Despliega el menú
Real Zaragoza

Fea derrota del Zaragoza en Elche en el fallido estreno de Alcaraz

Los aragoneses cayeron por 2-0 en un partido lleno de impotencia y sin síntomas de reacción. El equipo se mete en puntuación de descenso.

Las mejores imágenes del partido Elche - Real Zaragoza
Las mejores imágenes del partido Elche - Real Zaragoza
Francisco Maciá

No hubo reacción con el cambio de entrenador. Lucas Alcaraz se estrenó al frente del Real Zaragoza con una fea derrota por 2-0 en Elche, otro rival de la zona baja de la clasificación, y dejó una imagen preocupante de impotencia, falta de rigor en todas las líneas y nula capacidad de reparación de los males que arrastra el equipo en los dos últimos meses. Así, ya son 7 los partidos seguidos de liga que acumula el equipo aragonés sin ganar, con un balance de 3 de los últimos 21 puntos sumados únicamente, que lo ubican en el ras de la zona de descenso a Segunda B inexorablemente.

Nervioso, impreciso, abrumado se mostró el cuadro zaragocista en la primera parte. A ello ayudó decisivamente, sin duda, el hecho de que prácticamente saliera del vestuario perdiendo 1-0, pues el tanto que adelantaba a los locales lo logró el central Verdú en el minuto 9, en la primera aproximación ilicitana a la portería de Cristian Álvarez. A partir de ese tempranero momento, los de Alcaraz vivieron dos fases diferenciadas: la primera, de unos 20 minutos, donde el aturdimiento y la falta de precisión con la pelota mostró una cara fea del equipo, demasiado deslavazado para tanto como se jugaba en un día tan especial; y la segunda, en la recta final del primer acto, alrededor de un cuarto de hora, en la que logró atemperar su ansiedad y ligó media docena de acciones que bien pudieron llevar la igualada al marcador. Pero faltó pólvora arriba, mucha metralla.

El Elche mostró en todo momento por qué está abajo en la tabla. No es un equipo potente, no es un bloque con personalidad. Solo lucha, un esquema bien plantado en el campo por Pacheta, su entrenador, con presión en todas las líneas, y poco más. Aun así, el Zaragoza no fue capaz de manifestar sus necesidades, de ser superior en algo. Fue a remolque del tanto inicial y siempre le faltó el último pase, cierta soltura en la definición de las combinaciones. Aguirre, en el rol de delantero postizo junto a Pombo en un rombo forzado por Alcaraz en su estreno, dispuso de hasta tres remates para haber hecho daño al internacional nigeriano Francis, pero no tuvo acierto final. En el minuto 16 cabeceó un centro de Pombo, flojo, a las mano del portero. En el 27 penetró en acción individual y su chut duro, cruzado a media altura, se le marchó fuera por poco. Y en el 36 remató a la primera un centro raso al área de Benito, fuera rozando el palo.   Fue lo más cerca de éxito que anduvo el Real Zaragoza antes del descanso.

Solo Pombo, en otro par de intentos desde la espesura, firmó culminaciones dignas de reseña. Una, en el 11, en un derechazo seco que se le fue alto desde la frontal del área. La otra, en el 31, parecida, en otra volea que salió por encima del larguero alicantino. Mientras tanto, en frente, el Elche vivió con cierta soltura el hecho de que el balón lo tuviera mayormente el Zaragoza en la línea media y en la de sus mediapuntas. Jugó siempre el cuadro local con el marcador a favor, con confianza en su zaga. En ataque, aparte del golazo de Verdú, que colocó la pelota en la escuadra tras un córner en corto muy mal defendido (enfermedad endémica de los zaragocistas), los franjiverdes apenas pisaron el área rojilla -así vistió el Zaragoza- un par de veces más.

Xavi Torres, su organizador, en el minuto 29 estuvo cerca del 2-0 en un balón suelto cerca del área pequeña, pero su remate fue al centro, a las manos de Álvarez. Y en el 41, el goleador guineano Sory Kaba, ensayó una chilena en el punto de penalti que, solo y mal marcado, se le fue desviada por suerte para el Zaragoza.

Eguaras, que volvía a la alineación, no se mostró ágil. Buff, como enganche, estuvo siempre impreciso, lo mismo que Pombo arriba. Zapater e Igbekeme alternaron luces y sombras, peor el africano, flojo con el balón en los pies. Atrás, la zaga no fue exigida demasiado por los ilicitanos, pero quedaron retratados en la pasividad del 1-0. Solo Aguirre, por su voluntad en mirar a puerta pese a jugar fuera de sitio, superó la media deficiente del colectivo antes del intermedio.

El segundo periodo se inició, por lo tanto, lleno de responsabilidad en cada jugador del Real Zaragoza. La cosa iba mal. Fuera de las coordenadas esperadas en una jornada de estreno de entrenador, donde era necesario mostrar el efecto revulsivo cuanto antes. Alcaraz siguió apostando nominalmente por los mismos. Y Pacheta, en el Elche, también siguió a lo suyo, con el viento de cola en el tanteador. Lo tenía más sencillo, de inicio, el preparador burgalés de los mediterráneos, que echó a sus muchachos un paso atrás en busca de los contragolpes. El balón, como antes, fue zaragocista por inercia.

Pasaron los primeros 15 minutos de la reanudación con dominio estéril del Zaragoza. Solo un disparo con la zurda de Pombo, flojo, que detuvo abajo Francis en el minuto 55, amagó algo de peligro en la portería franjiverde. Eguaras seguía obturado. Zapater intentó echarse al equipo a la espalda, pero no encontró socios para ello. Igbekeme no es el del principio y Ros no estaba. Los laterales, Benito y Lasure, no aparecían. De reacción visible, nada de nada. Y el reloj empezaba a tomar velocidad. El entrenador local metió a Nino para dotar de velocidad y veneno a sus contras. Sabía Pacheta que podía cazar el 2-0 definitivo en cualquier momento porque el Zaragoza no le daba miedo.

Y así fue. En la primera pelota que tocó el viejo dinosaurio, el Elche apuntilló a los de Alcaraz, que no vio sustituciones por ningún sitio hasta ese instante, el minuto 65. Nino marcó ese letal 2-0 desde la frontal del área, solo, tras una pérdida grosera del balón de Verdasca en la salida desde atrás que aprovechó Sory Kaba para llevar el balón de muerte al área de Cristian Álvarez. El mando del partido lo llevaba el cuadro alicantino de cabo a rabo. Tanto en el campo, como en la banda.

A falta de 20 minutos, a la desesperada, Alcaraz metió en juego a los chavales Soro y Raí Nascimento -debutante en liga desde el ostracismo-, por Zapater y Aguirre, dos piezas que no parecieron las más adecuadas a sustituir. Eguaras y Buff, idos del juego, lo estaban pidiendo a gritos. Pero el nuevo entrenador no lo vio así. Ese doble cambio era el todo por el todo. El chandrío gordo ya estaba hecho. Grippo remató forzado en el 72 un centro de Benito, fuera, en la primera señal de vida de los aragoneses dentro de su estado catatónico tras el tanto de Nino. Al poco, Ros suplió a Igbekeme. O sea, Eguaras y Buff jugaron todo el partido, decisión sorprendente viendo el hilo argumental.

El siguiente chut a puerta zaragocista fue del citado Eguaras, en el 80, y el balón se marchó a Alcoy. Todo un síntoma de la ineficacia que reinó toda la noche en las filas zaragozanas. Raí imprimió algo de ritmo por la izquierda, pero el hecho de revivir no era cuestión de uno solo. Ni de dos o tres individualidades. O surgía de todos, o no tenía razón de ser. En vez de verse alguna ocasión clara del Zaragoza, lo que llegó fue un ataque de Sory Kaba, que retrató a Verdasca y disparó alto por muy poco dentro del área en el minuto 82. El sonrojo pudo ser mayor.

A falta de 3 minutos, Soro falló a bocajarro un gol hecho tras un balón suelto. El mal fario era completo en la noche de este 28 de octubre. Todo salió torcido, en dirección opuesta a lo pretendido desde que se despidió a Idiakez días atrás. El alborotado intento final no le dio al Real Zaragoza ni para maquillar la derrota. Figueroa Vázquez pitó el final y las caras largas de los 7 partidos de liga anteriores (8 con la Copa) siguieron abanderando el ánimo de los jugadores zaragocistas. Nada ha cambiado. Todo sigue igual, cuesta abajo y, de momento, sin frenos.

Ficha Técnica

Elche CF: Francis Uzoho; Tekio, Verdú, Neyder Lozano, Juan Cruz; Xavi Torres; Iván Sánchez, Gonzalo Villar (Nino, 62), Flores (Provencio, 75), Borja Martínez (Manu, 81); y Sory Kaba.

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Benito, Grippo, Verdasca, Lasure; Eguaras; Zapater (Soro, 69), Igbekeme (Javi Ros, 75), Buff; Aguirre (Raí Nascimento, 69) y Pombo.

Árbitro: Figueroa Vazquez (Comité Andaluz). Amonestó a Flores (33), Neyder Lozano (78) y Raí Nascimento (91).

Goles: 1-0, min. 9: Verdú. 2-0, min. 65: Nino.

Incidencias: Noche fría en Elche, con solo 12 grados, muchas nubes y fuerte viento. El césped del Martínez Valero presentó un mal estado, muy seco, parduzco, con calvas. En las gradas, sobre un aforo de 33.000 butacas, hubo alrededor de 9.000 espectadores.

Etiquetas
Comentarios