Despliega el menú
Real Zaragoza

El Real Zaragoza gana 1-2 al Teruel en otro paso más de su pretemporada

Medina, que se estrenó como goleador blanquillo, y el joven Soro marcaron los goles. Verdasca, en propia puerta, hizo el turolense.

CD Teruel - Real Zaragoza
CD Teruel - Real Zaragoza
Daniel Marzo

El Real Zaragoza, que sigue repleto de jóvenes canteranos a causa de las importantes bajas por lesión de Zapater, Eguaras, Papunashvili, Guti, Lasure, Toquero y, puntualmente, Delmás, derrotó por 1-2 este jueves al CD Teruel, recién ascendido a Segunda B. Fue un partido sin historia, puro de preparación en las fechas prematuras de julio, del que no es posible extraer grandes diagnósticos.

El primer tiempo discurrió en dos fases bien diferenciadas. La inicial, con casi media hora de dominio total del Real Zaragoza, que tocó y tocó el balón casi siempre en zona de nadie, sin apenas ideas en la creación de fútbol ofensivo. Y, después, el último cuarto de hora, en el que el CD Teruel espabiló y trató de tú a tú a los blanquillos en varios ataques con intención sobre la portería de Ratón. En cada tramo, cada equipo anotó un gol y así se dio forma al 1-1 del descanso.

Los de Idiakez actuaron con un ritmo cansino, buscando más aplicar los dictados tácticos del nuevo entrenador en la salida desde atrás del todo que la celeridad en intentar hallar ocasiones de peligro en el área local. Los de Dani Aso, por el contrario, apostaron por la rigidez táctica, por estar ordenados sobre el terreno de juego para evitar que se notase la supuesta diferencia de categoría. El Zaragoza enseguida dio muestras de ausencia de inspiración en un rombo central donde Torras hacía de distribuidor sin ningún brillo, el filial Nieto actuaba de interior zurdo sin demasiada presencia, Pep Biel era el enganche con la delantera en una tarde de escaso acierto y solo Buff, volcado a la derecha, era capaz de gestar algún ataque con lucidez mínima. Arriba, Raí Nascimento, muy móvil, y el debutante Medina se buscaban las habichuelas sin suministro de balones potables casi siempre.

Raí empezó activo y tuvo dos balones de gol, en el minuto 13 y en el 20. El primero, resuelto a la media vuelta en el área con un chut intencionado, se le marchó fuera rozando el palo. El segundo, tras un toque de Biel al espacio, lo culminó fatal, mordido, sin llegar a dirigir el balón al portal de un casi inédito Valera, el portero del Teruel. Entremedias, en el 17, un centro-chut de David Vicente en una galopada por la banda derecha del lateral, acabó fuera cerca del segundo palo. Eran los amagos zaragocistas en busca de dar forma real a su superioridad, algo que lograría Jeison Medina en el minuto 24 al anotar su primer tanto como blanquillo de cabeza tras un buen centro de Buff.

Parecía que ahí empezaría a decantarse el duelo a favor del Zaragoza. Pero no fue así. El Teruel reaccionó picado en su orgullo y, después de largo rato sin apenas combinar tres pases seguidos ni de rebasar el medio campo con algún rigor, encontró la igualada de inmediato. Cuatro minutos después del 0-1, en el 28, Verdasca, flojo todo el tiempo en su regreso a la posición nata de central, se introdujo el balón en su propia portería en un centro de Iñaki tras una gran jugada del canterano zaragocista Rubén Díez ‘Jamelli’, el mejor de los rojos en la primera mitad. La defensa de Idiakez, con la prueba de ver al joven Clemente ubicado como lateral zurdo (es central) y el estreno del recién llegado del Sevilla B Álex Muñoz, empezó a dejar algunos espacios a su espalda que los turolenses aprovecharon para generar peligro.

El ariete Hamza, tras un baile a Verdasca al borde del área, provocó una falta (con tarjeta para el portugués) que Jamelli lanzó a la misma escuadra, al palo, a falta de 6 minutos para el intermedio. Ahí pudo estar el 2-1 y la consumación de la visible reacción turolense. El pitido de Medié Jiménez para mandar a los jugadores al vestuario vino bien al Zaragoza, que se preparó para el carrusel de cambios. Necesitaba más velocidad, más rasmia en las intenciones, más luces con la pelota, pues los primeros 45 minutos habían resultado insulsos, con poca sustancia.

