Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

Será el último partido del Real Zaragoza en el Mini Estadi

Poco ha jugado en ese campo el equipo aragonés, pues el del sábado será su tercer partido allí. Y no habrá más. El Mini se transformará en el nuevo Palacio de Deportes y el filial culé se irá a Sant Joan d'Espí.

Un momento del primer partido en la historia de los Barcelona B-Real Zaragoza en el Mini Estadi, en agosto de 2013 (victoria local por 1-0).
Será el último partido del Real Zaragoza en el Mini Estadi
Albert Salamé/HA

El Mini Estadi, réplica en miniatura del magno Camp Nou del FC Barcelona, está a punto de desaparecer, de ser demolido, de ser historia. Tendrá una vida efímera, pues se construyó pegado al gran coliseo azulgrana a principios de los años 80 y fue inaugurado en septiembre de 1982, recién concluido en Mundial de España. Tiene por lo tanto, 36 años. Y ya ha caducado en la ruta vital del club catalán.

Poco ha jugado ahí el Real Zaragoza, por motivos obvios hasta que tuvo lugar el traumático descenso a Segunda de 2013, que aún sigue vigente lejos de la Primera División, su sitio natural. Solo dos veces había coincidido hasta ahora con el filial del Barcelona. La de este domingo próximo, en el final de una nueva liga, será la tercera.

Tercera y última que alberga un partido Barcelona B-Real Zaragoza en el referido Mini Estadi. Por lo tanto, estamos ante un choque con ese toque histórico. El descenso del Barça B a Segunda B provocará que el curso que viene, cuando definitivamente se clausure y se tire al suelo el Mini, los cachorros azulgranas esté en otra dimensión deportiva, fuera del fútbol profesional, sin coincidir con los zaragocistas hasta nueva orden. El momento previsto para el adiós a este feudo deportivo, tras la demora en las obras del nuevo campo para el equipo B de Barça que tiene lugar en su Ciudad Deportiva, es febrero de 2019.

El Barcelona está construyendo un moderno estadio de capacidad similar al Mini (15.000 butacas) en sus instalaciones de Sant Joan d'Espí, en la periferia de la Ciudad Condal. Su nombre, sonoro, está decidido hace tiempo: Johan Cruyff. Y ahí se trasladará toda la actividad de los primeros equipos de la cantera y secciones del club barcelonés. En el solar que ocupa ahora el Mini Estadi, dentro del denominado Espai Barça, al margen de remodelarse diferentes trazas urbanísticas de algunas calles, se construirá un moderno Palacio de Deportes que, asimismo, tome el relevo del uso del viejo y mítico Palau Blau Grana, ya obsoleto y pequeño de capacidad en grado extremo. También habrá una nueva pista de hielo. En definitiva, una readaptación, a base de muchos millones de euros, de las instalaciones básicas del FC Barcelona a los nuevos tiempos en la segunda década del siglo XXI, que cuenta con la connivencia del Ayuntamiento de la ciudad.

En su primera aparición en el Mini Estadi, el Real Zaragoza recién caído de Primera que entrenaba Paco Herrera, el 31 de agosto de 2013, perdió 1-0 en la jornada 3ª con un gol de Nieto. El año siguiente, también al inicio de la liga, en septiembre, el Zaragoza de Víctor Muñoz encajó una estruendosa goleada (4-1) en este escenario a punto de caducar, con dos tantos del luego zaragocista Dongou, otro de Gumbau y otro más de Joan Román, mientras que el tanto de los blanquillos lo anotó Eldin Hadzic. Ese año, el Barça B bajó a Segunda B como colista y vivió dos campañas en ese división de bronce. En la campaña que ahora concluye había retornado a Segunda con ganas de quedarse, pero no lo ha conseguido y de nuevo ha bajado al nivel inferior. Su adiós es precisamente ante el Real Zaragoza.

Los aragoneses, por lo tanto, tienen la opción única de dejar para la historia, para la estadística, algo diferente a una derrota en sus presencias en el Mini Estadi del Barcelona. A la tercera, y ya no habrá más, ha de ir la vencida (nunca mejor dicha la frase hecha).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión