Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Biel y Nieto, la pareja del momento

El centrocampista balear y el defensa aragonés firmaron los goles y una actuación notable. Son los nuevos nombres del Zaragoza de Víctor Fernández.

P. Biel recibe el balón entre Álex Fernández y Machís en la línea media durante el Cádiz-Real Zaragoza de este lunes.
P. Biel recibe el balón entre Álex Fernández y Machís en la línea media durante el Cádiz-Real Zaragoza de este lunes.
Álvaro Rivero

Se empató, pero no hubo combate nulo junto a la bahía de Cádiz. Solo se sumó un punto, pero, paradójicamente, en la pelea a fe que hubo puntos. Desde luego, el resultado final en goles, ese abultado 3-3 que pintaba en la Tacita de Plata, resulta muchísimo más elocuente que la convencional equis (X), la vigesimoséptima letra del abecedario español que resume sintéticamente toda igualada. Hubo goles, un fútbol correctamente dimensionado por el Zaragoza en la primera mitad, la capacidad de competir a través del balón pese a tantas adversidades propias y ajenas. Además, el partido dejó nombres subrayados. Igual en el apartado de goles de la ficha técnica que en la presentación, nudo y desenlace de toda crónica que se precie. Pep Biel y Carlos Nieto, además de rubricar los goles, desarrollaron una comparecencia notable. Son los nombres del partido. La pareja del momento en el Zaragoza.

Pep Biel firmó los dos primeros tantos en dos extraordinarias finalizaciones de zurda tras asistencias de James Igbekeme y Carlos Nieto, respectivamente. Pep Biel constituye una apuesta personal de Víctor Fernández. Al club lo trajeron Lalo Arantegui y José María Barba al incorporarse ellos al Zaragoza, de la misma forma que antes lo llevaron al Almudévar en la etapa de Arantegui y Barba en el Huesca. Pero ha sido Víctor el que, además de ponerlo, le ha concedido continuidad. Y, sobre todo, ha sido Víctor el que ha sabido ubicarlo en el único lugar en el que Pep Biel es productivo: en la mediapunta. Allí sí sabe expresar su fútbol. Allí sí puede llegar a ser rentable, como demostró en el Ramón de Carranza. Pep Biel carece de profundidad, de despliegue físico, para jugar en las bandas. También carece de rigor posicional y de capacidad de recuperación para desempeñarse como mediocentro. El único puesto en el que puede llegar a sumar es en la mediapunta. Allí sabe asociarse, asistir, incluso finalizar, como dejó bien claro ante el Cádiz. Ese Pep Biel, el del lunes pasado, sí tiene sitio en el Zaragoza.

La confianza que le está trasladando Víctor Fernández ha sido y es esencial en la explosión de Pep Biel. Después de incorporarse al Aragón en el verano del 2017, el futbolista desarrolló una temporada aceptable en el filial. Ciertamente, destacaba; aunque tampoco había que hacer demasiado para destacar en ese Aragón, que bajó de cabeza a Tercera (último clasificado, con 20 puntos sobre 114 puntos posibles). En el filial jugó 31 partidos (2.663 minutos) y marcó dos goles. También comenzó a entrenar con el primer equipo con Natxo González. Llegó a disputar nueve minutos en Granada y 27 en el partido que cerró la Liga en el Mini Estadi.

El salto definitivo

Ascendido definitivamente al primer equipo este curso, Pep Biel no jugó nada en Liga con Idiakez. Alcaraz le hizo debutar en Tarragona, donde dejó un gran gol de golpe franco. Víctor Fernández ya le ha dado cinco partidos seguidos como titular. Pep Biel ha correspondido. Incluso ha firmado tres goles más. Ya lleva cuatro: segundo goleador del equipo tras Álvaro Vázquez. En este Zaragoza de Víctor que quiere (y necesita...) la pelota, Pep Biel tiene sitio.

Hay quien considera canterano a Pep Biel, aunque no jugara en sus inferiores, a excepción del Aragón. Si Pep Biel es canterano, ni les cuento Carlos Nieto, con licencia a favor del Zaragoza desde edad infantil. Tras una tímida aparición en el primer equipo con Víctor Muñoz en 2014, Nieto continuó formándose en el filial. Jugador solidario, de equipo, se movió en el centro del campo en las categorías inferiores. A finales del pasado verano, se incorporó al primer equipo. No contó demasiado para Idiakez. Alcaraz apostó por él como central. Jugador polivalente, sabe tapar y sobre todo crear; esto es, futbolista de equipo que quiere la pelota, como el Zaragoza de Víctor. En esta etapa, Víctor lo puso de lateral izquierdo en defensa de cuatro. En Cádiz, con defensa de cinco, se desenvolvió también como lateral izquierdo. Cerró bastante bien y atacó muy bien. Incluso marcó un gol. Fue el otro hombre del partido junto a Pep Biel.

Etiquetas
Comentarios