Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Nieto: "Si me lo hubieran dicho esto en julio, no me lo hubiese creído"

El canterano, feliz por ampliar su contrato hasta 2023, repasa su historia con el primer equipo del Real Zaragoza.

Nieto rdp cd
Carlos Nieto, en la rueda de prensa de este sábado en la Ciudad Deportiva.
RZ

"Desde el inicio de la pretemporada, todo ha cambiado muchísimo para mí. Y para bien. Si entonces, en julio, me hubieran dicho que esta temporada iba a contar con tantos minutos y participación en el primer equipo, no me lo hubiese creído", admitió Carlos Nieto, lateral izquierdo del Real Zaragoza, en la rueda de prensa que ofreció este sábado en la Ciudad Deportiva horas después de haber novado su contrato con el primer equipo blanquillo, ampliado hasta 2023.

Nieto, que no entraba en los planes de Lalo Arantegui y José Mari Barba -la direccion deportiva del Real Zaragoza- cuando la pretemporada iba a nacer al principios de julio pasado, se quedó finalmente en la primera plantilla al término de agosto como consecuencia del devenir de los acontecimientos en cuanto a fichajes y lesiones en aquel momento. Su destino iba a ser una cesión e, incluso, se habló al respecto con el Ebro y el Teruel, dos de los aragoneses en Segunda B.

"Yo soy de aquí. Soy aficionado del Real Zaragoza. He visto lo difícil que ha sido siempre para los canteranos llegar al primer equipo. Y por eso es una ilusión muy grande ser miembro de la primera plantilla y, además, verte rodeado de compañeros con los que has crecido en las categorías base", subraya Nieto, sabedor de que su caso, en esta liga 2018-19, tiene mucho de extraordinario.

De hecho, Nieto fue en las primeras muchas semanas de liga firme candidato a quedarse fuera de las listas de convocados. Algo así como el último o el penúltimo de la fila. Y lo tuvo que sufrir. La acumulación de bajas, el torcimiento de la temporada del equipo, comenzó a abrir resquicios para el canterano poco a poco, y así llegaron sus primeras oportunidades de jugar. 

Con la llegada de Lucas Alcaraz para sustituir al primer entrenador de la campaña, Imanol Idiakez, la instauración de una defensa de 5 piezas, con tres centrales y dos laterales, le dio a Nieto un rol inesperado que, no obstante, se había reseñado desde el área deportiva como una de sus virtudes en el plantel: la polivalencia, la versatilidad mostrada en el filial durante 4 largas temporadas de maduración en barrica. Ahí, Nieto jugó de todo: lateral por las dos bandas, central, pivote en la medular, interior zurdo (ahí lo usó varias veces Idiakez en los bolos de verano).

"Aquellos partidos como central, en una defensa de cinco, fue una etapa dura de la temporada. Pero también esas etapas sirven para crecer. En aquel caso, yo intenté hacerlo lo mejor posible en una posición en la que no estaba habituado. Y me sirvió para madurar", recordaba este sábado Nieto, con cierto resquemor, pues el experimento de Alcaraz no salió nada bien. Al contrario, fue un desastre de solvencia y resultados que, en cierto modo, afectó al emergente jugador zaragozano.

Con Víctor Fernández, el tercer entrenador del vía crucis de temporada zaragocista, a Nieto se le ha abierto el cielo. "El de Granada creo que ha sido mi partido más completo, en el que mejor me he encontrado hasta ahora. Pero antes recuerdo como importante el día de Las Palmas. No había jugado un solo minuto desde que había llegado Víctor Fernández, había estado en la grada varios partidos sin convocar, y ese día me puso de titular porque se había lesionado Lasure. Supe que esa era una buena oportunidad. Y allí me sentí muy bien, empatamos y, aunque no pudimos ganar, yo me fui satisfecho por lo que hice", rememora Nieto.

El futbolista aragonés, que en mayo cumplirá los 23 años, tiene una curiosa relación prematura con el primer equipo. Nieto llegó a debutar en 2014, hace 5 temporadas, de la mano de Víctor Muñoz al principio de aquella complicada liga, jugando dos partidos en La Romareda, ante el Sabadell y el Alavés. Apenas tenía 18 años y, tras no engranar convenientemente con las necesidades de aquel momento, regresó al filial donde, durante un largo tiempo, pareció que se le pasaba el arroz paulatinamente.

"Ha pasado mucho tiempo desde aquel debut en el primer equipo. Pero creo que hoy sigo siendo un jugador joven y con proyección. En aquel momento no pude consolidarme en el primer equipo, pese a toda la ilusión que tenía. Y ahora considero que lo estoy sabiendo aprovechar mejor", valora Nieto en esa mirada retrospectiva.

Su caso es, por todo esto, excepcional. Fruto de la insistencia, de no haber perdido nunca la fe ni la paciencia en la burbuja complicada de la Tercera División y la Segunda B. Y, como rememoraba al inicio de sus palabras, de estar en el momento adecuado el día preciso. Porque, cuando el equipo jugaba en julio los bolos de Boltaña, Tudela o Teruel, el papel de Nieto en aquellos días era semejante al de chicos como Baselga, Carlos Vicente, Clemente, Torras, David Vicente... Con el 35 a la espalda, era un apoyo procedente del Aragón que completaba las arduas tareas veraniegas de pretemporada a la búsqueda de un acomodo. Ahora, 8 meses más tarde, Nieto es titular en el primer equipo y, desde el cierre del mercado estival, luce el 17 en su uniforme. 

Etiquetas
Comentarios