Real Zaragoza

El césped de La Romareda a cuadros, un efecto visual por un tratamiento especial

Los jardineros del Real Zaragoza continúan segando la hierba como de costumbre, con supervisión de la LFP, pero este sábado algo cambió la visión del corte desde las gradas.

El césped de La Romareda a cuadros, un efecto visual por un tratamiento especial
José Vidal

En la vista desde la altura de las gradas, el corte del césped de La Romareda siempre fue, tradicionalmente con los habituales peines de la hierba en horizontal, con tonos de verde más claros y oscuros alternos provocados a posta por las cuchillas de las segadoras. Es un modo de cortar que se siempre buscó ayudar como referencia a los linieres, a los árbitros, a la hora de decidir los fuera de juego. Un matiz que no es secundario pues la propia Liga de Fútbol Profesional, que supervisa en cada partido el modo y el ras con el que se ha tratado el corte del césped en cada estadio, así lo sugiere. En España no caben caprichos o devaneos artísticos como se han apreciado en otros lugares, en Mundiales o Eurocopas, con cortes de la hierba en forma circular, o en formas singulares de diverso diseño de los autores.

Sin embargo, este sábado, al entrar al campo antes del duelo contra el Albacete, a muchos aficionados les llamó la atención el hecho de que se viesen con nitidez las cuadrículas que entremezclaban el corte a lo ancho con otra pasada longitudinal a lo largo, de línea de fondo a línea de fondo del campo. Cuadros verdes claros alternados con otros verdes más oscuros, que daban a La Romareda un aspecto evidentemente distinto al de otros días. El sol, el horario diurno, también ayudaba a que ese impacto visual fuese inmediato.

En el club, los jardineros subrayan que no se trata de un cambio en el modo de cortar la hierba respecto de los días precedentes. Todo se hizo igual, pues está reglado por la LFP y el Real Zaragoza no va a cambiar en ningún momento sus pautas. La diferencia con lo anterior se centra en un tratamiento especial que ha recibido en los últimos días el césped del estadio municipal, joven de vida pues fue cambiado después de más de tres lustros en el pasado mes de octubre. Un producto aplicado al tapiz verde del campo zaragocista que, según su propio prospecto, realza el brillo y vigoriza la presencia de la hierba. Esto, llevado a cabo durante el parón de más de 20 días sin fútbol en Zaragoza a causa del doble desplazamiento a Las Palmas y Lugo, hizo que el césped se observase con unos matices cromáticos mucho más acusados que de normal. 

La hierba es nueva y está en unas condiciones sobresalientes. Y, con este tratamiento específico, ganó coloración y contraste cromático en el peinado de la segadora. Por eso, en el obligado corte horizontal que mezcla con el vertical, según marcan las normas de La Liga, este sábado los cuadrados predominaron con mayor definición que durante los últimos 15 años. Después, a nivel de campo, los jueces de línea solo perciben en primer golpe de vista el corte horizontal y sus líneas orientativas. Esta es la explicación a este efecto vivido en La Romareda en el partido contra el Albacete.

Etiquetas
Comentarios