Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Problemas en la defensa

Las fallidas gestiones para fichar a nuevos centrales, la inesperada operación de apendicitis de Guitián y las lesiones de Grippo y Clemente dejan en cuadro la zaga para el inicio de la pretemporada.

Alberto Guitián, camino del gimnasio de la Ciudad Deportiva en la pasada temporada.
Alberto Guitián, camino del gimnasio de la Ciudad Deportiva en la pasada temporada.
Ch. R. B.

A falta de una semana para que el Real Zaragoza de la próxima temporada comience a rodar con las primeras pruebas médicas y los primeros entrenamientos, al equipo aragonés comienzan a asomarle los primeros quebraderos de cabeza. La situación de bloqueo en el mercado que sufre este año el Real Zaragoza en comparación con veranos previos afecta especialmente a la defensa, línea que Víctor Fernández deseaba reforzar a toda costa antes del comienzo de la pretemporada debido a las bajas de Grippo y Enrique Clemente pero que, lejos de ganar nuevos nombres, los está perdiendo: Alberto Guitiánfue operado ayer en Palma de Mallorca de apendicitis y se perderá un tramo importante de la pretemporada. El jugador cántabro acaba de llegar a la capital balear para disfrutar de unos días de vacaciones antes de volver a Zaragoza a iniciar los entrenamientos, pero debió ser intervenido y hospitalizado. Ahora, permanecerá ingresado hasta la fecha del alta, pero es seguro que ni estará en el comienzo de la pretemporada junto a sus compañeros ni tampoco en las primeras semanas. En función de su evolución, estaría fuera del equipo en torno a un mes, periodo habitual de recuperación completa de una apendicitis en un futbolista profesional, por lo que Guitián llegaría incluso muy justo al comienzo de la temporada, fijado para el fin de semana del 17 y 18 de agosto. No jugaría los amistosos de preparación previos, por lo que ya empezaría con un incómodo lastre el nuevo curso, a la espera de su puesta a punto física y competitiva.

De este modo, Víctor Fernández ya es consciente de que no podrá contar con Guitián, como tampoco podrá hacerlo en las primeras semanas con otros centrales del equipo. Simone Grippo sufrió en la recta final de la rehabilitación de su grave lesión de rodilla unos pequeños contratiempos que obligan a retrasar su completa recuperación y le impedirán trabajar con normalidad en las dos primeras semanas de pretemporada, tanto en las sesiones programadas en Zaragoza como en la concentración de Boltaña. Dependiendo de su mejora física se irá incorporando a la dinámica normal de trabajo, pero tendrá complicado llegar a punto también al comienzo de curso. Por su parte, el canterano Enrique Clemente, central que este año iba a incorporarse a la primera plantilla (con dorsal del filial, pero como miembro de pleno derecho del día a día del equipo de Víctor Fernández), se espera que trabaje con normalidad desde la primera jornada de la pretemporada, aunque siempre bajo la incertidumbre que general el regreso tras una lesión como la sufrida el curso pasado, la rotura del ligamento cruzado anterior. En todo caso, su rol iba a ser el de cuarto o quinto central, en función del diseño final de la plantilla.

Ante esta situación, el Zaragoza se está encontrando también con problemas para configurar su nueva defensa. En los primeros días de pretemporada, si no salen antes, Víctor Fernández deberá gestionar los casos de Verdasca y Álex Muñoz, dos futbolistas que ya saben que no cuentan, pero a los que la dirección deportiva de Lalo Arantegui aún no ha hallado solución de salida alguna. Es decir, ahora mismo, a una semana del arranque, el técnico del Real Zaragoza ya sabe que en sus primeros pasos en la construcción del equipo no tendrá a ningún central de los que, en principio, se desea figuren en la plantilla de la próxima temporada.

Un central con urgencia

La llegada de nuevos zagueros cobra, así, más relevancia tras la enfermedad de Guitián. La idea del club era reforzarse con dos especialistas defensivos. Sin embargo, las gestiones emprendidas por la dirección deportiva en estos primeros días de mercado no han fructificado. El Zaragoza mantiene un hilo de esperanza de reclutar a Juan Cala, recién desvinculado de Las Palmas, pero ni siquiera la importante oferta económica ha convencido de momento al central sevillano.

Etiquetas
Comentarios