Real Zaragoza

real zaragoza

El Nástic de... Antonio Prieto

El que fuera secretario técnico adjunto y director deportivo del agapitismo en el Real Zaragoza entre 2008 y 2012 llegó a Tarragona en noviembre para ejecutar el mercado invernal.

Antonio Prieto césped
Antonio Prieto, responsable deportivo del Nástic de Tarragona desde el pasado mercado invernal.
Toni Galán

El desesperado Gimnástic de Tarragona, que llegará este lunes a La Romareda (21.00) en busca de asirse a su última cuerda de salvación en Segunda División, está redirigido dentro de su burbuja deportiva por Antonio Prieto, quien fuera secretario técnico adjunto, primero, y director deportivo, después, del agapitismo en el Real Zaragoza, entre 2008 y 2012, durante 4 temporadas.

Prieto, que ya tuvo un paso fugaz por el Nástic nada más abandonar el Zaragoza antes de irse al Elche, ha retornado a Tarragona para intentar el milagro de salvar a los granas del descenso a Segunda B. Volvió a mitad de noviembre, de la mano de la amistad que le une con el presidente del club mediterráneo, Josep María Andreu, y fue el encargado de llevar a cabo la casi total remodelación de la plantilla, con un volumen global de 21 bajas y altas durante el primer mes de este 2019, en el mercado de invierno, hasta darle un rostro totalmente diferente al equipo respecto del que compitió en la primera vuelta. 

La situación de Prieto en el entramado societario del Nástic es sui géneris. Jamás ha sido presentado oficialmente, ni siquiera nombrado de alguna manera por el presidente y por el club. Pero todo el mundo sabe que es quien lleva los mandos. El director deportivo que rigió los destinos del club desde el verano, Arnal Llibert, no ha sido despedido. Sigue, nominalmente, en su cargo, aunque también todo el mundo sabe que no pinta nada. Prieto no trabaja a diario dentro de las oficinas del Nástic, que están en frente del Nou Estadi. Lo hace a solas, en un lugar que le han habilitado dentro del estadio a modo de oficina personal. 

Se trata, por lo tanto, de una figura fuera de lo ordinario dentro de cualquier club. Muy singular. En Tarragona, todos saben que está ahí. Pero societariamente, no se le nombra ni apenas se deja ver cotidianamente. 

Su sello quedó lacrado en la revolución masiva que llevó a cabo en el vestuario de Enrique Martín Monreal durante el mercado invernal. Dio la baja a 10 futbolistas: Albentosa, Manu del Moral (se fue al Rayo Majadahonda), David Rocha (marchó al Almería), Tete Morente (acabó en el Lugo), Manu Barreiro (también fue al Lugo), Cadamuro, Josua Mejías, Dumitru Cardoso, Javi Jiménez y Omar Perdomo.

Y llevó a cabo una espiral de 11 fichajes: Imanol García (llegó del Osasuna), Thioune (del Ittihad Tanger de Marruecos), Pipa (cedido por el Espanyol), Mikel Villanueva (prestado por el Málaga), Abdelaziz Barrada (del Antalyaspor, de Turquía), Berat Sadik (del Doxa Katokopias, de Chipre), Fabián Ariel Noguera (del Santos de Brasil), Cotán (del Valladolid), José Kanté (del Legia de Varsovia de Polonia), Josema (del Córdoba) y Palanca (que volvió de India).

Como denuncia la clasificación, su labor de reflotamiento no ha dado buenos réditos. El Nástic no ha salido en ningún momento de la cola de la tabla. Es el 20º, con 24 puntos. Solo uno más que el Córdoba, 6 por debajo del Extremadura, los otros colegas de la zona roja. Y está a 8 del nivel de la salvación, los 32 del Lugo. Respecto del Real Zaragoza, el segundo equipo al que más cerca tienen los desesperados del fondo, el cuadro de Tarragona tiene un déficit de 10 puntos. 

Prieto, en la actualidad, solo tiene un hilo visible de vínculo con su etapa como ejecutivo de alto rango del Real Zaragoza: está imputado en el juicio por el presunto amaño del partido final de liga en el campo del Levante de la temporada 10-11 y su posición en dicha causa es de las más señaladas judicialmente por las pruebas que fueron aflorando durante la larga vista oral que tuvo lugar años atrás en los Juzgados de Valencia. Un juicio que se retomará en septiembre tras reabrirse hace unos meses después de haberse archivado en primera instancia. 

Durante 90 minutos, este lunes en La Romareda, también habrá una intersección entre el Real Zaragoza y Antonio Prieto. La que tendrán sobre el césped del estadio municipal el equipo aragonés y 'su' Nástic de Tarragona, este de 2019.

Etiquetas
Comentarios