Despliega el menú
Real Zaragoza

"Víctor ha dado con la tecla"

El Real Zaragoza, con dos victorias consecutivas desde la llegada del nuevo entrenador, disfruta de un momento ilusionante para jugadores y afición.

Alberto Guitián y Javi Ros lideran el grupo de calentamiento previo a la sesión de este martes en la Ciudad Deportiva.
Alberto Guitián y Javi Ros lideran el grupo de calentamiento previo a la sesión de este martes en la Ciudad Deportiva.
Guillermo Mestre

El equipo aragonés encara la última fecha del calendario de la primera vuelta con el acicate de superar los números del curso pasado en el ecuador de temporada, cuando el Real Zaragoza dirigido por Natxo González sumaba 24 puntos. Un triunfo el próximo domingo contra todo un Málaga en La Romareda ratificaría el giro positivo de perspectiva en el momento más dulce del Real Zaragoza, que acumula dos victorias consecutivas desde la llegada de Víctor Fernández al banquillo zaragocista. Un seis de seis en puntuación con un efecto inmediato: sacar al equipo de los puestos de descenso y colocarlo decimoquinto con 22 puntos. En el nuevo técnico se cimentan las bases del cambio radical experimentado por el Zaragoza, tanto a nivel futbolístico como emocional.

Así lo reconoció este martes Alberto Guitián en la previa del primer entrenamiento de la semana, cuya única novedad fue la ausencia de Raúl Guti por un proceso febril derivado de una amigdalitis. "Sí que he visto un cambio en los jugadores desde que llegó Víctor. Ha dado con la tecla y hemos recuperado la confianza en nuestro juego. Ahora tenemos que alargar esta racha porque aún no hemos hecho nada", instó el futbolista cántabro, fijo en el nuevo eje defensivo implantado por el míster zaragozano, relevo de la línea de cinco del manual anterior.

Una permuta sólida y eficaz, pese a los dos goles encajados en las dos últimas citas ligueras, donde Guitián viene compartiendo protagonismo con Álex Muñoz. Futbolistas respaldados por el nuevo modelo de juego instaurado, en el que la salida limpia desde atrás se antoja fundamental para el desarrollo del plan principal. "Esta forma de jugar me ayuda, me siento cómodo y eso se ve. Álex es un chico fantástico, estar a su lado me favorece porque es zurdo. Es verdad que Víctor incide en realizar una buena salida de balón. La clave es multiplicar funciones para seguir creciendo", explicó el central, que reparó en un detalle: "Todos los que juegan por delante nuestro se caracterizan por tener buen pie, la quieren siempre. Saber que se la puedes dar al compañero con toda la confianza porque no la va a perder y la va a hacer buena es una ventaja para los que jugamos atrás".

El argumentario de Guitián ofrece una explicación verosímil a la transformación zaragocista, constatada en Gijón en la jornada anterior. De nuevo, el equipo sacó adelante una marcador en contra y se llevó el partido de forma meritoria, con una exposición balompédica ilusionante para la afición. "Estas victorias refuerzan las cosas que estamos aprendiendo con el nuevo míster. Esto se traduce en una confianza en el juego que eleva la moral del equipo, aunque todavía queda mucho por recorrer", advirtió el jugador. El primer obstáculo en dicho camino será el Málaga, "un gran equipo diseñado para ascender". El conjunto andaluz, entrenado por Juan Ramón López Muñiz, se sitúa cuarto en la tabla con 36 puntos, pero aterrizará en La Romareda tras sufrir una dura derrota por 0-3 ante un Reus con graves problemas económicos y rodeado de sainetes extradeportivos originados por su situación financiera.

Ahora, al reseteado Zaragoza de Víctor Fernández le llega la ocasión de confirmar su esperanzador momento de fondo y forma en su estadio, delante de una afición que ha recuperado la ilusión perdida en fases pretéritas de la presente campaña. Guitián, así como el resto del zaragocismo, contempla La Romareda como el lugar donde rentabilizar la mayor parte de la cosecha. "Jugamos en casa y tenemos que ganar. Hay que hacer de nuestro campo un fortín y sacar la mayoría de los puntos allí".

Etiquetas
Comentarios