Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

El Zaragoza busca al gran goleador de todos los años

El club aragonés persigue un delantero que cubra el trono que deja Borja Iglesias y que antes ocuparon Borja Bastón y Ángel

Borja Iglesias.
Borja Iglesias.
Aránzazu Navarro.

Se busca el goleador de todos los años. El Zaragoza casi siempre ha contado con un hombre gol absolutamente diferencial en la Segunda División: Borja Bastón, Ángel Rodríguez, Borja Iglesias... En el curso que ahora se extingue, además, por fin ha encontrado un portero ‘top’ en la competición, Cristian Álvarez. Por eso, la producción de puntos que habitualmente garantiza un artillero ha sido incrementada esta temporada por la aportación de puntos que le ha concedido su guardameta. Como consecuencia, en el ejercicio liguero 2017-18 el Zaragoza ha alcanzado la más alta puntuación desde que cayó a Segunda en 2013 (71 puntos), porque no solo ha sumado desde los goles marcados en la portería rival, sino guardando convenientemente la propia. Portero y goleador, el que detiene los goles y el que los mete, dos posiciones absolutamente determinantes en el fútbol, han estado muy bien cubiertas este año en La Romareda. Dada por hecha la continuidad de Cristian Álvarez, la cuestión reside ahora en encontrar el goleador que recoja el testigo que deja Borja Iglesias, el goleador que surque por los mismos caminos del gol por los que también galoparon con anterioridad Borja Bastón y Ángel Rodríguez, los dinamiteros del Zaragoza en Segunda.

Cayó el Zaragoza a Segunda por última vez en 2013. Entonces hablábamos poco de limites salariales. Quizá porque el nuestro era entonces de los más elevados, con ayudas al descenso y tal. Tiempos previos al adiós de Agapito, con García Pitarch. Esa temporada, el chaval Roger Martí fue el máximo goleador, con 12 goles, muy poco considerando la artillería que llegaría después. El chileno Ángelo Henríquez conseguiría anotar seis goles, uno más que Víctor Rodríguez. La temporada la inició Paco Herrera, experto técnico en Segunda que tampoco obtuvo resultados en Zaragoza. Le sustituyó Víctor Muñoz. La permanencia se vendió como éxito. Nos lo creímos. Al final, decimocuartos, con 53 puntos. El máximo goleador, reiteramos, solo metió una docena de goles.

El Zaragoza busca al gran goleador de todos los años

El verano de 2014 fue movido. Faltó muy poco para desaparecer. Cambió la propiedad. Pese a la enorme deuda heredada, se logró construir un equipo competitivo. Siguió Víctor en el banquillo hasta noviembre, tomando las riendas después Ranko Popovic. Llegaron dos delanteros extraordinarios, Borja Bastón y Willian José. Probablemente una de las mejores duplas de la competición en este lustro. Borja Bastón firmó 22 goles. Willian José solo siete, muy poquitos para la enorme calidad que reúne este futbolista, como ha demostrado después. Para aquilatar la entidad de estos dos artilleros, quizá sean más explícitos los registros que rubricaron en la temporada siguiente en el Éibar y Las Palmas, respectivamente. Ese Real Zaragoza fue sexto en la liga, con 61 puntos. Derribó de forma épica al Girona en el primer cruce del ‘play off’, para caer en la segunda ronda ante Las Palmas. Siete malditos minutos nos apartaron del regreso a la Primera División.

El Zaragoza busca al gran goleador de todos los años

Ángel Rodríguez heredó el trono que dejó Borja Bastón. El canario anotó 11 goles en la temporada 2015-16. Los datos de Alfredo Ortuño también fueron muy destacables, con siete goles, pese a que se desvinculó del Zaragoza en enero. También contribuyeron Manu Lanzarote, con cinco goles, y Dongou, con cuatro. Se marchó Popovic y llegó Carreras. Ahora bien, cualquier registro, cualquier consideración, quedó subordinada al desastre de Palamós ante la Llagostera. Finalizamos en la octava plaza, con 64 puntos. Ojo al dato: con la misma puntuación, Osasuna disputó la promoción a Primera y ascendió.

La explosión goleadora de Ángel vino después, en la campaña 2016-17. Cantó 21 goles absolutamente determinantes en un Zaragoza que vio pasar a tres entrenadores por su banquillo: Milla, Agné y Laínez. El Zaragoza sobrevivió gracias a los goles de Ángel y a la efervescencia inicial de estos tres técnicos. Los tres obtuvieron los mayores réditos en los arranques de sus trayectorias, cayendo después la facturación de puntos de forma súbita. Curiosamente, se abrochó la permanencia sin marcar en Girona (0-0). Un punto para hacer 50 y agarrar la salvación. Decimosextos en la tabla.

El curso que ahora se agota nos enseñó a un delantero fantástico, Borja Iglesias. Un total de 22 goles abrillantan su caminar. Pero, a diferencia de los goleadores antes apuntados, Borja Iglesias no solo finaliza. También ha sido el primer defensa. Probablemente, el mejor defensa. El que fija a los centrales rivales, el que inicia la presión, el que condiciona la salida de la pelota del equipo rival. Jugadorazo. En la entidad del sustituto que encuentre Lalo Arantegui descansa el futuro de un Zaragoza que, eso, sí, se asegura la continuidad de la otra pieza capital, el guardameta Cristian.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión