Despliega el menú
Real Zaragoza

El Real Zaragoza frente a su antítesis

El Cádiz llega a Zaragoza inmerso en una gran racha de cinco triunfos consecutivos. Los aragoneses volverán a recibir la visita del equipo de Cervera, que ganó la cita copera en La Romareda el pasado mes de septiembre.

A Eguaras le rebañan un balón en el partido de Copa del Rey contra el Cádiz.
A Eguaras le rebañan un balón en el partido de Copa del Rey contra el Cádiz.
Toni Galán

El Cádiz y el Real Zaragoza transitan caminos opuestos. Unos ascienden con buen ritmo a la luz y otros se trastabillean por escalinatas oscuras. El día y la noche enfrentados en un duelo que acogerá La Romareda este viernes. Y eso que los dos equipos han sufrido contratiempos paralelos: problemas físicos, estados de forma alarmantes, modelo de juego atascado, pruebas cuestionadas… Pero Álvaro Cervera, tarde o pronto, ha encontrado soluciones, mientras que el relevo de técnico en el banquillo zaragocista no ha significado un cambio sustancial. Sobre todo a nivel resultadístico, a pesar de las permutas tanto en el dibujo táctico como en sus protagonistas.

Ambos actores ya se midieron en Copa del Rey el pasado 17 de octubre. Ganaron 0-1 los andaluces, para los que dicha disputa supuso un punto de inflexión. Por el contrario, sentenció el crédito del entrenador local, Imanol Idiakez -cesado un partido después-, y desnudó por completo los problemas de fútbol y dinámica acaecidos en la capital aragonesa, ahora prolongados en la era de Lucas Alcaraz. Con el granadino al volante, el Zaragoza suma tres derrotas, un empate y una victoria. Números reaccionarios que dejan a los aragoneses decimoctavos con 15 puntos, a ocho de su próximo rival: un Cádiz al alza.

Las vacas gordas han llegado a la Tacita de Plata. El equipo de Cervera ha sumado 16 puntos de 18 posibles desde su paso por Zaragoza. También siguen vivos en Copa del Rey, con un triunfo sobre el Espanyol por 2-1 en la ida de dieciseisavos. En Liga, tras empatar contra el Sporting de Gijón en la jornada 10, acumula cinco victorias consecutivas que le han aupado desde la antepenúltima posición de la tabla a la séptima, un punto por debajo del Mallorca, que marca el acceso a la promoción. La racha, precedida de nueve partidos ligueros sin conocer la victoria, se disparó con una remontada en Lugo (1-2), consumada en los minutos finales.

Al triunfo en tierras gallegas, los gaditanos han sabido darle continuidad con una solvencia de vértigo. En los dos partidos siguientes, disputados en el Ramón de Carranza, desarbolaron al Elche mediante un grueso 5-1 –de nuevo con remontada– y al Reus por un fino 2-0. Después, visitaron a sus vecinos de Córdoba, silenciando el Arcángel con dos goles en el tiempo de descuento (1-3). Y por último, a un rival de prestigio como Las Palmas, al que ya han adelantado en la clasificación, le endosaron un 4-1 más que rotundo. Citas donde brillaron todos los jugadores, integrantes de una alineación inamovible desde el baño de la segunda parte al Elche. Entre estos, destaca la presencia de Manu Vallejo, canterano estrella y máximo goleador del Cádiz que llega a Zaragoza enrachado, con cinco goles seguidos en los últimos cinco partidos.

Cervera, incorporado al proyecto del Cádiz en 2016, ha vuelto a dar con la tecla a tiempo y sigue explotando los recursos de su equipo al máximo. Presión tras pérdida, robo inmediato, velocidad en banda con Salvi en estado de gracia y capacidad de remate en el área. De esta secuencia vienen la mayoría de sus goles. Además, su defensa se ha destapado como un aval sólido en cuestiones ofensivas y, con cinco tantos, ya es la más goleadora de la competición. No es casualidad el bagaje total de 16 dianas en tan solo cinco encuentros. La situación responde a un promedio de 3,2 goles por partido. Números de miedo, en vistas de las fisuras que el Zaragoza continúa sufriendo en su retaguardia.

Etiquetas
Comentarios