Despliega el menú
Real Zaragoza

Steve Nash, el 'MVP' del Mallorca

El legendario base de la NBA es hoy accionista y consejero del Mallorca. Enamorado del fútbol, en sus visitas a la isla entrena con el primer equipo.

Steve Nash se ejercita con el primer equipo del Mallorca en una de sus visitas a la isla.
Steve Nash se ejercita con el primer equipo del Mallorca en una de sus visitas a la isla.
Diario de Mallorca

A Steve Nash solo le faltó el anillo. Nombrado en dos ocasiones 'MVP' de la NBA, ocho veces All Star, tercer máximo asistente de la historia de la liga y el jugador con mejor porcentaje de tiros libres –90,42%– de siempre. Pero, muy por encima de los números, un genio irrepetible dentro de la pista de baloncesto. Un talento natural que jugó durante 19 temporadas en la mejor liga de baloncesto del mundo y que se retiró en 2014 como uno de los mejores bases de la historia. Hoy, cuatro años después de dejar las canchas de Estados Unidos, el canadiense –aunque nacido en Sudáfrica– es accionista y consejero del Mallorca, el rival este sábado del Real Zaragoza en La Romareda. Una curiosa historia que arrancó en la pequeña localidad de Fornalutx, al norte de la isla. Allí, Lilla Frederick, la mujer de Nash, pasaba de niña los veranos y allí se acercó Nash a Mallorca y al Mallorca. También allí le pidió matrimonio hace un par de primaveras.

Enrolado en un potente grupo inversor junto a Robert Sarver, el propietario de los Phoenix Suns, el equipo en el que Nash jugó la mayor parte de su carrera, decidieron junto al extenista Andy Kohlberg, actual presidente, comprar en enero de 2016 el Mallorca, justo el año de su centenario. Maheta Molango, exjugador del Brighton inglés, sería la cuarta pata, la cara más visible del club y el encargado de las gestiones del día a día en su cargo de consejero delegado.

Pese a la llegada del nuevo accionariado, el Mallorca descendió aquella temporada a Segunda División B y el curso pasado, con uno de los proyectos más potentes que se recuerdan en la categoría de bronce, recuperó su plaza en Segunda. Fue en Anduva, ante el Mirandés, con un Steve Nash exultante, que celebraba el ascenso sobre el césped como un jugador más. "Es un día muy importante para el Real Mallorca. Vamos a continuar trabajando. Somos un club histórico y grande", señaló entonces eufórico. "MVP, MVP, MVP", le cantaba la afición entregada desde la grada, en referencia al premio de Most Valuable Player, mejor jugador de la temporada.

Aunque sí estuvo presente en aquel trascendental día para el Mallorca, Steve Nash apenas visita la isla dos o tres veces por temporada. Son viajes cortos, de una semana como máximo, en los que el canadiense aprovecha para comprobar el funcionamiento del día a día del club, charlar con los futbolistas... y entrenar con ellos. Es habitual verle de corto, trabajando con el primer equipo o con el filial, demostrando que pese a su edad, su físico es todavía más que envidiable. Su última visita fue hace apenas un mes, con el Mallorca instalado en la zona noble de la clasificación. "Ha sido un gran inicio de temporada pero, como es lógico, también estamos en un proceso de transición y de adaptación después de subir de Segunda B a Segunda", dijo entonces. "Vicente Moreno está haciendo un gran trabajo y los jugadores también, con un buen espíritu para jugar como equipo y con química", agregó.

Su vinculación con el fútbol viene de lejos yde familia: su padre, Peter Nash, fue futbolista profesional en Sudáfrica, igual que su hermano pequeño, Martin, que llegó a ser internacional 38 veces con la selección absoluta de Canadá. Su hermana, Joann, fue capitana del equipo de la Universidad de Victoria. A Steve era habitual verle hacer malabarismos con los pies durante los tiempos muertos de los partidos e incluso durante un par de concursos de mates asistió a sus compañeros de rabona o con la cabeza. Tras su retirada de la NBA, entrenó con el segundo equipo del New York Cosmos, de la cuarta división estadounidense, y pese a tener 41 años estuvo a punto de debutar. Ahora, disfruta de su pasión por el fútbol en el Mallorca.

Etiquetas
Comentarios