Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

6 años justos del último Real Sociedad-Real Zaragoza en campo neutral

Fue el 31 de julio de 2012 en la localidad guipuzcoana de Vergara y ganaron los vascos por 2-1 al último equipo zaragocista de Primera.

Ficha del partido Real Sociedad-Real Zaragoza jugado en 2012 en Vergara; página con la crónica y titular de HERALDO; y fotografía del partido, con Wílchez conduciendo la pelota ante Cadamuro, con Álvaro González (4) de espaldas.
6 años justos del último Real Sociedad-Real Zaragoza en campo neutral
Heraldo de Aragón/Diario Vasco

El test de pretemporada que van a llevar a cabo el Real Zaragoza y la Real Sociedad este miércoles a las 19.30 en Tafalla (Navarra) tiene un antecedente en su condición de duelo amistoso de verano jugado en campo neutral. Ocurrió hace 6 años justos, pues se celebró el 31 de julio de 2012 en el campo de Agorrosín, en la localidad de Vergara (Guipúzcoa). Era el verano en el que se preparaba el último Zaragoza de Primera División, con Manolo Jiménez al frente, no solo del banquillo, sino también de la dirección deportiva del club.

Aquella tarde en el Alto Deva, la Real derrotó por 2-1 a los zaragocistas, con dos tantos del ariete Agirretxe, que superaron el tanto aragonés anotado por Fran González (un central andaluz de la factoría Jiménez que vino al filial y tuvo sus minutos de gloria en el primer equipo a lo largo del curso). Era, por lo tanto, el Zaragoza de los Roberto Jiménez en la portería; Hélder Postiga, Álvaro González, Aranda, Obradovic, Loovens, Zuculini, José Mari, Víctor Rodríguez, Wílchez, Romaric, Álamo, Pinter, los locales Laguardia y Ortí o el más veterano Paredes.

Aquella Real Sociedad, entrenada por el francés Philippe Montanier, tenía curiosamente a dos zaragocistas del futuro, el actual Javi Ros y el recientemente marchado Mikel González. Y empezaba un juvenil llamado Griezmann, ahora campeón del mundo y estrella rutilante tras Rusia 2018. Y el portero chileno Bravo aún no se había ido al Barcelona ni, por supuesto, tampoco a Inglaterra. Allí estaba también un jovencísimo Illarramendi, que no soñaba todavía su periplo por el Real Madrid y la selección española. O el recién retirado Xabi Prieto, santo y seña del realismo del siglo XXI. Y el mundialista con México Vela. Y los Chori Castro, Agirretxe, De la Bella, Markel Bergara, Ifrán (luego pretendido varias veces por el club zaragocista), Estrada...

Ese día, en Vergara, ante la Real Sociedad, jugó sus primeros minutos como zaragocista el costamarfileño Romaric, llegado como estrella y enseguida convertido en uno de los fiascos más caros de la historia blanquilla. Loovens, el rubio central holandés, disputó su primer partido serio (había debutado cuatro días antes en Sanlúcar de Barrameda con derrota 1-0 ante un Segunda B como el Sanluqueño) y dio muestras de su endeblez ante el bigoleador Aguirretxe. Griezmann, con cara de púber, ya volvió loco al citado Fran González, ese día apuesta en el lateral derecho de Jiménez y agujero permanente en la zaga avispa (así vistió el equipo ese día). El pique de Paredes con el uruguayo Ifrán fue superlativo y casi acabó a bofetadas. El extremo zurdo argentino Wílchez, otro boleto comprado por el entrenador zaragocista ese verano, mostró sus pocas prestaciones ante un rival ya serio... en definitiva, que solo se pudo destacar ese día el veneno de Hélder Postiga, entonces '9' titular de Portugal en Eurocopas y Mundiales cuando Cristiano Ronaldo estaba en su primera etapa como megaestrella del universo fútbol. Esa temporada que ahí nacía acabó con el descenso del Zaragoza que todavía rige hoy en día en Segunda.

¡Ah! Y las cosas de la vida. El árbitro de ese amistoso, obviamente, fue local. Lo mandó el Comité Vasco y fue un joven Gorostegui Fernández, el mismo que hace mes y medio no vio en Soria, en la ida del 'play off' de la promoción de ascenso a Primera, un monumental penalti cometido sobre Papunashvili por el central numantino Carlos Gutiérrez.

La de cosas que suceden en 6 años en el mundo del fútbol. Por momentos, parece mentira que entre el presente y cualquier pasado reciente solo haya pasado tan escaso tiempo. Parece mucho más. Al menos, en Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión