Despliega el menú
Real Zaragoza

Idiakez, los jugadores, Albacete: "El descanso fue bonito, yo casi no tuve ni que hablar"

El entrenador del Real Zaragoza se siente orgulloso de la reacción y la iniciativa de los principales futbolistas del equipo en el duro intermedio del Belmonte, con 2-0 abajo.

Idiakez, en la rueda de prensa en Albacete, en la noche del viernes.
Idiakez, en la rueda de prensa en Albacete, en la noche del viernes.
RZ

El descanso, lo ocurrido en los 10 minutos que el Real Zaragoza compartió en el vestuario de Albacete tras consumar un primer tiempo de horror e ir perdiendo 2-0, va a ser una cuestión referencial en el futuro inmediato del equipo aragonés por lo que ahí sucedió, por lo que se impulsó en términos anímicos para acabar remontando hasta el 2-2 una derrota que significaba un incendio colosal en el interior de la SAD. El propio entrenador, Imanol Idiakez, preguntado por ese episodio pleno de tensión que se adivinó desde fuera a la conclusión de la primera parte, lo ponderó convenientemente.

"El descanso fue bonito. Allí había 20 tíos con los ojos deseando remontar. Y diciéndome que podían remontar. Yo casi no tuve ni que hablar", expuso el técnico vasco, haciendo descansar el mérito en gran medida en la iniciativa de los futbolistas, con los veteranos y más experimentados al frente.

Idiakez, que era consciente del lío que se había podido disolver a última hora con el empate a dos ante los albaceteños que obró Álvaro Vázquez, quiso subrayar con suma intención el hecho de que el grupo esté como una piña alrededor del núcleo del entrenador: "Coraje, orgullo. Todos sabíamos lo que significa en Zaragoza sumar tres derrotas seguidas. En el descanso, los jugadores creían en poder darle la vuelta al 2-0. Tenemos un vestuario bueno. Además de con fútbol, con personalidad, orgullo y coraje", subrayó el donostiarra con un leve aire de emoción.

Etiquetas
Comentarios