Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Real Zaragoza - Temporada 2016-2017

Villarreal 1-1 Real Zaragoza

El Real Zaragoza trató de tú a tú al Villarreal y empató 1-1 en una notable segunda parte

Los castellonenses, muy superiores antes del descanso, se adelantaron de penalti. El equipo de Idiakez, mutado tras el descanso, igualó por medio de Pep Biel.

Villarreal (Castellón) Actualizada 08/08/2018 a las 22:22
Real Zaragoza - Villarreal

El Real Zaragoza, notable en la segunda parte tras un primer tiempo flojo, logró un interesante empate a uno en Villarreal ante el 5º clasificado de la Liga de Primera División la temporada pasada. Un tanto de Pep Biel tras el descanso igualó el gol inicial de los levantinos, logrado por Gerard Moreno en un penalti cometido por Verdasca en los inicios del duelo amistoso, el penúltimo del verano para los de Idiakez.

El cuadro zaragocista estrenó sistema 4-1-4-1, de nuevo con Verdasca como pivote en la medular (Idiakez insiste) y con Pombo como único punta. En la banda izquierda, se observó la permuta posicional de Aguirre y Nieto respecto del último día ante el Leganés: el toledano hizo de interior y el canterano de lateral zurdo. El primer tiempo fue un monólogo de un Villarreal muy superior, que jugando al trote, con escasos momentos de aceleración, manejó el balón con facilidad y destreza de lado a lado hasta encontrar huecos para llegar con peligro constante al área de Ratón. El Zaragoza apenas salió de atrás con solvencia y solo un par de córners y un disparo duro de Pombo desde fuera del área, ya en el minuto 41, que se marchó cerca de la escuadra, fue el bagaje ofensivo de los blanquillos.

El marcador al descanso fue el raquítico 1-0 obrado desde los once metros por Gerard Moreno en el 18, pero pudo ser más amplio si los amarillos hubiesen estado más atinados en el remate. Antes del tanto, ya avisaron el propio Gerard, en el minuto 9, al rematar un pase atrás del lateral Mario Gaspar (un puñal por la derecha), y Pedraza en el 15, un extremo metido también a lateral largo, que culminó a bocajarro una jugada del internacional Cazorla para provocar una parada de Ratón con el codo, en acción de reflejos bajo palos, cuando el gol se cantaba. Enseguida llegó la pena máxima, en un pésimo control de espaldas a los atacantes de Verdasca, que facilitó el robo de Fornals al que el luso derribó claramente después.

El goteo de ocasiones villarrealenses fue constante hasta el intermedio. Enes Unal, el turco, rozó la cruceta en el 25 desde el borde del área. En el 35, Fornals, un organizador de categoría, lanzó duro desde 20 metros y el balón salió fuera rozando el palo derecho de Ratón. En el 37, tras un córner, fue el central Víctor Ruiz el que voleó en el área, alto por centímetros. Y en el 43, el Villarreal logró un segundo tanto, pero en fuera de juego de Gerard Moreno, que remachó una parada previa de Ratón en una preciosa chilena de Fornals, solo en los dominios de los centrales zaragocistas. Mateu Lahoz lo anuló a instancias del linier (no había VAR). Por cierto, el mundialista valenciano estuvo demasiado tiquismiquis con los zaragocistas, banquillo incluido, lo que acabó ofuscando a todo el mundo en un simple amistoso.

El Real Zaragoza hizo el papel de 'sparring' del Villarreal en estos primeros 45 minutos. Muy pertrechado atrás, sin imaginación en la medular, demasiado lento en la conducción de la pelota y con escasez máxima en el suministro de balones al solitario Pombo, peleón contra el mundo pero siempre perdedor ante tres o cuatro zagueros. Aguirre y Pep Biel, como interiores que debían apoyarle, no se dejaron ver apenas, sobre todo el mallorquín. Ni Ros, ni, sobre todo, un día más, Verdasca, pudieron ganar espacios de creación ante jugadores como el referido Fornals, el argentino Cáseres, Cazorla (un lujo volverlo a ver activo tras dos años de calvario tras una infección pos operatoria en un tobillo) o el joven Leo Suárez, que siempre cortaron las ideas -escasas- de los zaragocistas nada más nacer en la zona ancha del campo. Atrás, Delmás y Nieto en las bandas y Grippo y Muñoz en el centro, tuvieron trabajo a destajo y lo salvaron como pudieron, con acciones de brillo y problemas serios a partes iguales. Ratón, evitó un marcador mayor en un par de buenas paradas.

En el inicio del segundo tiempo, Idiakez dejó en la ducha a los desdibujados Verdasca y Ros, introduciendo en juego a Torras (en el timón) e Igbekeme. El Villarreal también cambió dos piezas, el portero y un punta, entrando el franco-camerunés Ekambi, su nuevo goleador del verano. Idiakez no cambió su propuesta en la pizarra. Y el equipo, ante la presión local, volvió a ubicarse atrás, en un ensayo con marcados tintes de contención y espera de las acometidas rivales.

La cosa pareció empezar como acabó el primer acto, aunque pronto se vería que no era así. Gerard Moreno, tras un quiebro en el área, lanzó una rosca que se marchó fuera lamiendo la escuadra derecha zaragocista. Pero enseguida, en el minuto 52, el Zaragoza logró cambiar el guión de raíz. En la mejor jugada ligada hasta el momento, entre Pep Biel y Buff por la derecha, la doble combinación entre ambos concluyó con un pase al espacio del suizo que Biel remachó fusilando por bajo al recién aparecido Asenjo. Era el 1-1 que abría otro escenario bien distinto al visto hasta entonces. Los de Idiakez habían encontrado inspiración para salir en la ofensiva. Un gol que daba otro sentido a la trama del choque. El técnico vasco introdujo enseguida en el campo a Medina y Soro, en busca de sangre fresca en el ataque zaragozano. 

