Despliega el menú
Real Zaragoza

Test de personalidad para el Real Zaragoza

Después de la dolorosa derrota en Almería, el equipo aragonés mide su fiabilidad ante el Lugo en La Romareda. La lesión de James Igbekeme obliga a Idiakez a modificar su once tipo.

Varios jugadores bromean con Pombo durante el entrenamiento de este viernes en la Ciudad Deportiva.
Varios jugadores bromean con Pombo durante el entrenamiento de este viernes en la Ciudad Deportiva.
Toni Galán

Situación novedosa y relevante la que encara esta tarde el Real Zaragoza de Imanol Idiakez. Por primera vez esta temporada, en la jornada seis, afronta un partido después de una derrota. El patinazo en Almería supuso un frenazo en seco, volantazo incluido, a la ola de optimismo que invadía al zaragocismo tras el feliz 0-4 en Oviedo, aderezado por la eliminación al Deportivo de La Coruña en la Copa del Rey. El primer gran revés del curso sirvió para recordar, si alguno lo había olvidado, el peliagudo terreno por el que transita por sexta temporada consecutiva el Real Zaragoza: una Segunda División en la que cada siete días no hay nada escrito.

En este inédito escenario, el Zaragoza recibe en La Romareda (18.00/La Liga 123 TV) al Lugo con la expectación de comprobar cómo responderá el equipo después de su primer traspiés. Medir la fiabilidad, la seguridad y la capacidad de reacción del grupo es uno de los elementos de mayor interés de la tarde. Todavía no se ha comprobado de qué piel está hecho este nuevo Zaragoza. Y en el fútbol, habitualmente, se evalúa mejor la solidez de un proyecto después de una derrota que en una inercia de buenos resultados. Ganar después de perder es normalmente más difícil que vencer dos semanas seguidas. El de esta tarde es, por eso, un test de personalidad ideal.

El foco deportivo de la semana es indiscutiblemente la capital ausencia de James Igbekeme. El centrocampista nigeriano, fichaje extraído por Lalo Arantegui de la Segunda División portuguesa, se ha convertido en apenas unas semanas en una pieza fundamental del entramado táctico y su baja por lesión –estará tres semanas fuera– supone un contratiempo de primer orden para Imanol Idiakez. Igbekeme roba, presiona y defiende. Pero también construye, pisa el área rival y asiste. Incluso marca, como ya hizo en Oviedo.

Con Guti lesionado y Eguaras aún lejano del cien por cien de su forma óptima, solo Javi Ros y Alberto Zapater asoman como valores seguros en el centro del campo. Para suplir al nigeriano, Idiakez cuenta con diferentes opciones, aunque ninguna del perfil de Igbekeme: la inclusión de Verdasca como mediocentro defensivo, donde ya jugó las tres primeras jornadas, o la apuesta por un perfil tipo Nieto como interior izquierdo son las que cuentan con mayor peso. La primera es una fórmula ya testada con más o menos éxito, mientras que la segunda, más arriesgada en el plano táctico, supone una apuesta sin testar pero también más lógica. Otras opciones como Buff, Biel o Soro cuentan, en principio, con menos números.

En cualquier caso, lo que parece evidente es que la ausencia de Igbekeme no va a hacer que Idiakez modifique los parámetros elementales de su dibujo. El tridente ofensivo formado por Gual, Vázquez y Pombo, seguirá siendo el gran argumento ofensivo del Real Zaragoza. Se volverá a mirar con lupa al primero de ellos, un Marc Gual que no marca pero que sí produce. Un delantero diferente, centro de debates aún sin resolver. En la defensa, Daniel Lasure y Alberto Benito son fijos en los laterales, convertidos con su profundidad en piezas diferenciales del ataque aragonés. Su recorrido y amplitud en los costados resultan primordiales. La pareja de centrales, con Grippo señalado tras su grosero fallo en Almería, podría variar en función de la composición del centro del campo. La vuelta de Álex Muñoz, que salió del once hace dos semanas sin aparente motivo, ha ganado enteros durante la semana pero no será hasta hoy cuando Idiakez decida. La portería no admite dudas.

Un Lugo en horas bajas

Comparecerá en La Romareda un Lugo que llega cargado de urgencias después de enlazar dos derrotas consecutivas y de solo haber sumado un triunfo en las primeras cinco jornadas. Javi López, su técnico, apostará por renovar el once inicial y ha dejado en casa a jugadores hasta ahora indiscutibles como el central Bernardo Cruz o el delantero Jona. Borja San Emeterio, lesionado en la rodilla y Eduard Campabadal, con problemas musculares, también se pierden el partido. Iriome, Seoane y Carlos Pita conforman un centro del campo consolidado desde hace varios años en la Segunda División. Cristian Herrera y el prometedor Dani Escriche son sus referencias ofensivas.

Etiquetas
Comentarios