Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

La Segunda que viene

Girona, Huesca, Rayo Vallecano, Racing, Mirandés, Fuenlabrada y Ponferradina, nuevos rivales del Real Zaragoza.

Víctor Fernández, en un entrenamiento del Real Zaragoza.
Víctor Fernández, en un entrenamiento del Real Zaragoza.
Raquel Labodía

Con los últimos ascensos desde Segunda B de Ponferradina y Mirandés, el Real Zaragoza ya conoce los 21 rivales que le esperan a partir del próximo mes de agosto, cuando comience su séptima temporada consecutiva en Segunda División y en la que hay una variable que permanece inalterada respecto a los cursos previos: su objetivo es el ascenso a Primera División. Deberá hacerlo, como en las dos últimas temporadas, en una relación de fuerzas inferior, con un tope salarial de unos 6,5 millones de euros, entre la clase media de la categoría. Una situación de desventaja sobre alrededor de una docena de equipos. Sin embargo, la economía disponible no es garantía de éxito, como ha confirmado, sin ir más lejos, la última temporada. Ni Málaga, Las Palmas y Deportivo, los tres mayores presupuestos de plantilla, subieron. Del mismo modo que tampoco ascendieron un año antes Granada, Osasuna y Sporting.

En la próxima campaña, las referencias económicas de la categoría volverán a ser los tres recién descendidos, Girona, Huesca y Rayo Vallecano, aliviada su caída con el seguro de descenso. Estos tres equipos tendrán una ventaja, pero sus topes salariales, en principio, serán inferiores a los tres descendidos de un año antes. El Málaga contó con 25,2 millones, Las Palmas con 19,2 y Deportivo con 18,5. Eran tres clubes que además de la ayuda al descenso tenían unas importantes estructuras de ingresos ordinarios dado su influencia y tamaño desde el punto de vista social de las regiones en las que se afincan. No es el caso este año con Girona, Huesca y Rayo, que tendrán más dinero que los demás, pero menos en comparación.

Estos tres rivales ya son conocidos del Zaragoza en su actual ciclo en Segunda División, como lo son Ponferradina y Mirandés, a los que ya se ha enfrentado en los últimos siete años, lo mismo que el Racing, que vuelve tras su etapa en Segunda B. La novedad este año es el Fuenlabrada madrileño, adversario inédito del Zaragoza a lo largo de su historia en partidos oficiales. Con los ascensos de Osasuna, Granada y Mallorca y los descensos de Rayo Majadahonda, Córdoba, Nástic y Reus, al equipo aragonés le queda un panorama competitivo similar al anterior en cuanto a desplazamientos. La presencia de Málaga, Deportivo y Las Palmas, además de Girona, Huesca y Rayo Vallecano por su condición de recién descendido, endurece a primera vista una categoría en la que, como se sabe, casi nada acaba siendo como se intuye, abierta a la sorpresa (ascenso del Mallorca, por ejemplo) y con un entorno competitivo denso, duro, muy igualado.

Ya se sabe que Málaga, Deportivo y Las Palmas deberán hacer importantes ajustes para cumplir las normas de control económico de la Liga. El Málaga pasara de 25.2 millones a unos 8 si no vende jugadores. Las Palmas, por ejemplo, tendrá un límite de 7,5 millones, ahora mismo ya prácticamente cubierto por los jugadores con contrato. Uno de los equipos que puede dar un salto presupuestario es el Oviedo, mientras que en sentido inverso el Sporting pasará de unos 11 millones a unos 7 si no vende y el Tenerife, pendiente de la venta de Milla, bajará de los 9,6 de la pasada campaña. El Cádiz, según anunció su director deportivo Óscar Arias, seguirá en el umbral de los 8 millones. El Albacete es otro de los equipos que podrían subir a ese escalón. El resto, entre ellos el Zaragoza, se moverá entre los 6,5 y los 5 millones, con los recién ascendidos entre los 4 (mínimo regulado ahora por la Liga, como el caso del Racing) y los 5.

Etiquetas
Comentarios