Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

Lucas Alcaraz, en su momento de máxima debilidad

La derrota en La Coruña deja al entrenador desprotegido y podría jugarse el despido si no gana la próxima semana al Extremadura antes del parón navideño.

Lucas Alcaraz, ayer en Riazor.
Lucas Alcaraz, ayer en Riazor.
Mero Barral

El fútbol, en su proceso natural, ha ido arrinconando a Lucas Alcaraz hasta el fondo del callejón al que conduce la ausencia de resultados y los equipos en crisis, sin respuestas. La derrota de ayer en La Coruña deja al técnico desprotegido en los números -una sola victoria, posiciones de descenso, una dinámica de 5 puntos de 24 posibles- y en los apoyos, como consecuencia directa. Alcaraz no termina de encontrarle soluciones al equipo y cuando no falla una cosa, deja de funcionar otra. Basta decir que Guitián, con apenas cuatro horas de entrenamiento con el Zaragoza, fue el jugador más destacado del partido contra el Deportivo. Esta contante declaración de impotencia deja al técnico granadino en una posición de extrema debilidad en el club. Puede jugarse el puesto ya mismo, el próximo sábado, contra el Extremadura. Si no suma los tres puntos en La Romareda, contra un rival directo, que ayer perdió contra el colista, también en fase depresiva; Lucas Alcaraz se acercará a la puerta del despido de forma inexorable.

El Zaragoza debería ir así al tercer entrenador de la temporada, con todo lo que ello conlleva, también a nivel presupuestario y en un mercado, por lo tanto, cada vez más limitado. El crédito de Alcaraz ha ido deshilachándose de modo imparable en el último mes. Ni la recuperación de jugadores ha contribuido a que el entrenador le haya dado estabilidad y un rumbo al juego del Zaragoza. Al contrario. Es complejo adivinar cuál es la propuesta de fútbol del manual de Alcaraz. La pérdida de identidad, en parte, propiciada por los constantes bandazos tácticos y posicionales -contra el Deportivo, por ejemplo, Alcaraz volvió a la defensa de cinco- ha reducido al Zaragoza a su preocupante estado actual.

En el seno del club, se observa el parón navideño y la apertura del mercado invernal como un contexto apropiado sobre el que acometer el cambio de entrenador si Lucas Alcaraz no es capaz de sacar adelante con una victoria el duelo contra el Extremadura en La Romareda.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión