Despliega el menú
Real Zaragoza

El tobillo izquierdo de Papunashvili también quedó tocado al caer tras el balonazo

A los efectos dolorosos del pelotazo en la pierna derecha de Acuña en Albacete, el jugador del Real Zaragoza añadió un mal apoyo al tocar el suelo sin control en la misma acción.

Momento en el que Papunashvili cae mal con el tobillo izquierdo tras recibir el balonazo de Acuña en la rodilla derecha.
Momento en el que Papunashvili cae mal con el tobillo izquierdo tras recibir el balonazo de Acuña en la rodilla derecha.
LFP TV

Sin ser nada grave finalmente, el balonazo que sufrió Papunashvili en Albacete antes del descanso (golpeado por el local Acuña a corta distancia en un balón dividido) ha causado muchos más daños secundarios en las extremidades inferiores del georgiano del Real Zaragoza de los que podría suponerse en un principio, cuando ocurrió la acción de juego en el minuto 35.

Además del 'efecto látigo' que desestabilizó la pierna derecha del jugador zaragocista tras recibir la contusión del balón en la parte interior de la rodilla derecha, estando su cuerpo en el aire, también hubo secuelas en el tobillo izquierdo, el de la otra pierna, pues el apoyo al caer al suelo un tanto descontrolado por el dolor no fue bueno.

En la imagen, capturada de la transmisión televisiva a través de la LFP, se aprecia el momento en el que Papu, bajo los efectos del impacto de la pelota, se dobla ligeramente el tobillo izquierdo al apoyarlo en el césped del Carlos Belmonte. No es un esguince al uso, no se trata de una torcedura de evidente daño articular por su aparatosidad. Pero sí es lo suficientemente fuera de lo normal como para que el jugador sienta dolor posterior a ese aterrizaje defectuoso.

Así que los fisios del Real Zaragoza tienen ante sí un trabajo reparador con varios puntos a restaurar en las dos piernas de Papunashvili. Nunca un balonazo tuvo tanto efecto racimo como el que le dio Acuña al futbolista blanquillo el pasado sábado por la noche en Albacete. Un 'strike' en toda la regla que acabó con el internacional por Georgia en camilla, camino de los vestuarios, sustituido por Gual, llevado de inmediato al hospital para verificar el alcance de sus daños y regresando con muletas a Zaragoza al día siguiente.

Pero, si todo evoluciona normalmente, lo suyo será que Papu esté apto para ser incluido en la lista de Idiakez el próximo lunes, cuando llegará a La Romareda el Osasuna. Parece cosa de chapa y pintura, sin más.

Etiquetas
Comentarios