Despliega el menú
Real Zaragoza

La Romareda es el mal del Real Zaragoza: "Ahí está el problema", dice Benito

El lugar donde el equipo aragonés va a recibir ahora consecutivamente a Cádiz y Córdoba es el origen del severo problema que sufre el cuadro aragonés, según razona el lateral diestro.

Alberto Benito.
Alberto Benito.
HA

De todos los múltiples y hondos problemas técnico-tácticos que han llevado al Real Zaragoza al fondo de la clasificación tras las primeras 15 jornadas de liga, el estadio de La Romareda, su feudo, su santuario al que acude la mayor masa de seguidores de toda la Segunda División, es el principal mal, según ha subrayado Alberto Benito, su lateral derecho titular.

No se trata de una visión peyorativa, o crítica, o con tintes de excusa fácil. Ciertamente, Benito parece tener toda la razón en su argumentario, que no es nada descabellado ni se aleja un milímetro de la realidad.

"Todo pasa por ganar en casa. En esta situación en la que estamos, cuando un equipo está en esta dinámica (negativa) y se encuentra en la situación en la clasificación como la nuestra, lo más importante es sumar en casa. Y nosotros no lo estamos haciendo", comenzó este martes razonando el defensor catalán.

"Ahí está el problema. Si en casa hubiéramos hecho las cosas bien, estaríamos hablando hoy de otra cosa", apostilló su línea de pensamiento.

"Como no ganamos en casa, por eso estamos abajo. Porque fuera de casa, creo que somos uno de los mejores en la suma de puntos como visitantes (concretamente, con 8, el Real Zaragoza es el 5º en ese ranquin parcial). Pero en La Romareda está claro que no lo hemos hecho bien", concretó su modo de ver este tremendo defecto del equipo actual.

Los números avalan esta tesis de Benito. Fuera de casa, a domicilio, el Real Zaragoza solo ha sido superado en puntuación por el Albacete, que lleva acumulados 14 puntos lejos de su estadio, y por el trío cabecero conformado por Alcorcón, Deportivo de La Coruña y Granada, que han sumado 11 puntos como forasteros. Se trata del 5º, el 1º, el 2º y el 4º clasificados, respectivamente.

Es decir, que el 3º, que es el todopoderoso Málaga, está ahí en lo alto habiendo cosechado 8 puntos fuera de La Rosaleda: los mismos que ha logrado el Real Zaragoza en sus viajes (victorias en Oviedo y Tarragona y empates en Reus y Albacete). El análisis de Benito es certero: con la fortaleza que los malagueños han mostrado ante su público, el equipo zaragozano estaría perfectamente en el paquete de escapados en cabeza de la categoría. Pero su rendimiento en La Romareda los ha triturado, literalmente.

Singularmente, el presente del Real Zaragoza va a dirimirse, al cien por cien, en ese escenario electrificado: La Romareda. Ahí van a llegar, consecutivamente en 9 días, el Cádiz y el Córdoba en las dos próximas jornadas, cruciales para saber si hay reacción o no en el ánimo y la solvencia deportiva del alterado Zaragoza al que Lucas Alcaraz no logra meter en vereda. Lo que en condiciones normales sería una enorme ventaja, por los antecedentes que el propio Benito destaca como una patología nociva para el actual equipo es, ahora mismo, más un inconveniente que un privilegio.

Es, por lo tanto, otro reto de grandes dimensiones para el decaído equipo zaragozano: ha de salir de su crisis depresiva justo en el lugar que le ha originado, por su pésimo rendimiento, la propia depresión, es decir, en La Romareda.

Parece mentira, pero los resultados no engañan a nadie ni permiten requiebros de nadie para negar la evidencia. En La Romareda, el Real Zaragoza lleva 6 partidos encadenados sin lograr ganar (va para 4 meses), pues solo lo logró en el estreno liguero, el 19 de agosto, ante el Rayo Majadahonda (2-1). Y de ese túnel oscuro está obligado a salir a base de superar a Cádiz y Córdoba en los dos próximos choques que marca el calendario en el coliseo zaragocista. Las cosas del destino.

Etiquetas
Comentarios