Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

Zapater se une al club de los 3.000 minutos

El capitán, todo un fijo en el esquema del conjunto aragonés, es la incorporación más reciente a una lista en la que ya figuraban Borja Iglesias, Cristian Álvarez y Eguaras.

Alberto Zapater choca la mano a unos niños durante un entrenamiento a puerta abierta en La Romareda
Alberto Zapater choca la mano a unos niños durante un entrenamiento a puerta abierta en La Romareda
Oliver Duch

Alberto Zapater es una pieza básica en el engranaje del Real Zaragoza. Pocos jugadores de la plantilla pueden presumir de tener un peso similar. Aparte de su influencia en el equipo, consideración que puede estar sujeta a matices más intangibles, la realidad es que, jornada tras jornada, recibe la confianza de Natxo González. Su presencia recurrente en el once le ha llevado a alcanzar los 3.000 minutos de juego (3.037, para ser exactos) tras haber disputado 38 de los 41 partidos de la competición liguera. Tan sólo se ha perdido los choques contra Alcorcón (fue expulsado en Córdoba), Albacete y Lugo (cumplía ciclo de amonestaciones).

La maleabilidad del capitán zaragocista explica su repetida presencia en las alineaciones. Esta temporada, el capitán zaragocista ha convertido su edad en una mera cifra (cumplirá 33 años en apenas dos semanas) y se ha reciclado. Su nuevo encaje en el esquema táctico se ha traducido en el bien de la plantilla. De pivote, su rol tradicional, ha pasado a volante interior en el rombo. Además, su adaptabilidad al lateral derecho, un puesto que no le es desconocido, se sitúa como comodín de emergencia. Esta opción se presentaba plausible contra el Albacete tras la expulsión de Julián Delmás en Cádiz y la duda de su recambio natural, Alberto Benito. Finalmente, el catalán pudo jugar. El compromiso de Zapater con el club de sus amores está fuera de toda duda. El pasado curso, completó todos los partidos de la liga como titular. Un dato reseñable, cuando menos.

 

Borja Iglesias es quien abandera la lista de los jugadores con más minutos a sus espaldas del equipo (3.459). El punta gallego, la indiscutible referencia ofensiva blanquilla con sus 22 dianas, se encuentra en un excelente estado de forma en el momento más avanzado de la temporada. Su triplete ante el Valladolid no hizo sino ratificar una mordiente que está brindando muchas alegrías a la afición.

En la portería, las intervenciones de Cristian Álvarez (3.218 minutos) han sostenido al Zaragoza en las fases más complicadas de los partidos. Han aportado oxígeno en ambientes irrespirables, sostenido pequeñas rentas o puesto los cimientos para la remontada en caso de derrota parcial. El argentino vive una segunda juventud bajo los palos zaragocistas tras desbancar de la titularidad a Álvaro Ratón en la quinta jornada.

Íñigo Eguaras cierra la nómina de futbolistas que han sobrepasado la barrera de los 3.000 minutos. Una cifra asociada a estabilidad y, en su caso particular, a sus 26 años, jerarquía en el juego. Pieza esencial en la identidad futbolística zaragocista, el mediocentro único en el once titular arranca el juego desde la sala de máquinas, desde la posición más retrasada de ese característico rombo. Sus excelentes registros de pases y recuperaciones prueban que, poco a poco, se ha ido acomodando al lugar que le tenían reservado en la plantilla.

Al rendimiento de estos cuatro puntales se están uniendo en los últimos choques futbolistas como Verdasca, cada vez más seguro en labores defensivas y con proyección en zonas más adelantadas del césped, o Papunashvili, que ha dejado atrás la intermitencia y es un jugador eléctrico y peligroso en la zona de tres cuartos. El georgiano, autor de tres goles ante el Albacete, está en pleno proceso de crecimiento.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión