partido ha debido modificarse al quedar suspendido hace unos días el concertado con el club castellano de Miranda de Ebro. El motivo, las obras perentorias que el Mirandés debe acometer en el estadio de Anduva tras consumarse su ascenso a la categoría de plata en la promoción ante el Atlético Baleares, que la Liga de Fútbol Profesional obliga a llevar a cabo para que los rojinegros puedan retornar al fútbol de élite en su histórico feudo. Anduva no estará apto para el uso normal el día 27, así que la cita amistosa queda aplazada para el futuro. 

La poca capacidad de maniobra con la que ha tenido que trabajar el Real Zaragoza para buscar un paliativo a este problema ha derivado en este inconveniente. Por un lado, el Ebro sí que ha surgido enseguida como parche en el papel de adversario necesario. Pero, por otra parte, el hecho de encontrar un campo con césped natural apto para esas fechas en alguna localidad de alrededor de Zaragoza no ha resultado posible en unas condiciones mínimas de utilización y de disponibilidad por parte de cualquier anfitrión hipotético. Así que la solución adoptada es un mal menor, dadas las circunstancias.

El Real Zaragoza, de este modo, volverá a enfrentarse al Ebro en el marco de los partidos preparatorios estivales, hecho que ya tuvo lugar tanto en 2015 como en 2016. En la primera ocasión, se eligió el campo de La Almunia de Doña Godina (el campo de Tenerías), y el marcador entre los equipos que entonces entrenaban Ranko Popovic y Emilio Larraz fue de 2-2. En la siguiente cita, un año más tarde, el envite se jugó en La Romareda, con victoria mínima zaragocista por 1-0, con Luis Milla y, de nuevo, Emilio Larraz, en los banquillos. 

Etiquetas
Comentarios