Real Zaragoza

real zaragoza

En Granada, vuelve el retirado López Amaya con el Real Zaragoza

El inefable árbitro andaluz, de nefasto recuerdo para el zaragocismo en esta etapa en Segunda, será delegado-informador en Los Cármenes el domingo.

Lopez Amaya ZAR TEN
López Amaya, en 2014, en su puesta de largo en La Romareda en un Real Zaragoza-Tenerife (2-3) que puso en bandeja a los canarios con dos penaltis inexistentes en apenas dos minutos a favor de los insulares.
Heraldo/Asier Alcorta

Juan Manuel López Amaya, árbitro nocivo para el Real Zaragoza en esta etapa en Segunda División, pues con él jamás ganó el equipo aragonés y, además, le generó numerosos problemas de índole disciplinario y perjuicios deportivos, volverá a aparecer en el camino de los zaragocistas en la próxima jornada, el domingo en Los Cármenes de Granada.

No lo hará, afortunadamente, vestido de corto y con un silbato, pues está retirado -a la fuerza- desde junio de 2017. Se le pasó el arroz en Segunda, sin encontrar el camino del ascenso a Primera y, con 41 años, la normativa vigente lo mandó a casa. Ahora es delegado-informador y suele ejercer en casa o sus alrededores. Y López Amaya, del Comité Andaluz, es granadino.

Con el singular colegiado nazarí, el Real Zaragoza vivió un trienio negro entre 2014 y 2017. El espigado y pelado juez deportivo protagonizó varios de los arbitrajes más polémicos y agraviantes con el club aragonés. Su aire autoritario, sus ademanes beligerantes, envolvieron cada partido que dirigió a los blanquillos, que nunca ganaron con él en el campo. Sus errores garrafales, aderezados con peculiares redacciones de acta, fueron siempre cargados de consecuencias anejas para determinados sujetos zaragocistas. Por lo que fuese, a López Amaya nunca pareció caerle bien el Real Zaragoza. Él, con su conducta ya esperada cada vez que caía en suertes, se encargó siempre de evidenciar ese rechazo desde el primer día que perduró hasta el último. 

Para el recuerdo, a bote pronto, quedan en la memoria reciente aquel partido contra el Tenerife en 2014 (2-3 ganaron los canarios en La Romareda con dos penaltis en dos minutos en contra del Real Zaragoza, ambos muy sui géneris). O el partido simétrico en Tenerife ese mismo año (1-1, con un gol con la mano de Maxi para los canarios).

El año siguiente, el Real Zaragoza perdió con él 1-0 en Oviedo y, al final de la liga, en Soria, volvió a ser protagonista de un escándalo con el cuadro aragonés como damnificado (2-2, con una expulsión prematura e injustificada de Dorca y una actitud altiva que trascendió a la zona de vestuarios al final del choque).

Por último, López Amaya asomó en el camino del Real Zaragoza en otras dos derrotas, ambas por 1-0, primero en Tenerife y después en Reus (la expulsión de Cani ese día, al final del partido, fue su último 'regalo' al zaragocismo). También estuvo en un 1-1 en La Romareda ante el Valladolid. 

Tanto en el 2-3 ante el Tenerife del primer año como en el 2-2 de Soria tiempo después, López Amaya tuvo fijación con el director general del Real Zaragoza, Luis Carlos Cuartero, al que denunció en los apartados anexos del acta por aparecer gritándole diversos reproches en las inmediaciones de las casetas al término de los dos duelos. Fue una atracción fatal entre ambos.

La noticia primera, en la más pura actualidad del momento, es que el árbitro del Granada-Real Zaragoza va a ser el alicantino Ais Reig (otro que no tiene un buen currículum con el equipo zaragozano, aunque con él sí hay dos victorias que reseñar). Pero, por motivos obvios, en este caso, su 'examinador' en el palco, el que fuera su colega López Amaya hasta hace nada, aporta al partido del domingo en Los Cármenes (18.00) valores añadidos de mayor peso específico que el propio Ais. 

Etiquetas
Comentarios