Despliega el menú
Real Zaragoza

Gual, un gol en jugada después de casi 16 meses

El punta del Real Zaragoza se quitó en Albacete un peso de varias toneladas de encima al anotar el 2-1 que inició la remontada. Su último tanto en acción ligada fue en la liga 2016-17.

Gual celebra en Albacete su primer gol como zaragocista, mientras Zapater, su asistente (en primer plano), coge el balón con celeridad para sacar de centro.
Gual celebra en Albacete su primer gol como zaragocista, mientras Zapater, su asistente (en primer plano), coge el balón con celeridad para sacar de centro.
Josema Moreno

Marc Gual era uno antes de iniciarse el segundo tiempo de Albacete y, para bien, en positivo, debería ser otro a partir del pitido final del choque de este viernes en el campo manchego. Porque el punta catalán del Real Zaragoza se quitó un enorme peso de encima, de muchas toneladas, cuando logró anotar su primer gol como zaragocista. El de Badalona era un tipo feliz a la conclusión del partido y eso que el equipo, tras reparar el chandrio del primer periodo (perdía 2-0 en un pésimo partido de fútbol), no logró ganar y se quedó en el empate a dos tantos. Pero lo suyo, esta vez, sí que tenía enjundia suficiente como para poder celebrarlo todo el mundo al margen de las cuestiones globales, siempre preponderantes en un equipo.

¿Saben cuanto tiempo acumulaba Gual sin marcar un gol en jugada ligada, a balón corrido? Eran prácticamente 16 meses porque, en la liga pasada, la 2017-18, solo firmó un tanto con el Sevilla Atlético y llegó de penalti, a balón parado desde los once metros, en el Mini Estadi del Barcelona B, donde los filiales hispalenses empataron 1-1 el 29 de octubre de 2017 (hace casi un año, en la jornada 12ª) con esa diana del ahora zaragocista. Así que, para encontrar la anterior o oportunidad en la que Marc Gual hizo un gol en una acción combinativa de su equipo, hay que irse dos temporadas naturales atrás, a la 2016-17. En la última jornada, la 42ª, el badalonés hizo el gol del Sevilla B en el Pizjuán en la derrota por 1-2 ante el Rayo Vallecano. Era el 9 de junio de 2017. Esa era la muesca anterior a este tanto logrado por Gual como blanquillo en Albacete.

A Gual se le acabó el mal fario en el estadio albaceteño. Han tenido que pasar 7 jornadas (en la Copa no jugó y el Trofeo Ciudad de Zaragoza no es oficial) para poder ver su primer gol vestido como zaragocista. Ya era hora, gritó todo el zaragocismo, con el propio jugador al frente del alarido. Hasta ese minuto 52 del duelo en el Carlos Belmonte, Gual era sujeto protagonista de una película de terror, un thriller de tensión máxima, de errores flagrantes ante la portería, de gestos grandilocuentes ante tanto yerro encadenado. Lo suyo empezaba a ser una letanía inevitable.

Hasta tal punto le había afectado su falta de pulso ante el gol que, curiosamente, fue a estrenarse como goleador el día en el que había perdido su puesto de titular. Porque, en efecto, Gual no jugó de inicio en Albacete. El entrenador, Idiakez, lo purgó en su obligada 'revolución' en el once principal tras venir de dos derrotas lacerantes ante Almería y Lugo. Pero Gual debió salir ante de tiempo al campo, a consecuencia de la lesión prematura de Papunashvili en el minuto 38.

"Por fin ha llegado. Y ha servido para sacar este punto. Estoy muy contento. Ya me he sacado la espina y he podido abrir la lata. Ahora han de llegar mucho más. Es un alivio porque un delantero vive del gol. Sabía que llegaría un día u otro", declaró un sonriente Marc Gual en la zona de prensa del campo del Albacete. El catalán, en su debut anotador como blanquillo, tuvo el privilegio además de que su asistente fuese el capitán, Zapater, en una penetración perfecta iniciada atrás del todo por Lasure y culminada por el ejeano sin egoismo, con precisión, con sentido solidario. "Para eso están los entrenamientos. Sabemos cómo jugamos cada uno y cómo tenemos que buscarnos. Por eso ha llegado el gol", apuntó Gual. Una lección para que algunos de la plantilla tomen nota.

Etiquetas
Comentarios