Real Zaragoza

real zaragoza

La fotografía del vestuario de Jorge Pombo

El canterano, portavoz del equipo a 5 días de la 'final' de Córdoba, describe la situación mental del Real Zaragoza en su núcleo principal ante lo que se avecina: el equipo.

Jorge Pombo, en la mañana de este miércoles, durante su rueda de prensa en la Ciudad Deportiva.
Jorge Pombo, en la mañana de este miércoles, durante su rueda de prensa en la Ciudad Deportiva.
RZ

Han pasado 10 días del último partido del Real Zaragoza, aquel doloroso varapalo con derrota por 0-2 en La Romareda ante el Alcorcón. Ya se ha asumido la nueva situación en la clasificación una vez dirimida la 35ª jornada, la del fin de semana último en la que el equipo zaragocista no jugó al corresponderle por calendario el duelo ante el descalificado Reus y sumó 3 puntos sin sudar la camiseta, vía normativa y vía despachos, como todos los demás durante la segunda vuelta.

Y, a falta de 5 días para acometer la nueva 'final', esta vez en Córdoba (21º clasificado, colista de facto y casi desahuciado), los jugadores, técnicos y demás piezas del zaragocismo empiezan a sentir la enorme responsabilidad que surge en las últimas 7 jornadas de la liga, en las que el Real Zaragoza se juega su destino, su futuro como SAD, sinónimo esta vez de lograr la permanencia en Segunda División y no caer al pozo de la Segunda B, riesgo activo que conviene disolver en cuanto se pueda. 

En este escenario, Jorge Pombo, uno de los futbolistas blanquillos más referenciales de la temporada (en todos lo sentidos posibles), fue el portavoz del grupo en la mañana de este miércoles en la Ciudad Deportiva. Y el aragonés describió sin requiebros tópicos cómo se vive el momento ahí dentro, en el núcleo fundamental del asunto: el equipo.

"¿El vestuario? No voy a decir que está tranquilo, porque es una situación jodida. Pero bueno... estamos muy unidos y con mucha ilusión para afrontar estos partidos que quedan al máximo", dijo el canterano para comenzar desvelando el grado de preocupación existente en el seno de la plantilla. 

El grupo de jugadores del Real Zaragoza es consciente de que el lío en el que comenzaron a meterse en octubre, que se ha venido desarrollando con diferentes altibajos durante los últimos 6 meses, está llegando a su fín y, en contra de lo que era necesario, no se ha solucionado todavía.

Así que esta visita a El Arcángel, frente al peor equipo de los que están en competición una vez eliminado el Reus en su momento, solo tiene una salida plausible para ellos: ganar. Todo lo que no sea eso tendrá una evaluación deficiente, mucho más ante la exigencia del momento presente. "Está claro que en Córdoba tenemos que sacar los 3 puntos, sí o sí. Es lo único que tenemos en la cabeza. No nos queda otra que ganar. Vamos a muerte a Córdoba", asumió Pombo en nombre de todos los demás. 

Se le preguntó a Pombo si hay nervios de puertas adentro de la caseta. Si la gente está asustada. Su respuesta, en este caso, no fue discrecional, no habló en genérico. El '8' blanquillo trajo la respuesta a su visión particular y subjetiva, sin vincular a nadie más a ese parecer. "Vértigo, no es lo que yo siento. Yo ya viví esto hace dos años. Y es una situación muy jodida. Debemos estar más únidos que nunca, porque esto hay que sacarlo entre todos. No es cosa de uno o de dos", avisó con intención, no dando puntada sin hilo.

Y, por último, Pombo dejó expuesto el riesgo que tiene, en términos deportivos y futbolísticos, este choque del Real Zaragoza en el campo del Córdoba, el 21º, un adversario que se sabe prácticamente muerto y que puede llamar a engaño a ese paquete de optimistas crónicos que no son capaces de ver las piedras del camino, por gruesas que sean. "Ya sabemos cómo es la Segunda División. Aquí todo el mundo puede ganar a todo el mundo. No hay que confiarse nada por la situación que tiene el Córdoba. Solo hay que centrarse en sacar los 3 puntos allí como sea, porque no hay otra salida", concluyó Jorge en su sustancial comparecencia.

Etiquetas
Comentarios