Real Zaragoza

Real Zaragoza

El tiempo de Víctor Fernández

La decisión del técnico sobre su continuidad marca la agenda del Real Zaragoza.

Víctor Fernández, acompañado de su ayudante Loreto y de Ramón Lozano, director de la cantera, ayer en La Romareda viendo al filial
Víctor Fernández, acompañado de su ayudante Loreto y de Ramón Lozano, director de la cantera, ayer en La Romareda viendo al filial
Rubén Losada

La salvación matemática abre un nuevo tiempo en el Real Zaragoza, un periodo en el que Víctor Fernández se ubica en el centro de la escena. La decisión sobre su continuidad marca la agenda del club, a la espera de que el técnico acepte la propuesta para que siga a los mandos del equipo durante la próxima temporada. Aunque el Real Zaragoza no está atado de pies y manos por la incertidumbre generada por el entrenador y las gestiones sobre el diseño y confección de la plantilla siguen su curso propios (véase el fichaje de Etinof, por ejemplo), la decisión de Víctor Fernández introduce un lógico condicionante en este proceso de transición hacia la próxima temporada. Un proceso que esta pendiente de iniciarse en el momento en el que las matemáticas aseguraran la permanencia del Real Zaragoza en Segunda División.

Ha llegado a falta de dos jornadas. Dos semanas en el que el club acelerará en todos los frentes con vistas ya al futuro. Y, en este aspecto, la figura de Víctor Fernández representa un punto de anclaje fundamental. Durante los próximos días, u horas, en todo caso no apunta a resolverse más allá de esta semana, el técnico emitirá una respuesta sobre el ofrecimiento que el Real Zaragoza, a través del director deportivo Lalo Arantegui y el director general Luis Carlos Cuartero, le ha realizado para que continúe ejerciendo el cargo de entrenador de la primera plantilla. Víctor Fernández desempeñaría así las mismas funciones que viene desarrollando desde el pasado mes de diciembre, cuando el área deportiva le propuso hacerse cargo del banquillo del Real Zaragoza en la que iba a ser su tercera etapa como responsable táctico del equipo.

El club quiere que Víctor Fernández siga y esa es la prioridad, siempre y cuando el técnico del barrio Oliver quiera mantenerse al frente del banquillo del Real Zaragoza. La última palabra y la última decisión las tiene Víctor. Seguir o marcharse es cosa suya. La entidad ya le propuso la continuidad hace alrededor de un mes, cuando el equipo aún tenía en el aire la permanencia y los números del técnico eran sensiblemente peores que en la actualidad. En esa primera aproximación se le trasladó el interés en que siguiera, tanteando así un cambio en su parecer, pues el preparador, desde su llegada, había insistido en que esta experiencia era transitoria, con fecha de caducidad en el final de la temporada. La vía Víctor ha prevalecido sobre cualquier otra y el Zaragoza, en un gesto de cortesía y seriedad, quiso saber la posición del entrenador aragonés antes de acudir al mercado de técnicos y trabajar posibles alternativas de cara a la planificación del próximo curso.

Víctor Fernández, en su singular manejo de los tiempos durante las últimas semanas, no varió su discurso original e insistió en que no continuaría, por lo que el Zaragoza comenzó a agilizar diferentes candidaturas al banquillo de La Romareda, como Miroslav Djukic y Aritz López Garai como elecciones predilectas. De hecho, Djukic es la baza preferente, el entrenador con más opciones de dirigir al Zaragoza la próxima temporada si Víctor Fernández desestima su continuidad.

Dados los últimos acontecimientos, desde los resultados recientes, o el sellado inminente de la salvación a, sobre todo, la popularidad del técnico, manifestada en los apoyos de un sector importante de La Romareda durante la victoria contra el Sporting y de otros ámbitos del zaragocismo, el club ha puesto aún más en valor el papel de Víctor y le ha vuelto a plantear esa continuidad. La planificación de la temporada siguiente está condicionada, en parte, por la figura del entrenador, por lo que el Zaragoza, si consigue la permanencia matemática esta próxima jornada, activará durante la semana que viene los pasos finales para dejar atado este aspecto esencial de su programación del proyecto deportivo.

Hasta ahora, Víctor Fernández se ha movido en un terreno de incertidumbre, cálculos y dudas. No termina de ver clara su continuidad. Desde el día de su presentación, había advertido de que esta etapa era provisional, un reto al que no podía decir que no ante las dificultades del equipo de su corazón. Según afirmó textualmente, llegó "como un enviado", "puesto aquí por el Universo". "No quiero nada ni contrato futuros ni pactos secretos para el futuro; solo vengo con una intención de ayudar, de contribuir a lo que va a ser un trabajo de todos", subrayó en su presentación Víctor Fernández. Sin embargo, en los últimos días, esa postura ha ido variando, abriendo una oportunidad para su continuidad si así lo quiere.

Etiquetas
Comentarios