Despliega el menú
Real Zaragoza

El Reus puede descender en los despachos y dejar solo 3 plazas en disputa en junio

Este martes se celebrará una reunión de sus jugadores con Tebas en la sede madrileña de la LFP que puede ser crucial. Muchos de ellos quieren salir en el mercado invernal por los impagos.

Un lance del Reus-Real Zaragoza (0-0) que se jugó en agosto, en la 2ª jornada de la actual liga.
Un lance del Reus-Real Zaragoza (0-0) que se jugó en agosto, en la 2ª jornada de la actual liga.
Van der Meulen

Hace ya varios días que trascendió en el mundillo del fútbol español que el Reus, equipo de la Segunda División, está en riesgo real de desaparecer (quién sabe si de ser liquidado como entidad) antes de que acabe la temporada. De hecho, ya mismo, cuando la primera vuelta aún no ha concluido. Su plantilla, que ya quedó recortada con tan solo 16 futbolistas por parte de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) en agosto como consecuencia de una mala administración de sus gestores en lo referente al techo salarial en la temporada anterior, lleva sin cobrar desde el inicio de la campaña actual, la 2018-19. Y este hecho, según está penalizado en las normas con las que se gobierna en fútbol español, está a punto de expirar en cuanto al plazo, al tiempo máximo permitido para que los futbolistas estén sin percibir sus salarios. Quedan horas.

Si los jugadores rojinegros no cobran, automáticamente el Reus debe ser retirado de la competición. Y la Segunda División se quedaría con 21 equipos, habría que anular todos los resultados obtenidos hasta ahora por el cuadro tarraconense y, en cada jornada, descansaría su rival en el calendario programado. Sus jugadores quedarían liberados y podrían fichar de inmediato por cualquier otro club sin restricción alguna. Por último, la consecuencia más relevante en el apartado competitivo sería que, con el Reus ya descendido administrativamente, solo quedarían 3 plazas más para bajar a Segunda B en junio. 

La LFP, en la figura de su presidente, el abogado oscense Javier Tebas, ha aportado en las últimas horas una solución extraordinaria: pagar todas esas nóminas pendientes de los futbolistas del Reus, todos los impagados que vienen desde septiembre. Tebas no quiere que la liga española, en su Segunda División, dé una imagen al exterior de informalidad, de falta de seriedad, algo que generaría el hecho de que, por primera vez en la historia, un equipo fuese retirado de la competición liguera con el torneo en marcha y, por ello, hubiese de reconsiderarse todo el calendario y la clasificación.

Pero eso, en la tarde de este lunes, todavía no puede darse como cerrado ni como la solución perfecta que a todos agrada. No es así. Muchos jugadores del Reus, por extraño que pueda parecer a bote pronto, no ven con buenos ojos este apaño propuesto por Tebas. Ese parche económico a corto plazo, para algunos integrantes del plantel del Reus es un regalo envenado porque, aunque palía el problema financiero de entrada, no garantiza nada de cara a la conclusión de la liga (el descenso administrativo, aunque el Reus permaneciese deportivamente en Segunda, estaría muy próximo a hacerse efectivo, vista la inoperancia de la directiva reusense para lograr un inversor que se haga cargo de la entidad desde verano) y, sobre todo, a todos ellos les impediría desligarse del club dentro de pocas horas y fichar por otro en el mercado de invierno, maniobra que varios tienen ya avanzada.

Así que, ante este paradójico choque de intereses, la LFP ha convocado a la plantilla del Reus en la sede de la Liga en Madrid para reunirse este martes, 11 de diciembre, con Javier Tebas. Entremedias, otros clubes, como el Elche CF, han clamado por lo que consideran un manifiesto agravio comparativo, pues, como sucedió en su día con los ilicitanos, la LFP no pensó en remiendos paliativos cuando acometió su descenso en los despachos por contravenir normas y reglamentos internos.

El juez único de competición ya ha dejado entrever que, si se considera que el consejero delegado del Reus, Joan Oliver, ha actuado de forma ilegal, no va a esperar a presuntas negociaciones con diferentes inversores, como viene sugiriendo Oliver que está llevando a cabo desde agosto sin producirse finalmente esa inyección económica necesaria. El juez tiene toda la potestad para descender al Reus de manera inmediata y dejar la actual competición de plata con 21 equipos en lo sucesivo hasta junio.

Tebas, la LFP,  en su fuero interno están intentando mantener vivo al Reus, evitando la fuga de muchos de sus jugadores en el mercado de enero, para así no favorecer de rebote a otros clubes que están peleando por la permanencia y lo harán de forma más real según avance la competición. La Liga, que el 31 de agosto impidió la inscripción de tres fichas por no cumplir el Reus con el tope salarial (Tito, Isaac Cuenca y Yoda) y provocó que un cuarto, Lekic, abandonase el Reus para fichar por el Cádiz al no caber su sueldo en lo permitido por la LFP al proyecto reusense, estaría dispuesta ahora, incluso, a adelantar el pago de las nóminas de esos futbolistas no registrados en la plantilla por sanción del organismo que regenta el fútbol español para que su plantilla no se quede sin apenas fichas profesionales de cara a la segunda vuelta.

De lo que suceda en este reunión cumbre del martes entre Tebas y los jugadores del Reus se sabrá, con celeridad, cuál es la resolución del caso Reus. Curiosamente, el equipo catalán, que es antepenúltimo, con 16 puntos, igualado con el Real Zaragoza en puestos de descenso, ganó este domingo 0-1 en Alcorcón, líder en esos momentos, después de protagonizar un plante durante el primer minuto del partido jugado en el estadio de Santo Domingo de Madrid. Toda la Segunda División está pendiente de este encuentro.

Etiquetas
Comentarios