Cazorla, de cabeza a centro de Mario al poco de sacarse de centro, amagó el 2-1 pero, solo ante el portal, echó el balón a las manos de un bien colocado Ratón. Los castellonenses de mostraron heridos por el empate, pero la aparición de Soro, que comenzó a encarar y a hacer diabluras hacia el área adversaria, equilibró el ir y venir del balón de un área a otra. El Zaragoza era otro diferente al ramplón del primer periodo. El acierto ante la portería trae estas cosas positivas, además de la aparición de la clase y el descaro (véase Soro). Esta vez, el carrusel de sustituciones dio mejor resultado al Zaragoza que al Villarreal, y los aragoneses tuvieron mucho más el balón en su poder, avanzando metros con soltura en varias fases. Soro, el mejor del equipo en sus 35 minutos sobre el césped, quebró a Funes Mori en la frontal en el minuto 62 y disparó con intención, pero se topó con Asenjo para salvar el tanto que podía haber puesto por delante a los blanquillos.

El Real Zaragoza logró algo impensable tras observar la primera parte: ganarle la pelota a los de Calleja y tratar de tú a tú a un rival de enorme potencial hombre a hombre y también colectivamente. La reactivación del equipo tras el descanso fue notable, muy visible. Una buena señal en lo referente al carácter del grupo y a la capacidad de regerenarse durante un partido que empezó mal y concluyó con sensaciones mucho más positivas. Delmás y Nieto brillaron más en su labor como laterales defensivos. Los centrales, Grippo y, al final, Perone (relevo de Muñoz) sufrieron mucho menos, excepto en la recta final del encuentro. Torras lo hizo mejor que Verdasca en el timón, algo que no era difícil. Igbekeme y Buff asomaron con mayor presencia en el centro. Biel, autor de la igualada, aportó ese valor clave, el gol, que tan caro está este verano en el Zaragoza. Medina, peleón, fue el más apagado de este tramo bueno. Y, sobre todo, sobresalió el ya citado Soro, con jugadas de calidad y valentía que llaman la atención por ser diferentes a todo lo demás.

En los últimos 30 minutos de partido, el Zaragoza fue mejor. Rotundamente. Igbekeme remató alto en el área en el 70 y Raí Nascimento, nada más salir, chutó flojo desde la frontal a las manos de Asenjo. Fueron las dos llegadas del equipo a la estación término. Solo al final, el Villarreal buscó con énfasis el triunfo. Castillejo voleó en el 83 un centro al segundo palo y Ratón sacó la pelota a córner bajo palos. En el 86, una falta al borde del área la ejecutó Sansone replicando de nuevo el portero zaragocista con apuros. En el 88, Ekambi recogió un balón suelto en el área y su chut a placer golpeó a Perone marchándose a córner para fortuna de los blanquillos. Y en el 91, el propio Ekambi recibió un balón al hueco en el área de Sansone y su tiro a gol lo sacó por encima del larguero Ratón en una parada de mérito.

El Zaragoza había capeado el último ramalazo atacante amarillo con buena nota y el 1-1 final, realmente meritorio por el calibre del equipo que había enfrente, disolvió de un plumazo el sofocón del pasado sábado en Calatayud con la goleada por 5-2 recibida del Leganés. El cuadro aragonés fue claramente de menos a más, fue capaz de crecer con el paso de los minutos y de entender lo que el partido demandaba tácticamente. Y, claro está, este tanteador final, más próximo al feliz triunfo de la semana pasada en Tafalla ante la Real Sociedad (1-2), tranquiliza ostensiblemente a todo el mundo, dentro y fuera del vestuario. En un nuevo test de verano, con aspectos que denuncian problemas en varias facetas del juego (vistos en los primeros 45 minutos) y otros que destilan virtudes de gran valor que hay que estimular y hacer emerger con mayor continuidad (segunda parte de Villarreal), el Real Zaragoza afronta los últimos días de la precampaña con la calma y el pulso reforzados en tierras castellonenses.

Ficha Técnica

Villarreal CF: Andrés Fernández (Asenjo, 46); Mario Gaspar (Miguelón, 71), Funes Mori, Víctor Ruiz (Álvaro Glez., 61), Pedraza (Layún, 61); Cáseres (Morlanes, 61), Leo Suárez (Cheryshev, 71), Fornals (Soriano, 80), Cazorla (Samu Castillejo, 71); Gerard Moreno (Sansone, 80) y Enes Unal (Ekambi, 46).

Real Zaragoza: Ratón; Delmás (Benito, 79), Grippo, Álex Muñoz (Perone, 65), Nieto; Verdasca (Torras, 46); Javi Ros (Igbekeme), Aguirre (Soro, 55), Buff (Clemente, 79), Pep Biel (Raí Nascimento, 79); y Pombo (Medina, 55).

Árbitro: Mateu Lahoz (Comité Valenciano), de Primera División, mundialista. Amonestó a Buff (25), Pombo (26), Medina (57) y Torras (73).

Goles: 1-0, min. 18: Gerard Moreno, de penalti. 1-1, min. 52: Pep Biel.

Incidencias: Tarde calurosa y húmeda en Villarreal, nublada de tormenta, con 30 grados. El césped de la Ciudad Deportiva de Miralcamp presentó un estado excelente. En las gradas, alrededor de 3.000 espectadores, con más de 500 zaragocistas entre ellos.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo