Real Zaragoza

Real Zaragoza: la paradoja del gol

El Real Zaragoza es el equipo más anotador de la liga fuera de casa, mientras que es el peor en esta faceta en su estadio. En el global, el conjunto aragonés tiene el séptimo mejor ataque

Nick y David Vicente (dcha.), las dos novedades del filial en la citación de Víctor Fernández para el partido de este sábado en Almendralejo, son observados con curiosidad por Álvaro Vázquez en el último entrenamiento previo al viaje.
Álvaro Vázquez, en un entrenamiento del Real Zaragoza
Toni Galán

Los análisis y debates acerca de las debilidades del Real Zaragoza a lo largo de la temporada han resaltado su pobreza ofensiva, sus problemas para someter el área rival, su escasa eficacia en el remate… En cierto modo, ha sido así, especialmente cuando el foco se instala en sus delanteros o en partidos concretos y señalados, pero el Real Zaragoza no está donde está por su falta de gol. No es esta una causa principal de su titubeante campaña o razón de una supuesta fragilidad competitiva. Más bien, los números goleadores están a la altura de un aspirante al ascenso. Solo siete equipos (los seis primeros clasificados y Almería tras sus cinco goles de esta jornada) han anotado más. Los motivos que han erosionado la capacidad del Zaragoza para opositar al ascenso, ponerse a la altura de su potencial y expectativas, y definirse como un conjunto de la zona alta, como siempre en esta categoría, hay que buscarlas en otra de las facetas en las que se han presentado fisuras: el rendimiento defensivo. Son los 45 goles que ha encajado y no los que ha dejado de marcar los que, principalmente, han condenado la temporada. Y ya se sabe, no por falta de experiencia en cursos previos, que la Segunda División premia más las defensas herméticas, sólidas y fiables que los ataques prolíficos. Se sube más veces con el Zamora que con el Pichichi.

El Zaragoza lleva metidos 44 tantos a falta de cuatro jornadas para el final de liga, en 38 jornadas, aunque realmente ha jugado tan solo 37 partidos debido a la eliminación del Reus. Hace un año, a estas alturas, en 37 partidos, el Zaragoza sumaba 46, solo dos más que ahora. Y tenía a Borja Iglesias… Sin embargo, había recibido siete menos. Eso sí, con un claro desequilibrio entre la primera y la segunda vuelta.

Este año, dentro de su bolsa de goles a favor, se distingue un compartamiento desigual, una bipolaridad anotadora que merece subrayarse. Lejos de La Romareda, el Zaragoza ha metido 27 tantos, una cifra que le señala como el máximo anotador de la categoría fuera de casa, mejorando a Albacete (23), Cádiz (22) y Osasuna (22). Mientras que en su estadio, jugando como local, es el peor equipo en esta faceta, nadie mete tan pocos goles en casa como el Zaragoza. Los aragoneses suman tan solo 17 tantos en La Romareda, por los 18 del Nástic, los 19 del Málaga y el Alcorcón, y los 20 del Extremadura.

Esta paradoja se ha acentuado especialmente en las últimas jornadas. El Zaragoza ha encadenado tres salidas consecutivas marcando tres goles. Metió tres en el empate de Cádiz y en las victorias frente al Córdoba y frente al Extremadura. Sin embargo, en La Romareda, acumula dos partidos seguidos sin ver puerta. No lo hizo ni contra el Alcorcón ni frente al Deportivo. No anota como local desde la victoria 3-0 frente al Nástic de Tarragona, el pasado 1 de abril, hace más de un mes.

Un comportamiento goleador anómalo, dispar (diez goles de diferencia entre casa y fuera, que, sin duda, es motivo de reflexión.

Etiquetas
Comentarios