Grippo, Igbekeme y los dos jóvenes puntas, Baselga y Soro (adelantado como segundo delantero), fueron las novedades de Idiakez de entrada. Precisamente Soro, en el primer balón que tocó en el minuto 4 de la reanudación, dio de nuevo ventaja al Real Zaragoza tras una buena penetración por el centro de Nieto. El prometedor jugador cincovillés fusiló en carrera en el área la asistencia, superando por bajo junto al palo a Valera. Ese 1-2 tempranero sirvió para que el Teruel no levantase el vuelo y viera difuminado de cuajo su buen final del primer tiempo. Y, por supuesto, sirvió de bálsamo ante cualquier tipo de presión mental para los zaragocistas, al verse de nuevo con el timón del marcador en la mano.

Los minutos fueron transcurriendo con pocos argumentos. El Teruel también notó sus cinco sustituciones. Un molinillo de cambios que sería masivo a mitad del segundo tiempo. En esa larga fase de juego espeso, los locales se acercaron más al gol que los zaragocistas, que solo puntearon el tercer tanto en un cabezazo de Grippo tras una falta en el 56 que se marchó fuera por poco. Sería Jamelli el que casi logró el 2-2 en el 59, solo en el área, pero su disparo centrado lo paró bien Ratón. Y, sobre todo, el colombiano Becerra, cabeceando un saque de esquina en el 63 que salvó Álex Muñoz cerca de la raya, anduvo muy próximo a una nueva igualada.

A falta de un cuarto de hora, el filial Carlos Vicente marró, mano a mano, el gol de la sentencia tras un error de entendimiento de la zaga roja. Su vaselina ante la salida de Valera se marchó por encima del larguero por milímetros. Fue una acción aislada, pues la leve hilazón que había tenido el juego hasta el minuto 65 se desvaneció tras la salida del último batallón del banquillo y por el cansancio generalizado en todos los protagonistas, en una noche tórrida de verano. Aislada como la falta que volvió a lanzar Jamelli en el 82 y cuya rosca rozó el palo por fuera, dejando la miel en los labios turolenses por haber podido lograr el 2-2 final. Un disparo de Baselga in extremis y el acoso postrero del Teruel ante la meta de Ratón pusieron el colofón al evento.

Fue un paso más en el proceso de preparación del Real Zaragoza. Nada más. Un capítulo que sumar a la serie de amistosos iniciales de la pretemporada, marcada a fuego por las enormes ausencias que tiene Idiakez en su puesta en escena. Un día más, no caben evaluaciones relevantes. Solo ligeros matices, sensaciones livianas para lo bueno y para lo menos bueno. Habrá que esperar a que los rivales, a partir de ahora, exijan más y establezcan un termómetro más fiel del estado de las cosas. Si se observan las alineaciones del Real Zaragoza a estas alturas de julio, se entiende la cautela y la calma. No hay otra. En Teruel, ni siquiera jugaron Cristian Álvarez, Ros y Pombo. El fuego va lento y los ingredientes no son, en buena parte, los que serán cuando las balas sean ya de verdad ante el Majadahonda dentro de 24 días. Lo que sea, está todavía verde, en gestación. No tiene rostro.

Ficha Técnica

CD Teruel: Valera; Crespo (Lou, 46), Cabetas, Borja (Durán, 46), Álex Navarro; Ainoza (Mera, 65), Iñaki (Gabriel, 49); Bikoro, Jamelli, Sergio (Becerra, 46); y Hamza (Dieste, 46).

Real Zaragoza: Ratón; David Vicente (Benito, 65), Verdasca (Grippo, 46), Álex Muñoz (Perone, 65), Clemente (Aguirre, 65); Torras, Buff (Igbekeme, 46), Nieto (Carlos Vicente, 65), Pep Biel,(Alfaro, 65); Raí Nascimento (Baselga, 46) y Medina (Soro, 46).

Árbitro: Medié Jiménez (Comité Catalán), de Primera División. Amonestó a Verdasca (38), Medina (40) y Grippo (82). El Var no se utilizó.

Goles: 0-1, min. 24: Medina. 1-1, min. 28: Verdasca, en propia puerta. 1-2, min. 49: Soro.

Incidencias: Partido amistoso de pretemporada disputado en el campo de Pinilla de Teruel, en una tarde-noche de mucho calor, con 34 grados al inicio del duelo. El césped presentó un excelente estado. En las gradas, alrededor de 1.000 espectadores. La segunda parte se jugó con una escasa luz artificial.

Etiquetas
Comentarios