Real Zaragoza

real zaragoza

Víctor Fernández intenta rebajar la trascendencia de la 'final' en Córdoba

El técnico del Real Zaragoza dice que "el partido es importante, pero no es decisivo" y, asimismo, asegura que "no es el más relevante" desde su llegada en diciembre.

El entrenador del Real Zaragoza, Víctor Fernández, ha analizado la situación de sus jugadores antes del partido contra el Córdoba, este domingo.

Víctor Fernández intenta rebajar la trascendencia de la 'final' en Córdoba. El entrenador del Real Zaragoza sabe que los miedos, dudas, temores y demás sensaciones de inestabilidad que emanan de la mala clasificación del equipo han empezado a calar en el entorno zaragocista cuando la liga ya encara su recta final. Y, por experiencia, es consciente de lo mal que se juega a fútbol cuando la presión externa es capaz de afectar a los futbolistas menos duchos en estas lides, que en el Zaragoza del presente son muchos, por corta edad y escaso currículum en la élite

Víctor, horas antes de viajar a Córdoba para jugar en el campo del 21º y casi desahuciado equipo andaluz, en donde al Real Zaragoza solo le sirve la victoria para no meterse en líos mayores (aún más que los vigentes), dice que "el partido es importante, pero no es decisivo" y, asimismo, asegura que "no es el más relevante" desde su llegada en diciembre. Es un modo de meter en agua fría un asunto rusiente. De atemperar el flujo sanguíneo y el pulso de quienes vayan a saltar al campo de El Arcángel a poner en juego las habichuelas del zaragocismo entero.

"Este es un partido importante, pero no decisivo. Sí que es muy importante, porque ahora todos los puntos tienen ya una importancia capital. Y son partidos con mucha trascendencia emocional. Muchísima. Pero no son decisivos aún, de cara a que se pueda catalogar como un partido definitivo, de sí o no. Está claro que no es el caso", explicó su razonamiento el entrenador zaragozano.

Víctor prosiguió con su puesta en escena previa del duelo ante los cordobeses. "Somos conscientes de que, sin ser decisivo todavía, sí que el partido de Córdoba tiene mucha importancia de cara al futuro inmediato. Es un rival directo, que aún quiere agarrarse a las matemáticas porque por ahora no están en Segunda B. Y esto lo hará todo más complicado", abundó en su encuadre logístico de la cita en El Arcángel.

Y, para concluir su intención de disminuir en la medida de lo posible los apriorismos solemnes que se están vertiendo sobre este Córdoba-Real Zaragoza del domingo, Víctor Fernández también utilizó el cotejo con los demás choques de primer rango de importancia que ha debido acometer desde que llegó a relevar a Lucas Alcaraz antes de la Navidad: aquellos ante el Extremadura, en Lugo, contra el Elche o el Nástic de Tarragona.

"Este de Córdoba no es el partido más relevante desde mi llegada. No lo es porque, cuando vine, íbamos los penúltimos y perder aquel día ante el Extremadura (su debut) hubiera sido quedarte abajo del todo. Era ver la luz o no verla", finalizó su análisis.

Ahora, evidentemente, el Real Zaragoza no está tan apurado como entonces. Vive por encima del ras del descenso, con 4 puntos de ventaja sobre el primer damnificado momentáneamente, que es el Lugo. Pero la capacidad de maniobra es mucho menor que entonces, cuando restaba más de la mitad de la liga para rectificar. A fecha de hoy, solo faltan 7 partidos (21 puntos) para dibujar la clasificación final, que dará flotadores o colocará plomadas letales en la cintura a los equipos que pugnan por la vida en el fondo de la clasificación: Córdoba, Nástic, Lugo, Extremadura, Numancia, Rayo Majadahonda, Tenerife, Las Palmas... y Real Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios