Despliega el menú
Real Zaragoza

Dosificación física al detalle de los jugadores del Real Zaragoza

Borja Iglesias, Benito y Alfaro, con diferentes molestias, trabajaron al margen este jueves. Por su parte, Zapater, Lasure y Guti regresaron al grupo tras su ausencia el día anterior.

Pombo, Benito, Lasure y Delmás, camino de la sala de vídeo en el entrenamiento de este jueves.
Dosificación física al detalle de los jugadores del Real Zaragoza
José Vidal

A solo 23 días para la finalización de la liga regular, que serían 38 si el Real Zaragoza alcanzase la final de la promoción de ascenso a Primera División, el cuerpo técnico y los responsables del apartado físico y médico del equipo aragonés caminan con pies de plomo respecto de las lesiones o pequeñas molestias que manifiestan los futbolistas de la plantilla. Ahora, bien metidos ya en mayo y después de 9 meses de competición, la preparación en ese ámbito es puramente conservardora, son los coletazos últimos del plan establecido desde la pretemporada, allá por julio de 2017. Por ello, ante la disputa de los partidos postreros del curso, los definitivos, no va a correrse el más mínimo riesgo de lesión en ninguno de los componentes del vestuario.

En una semana larga e inusual como es esta, en la que desde el último partido ante el Sporting de Gijón (jugado en sábado) hasta el siguiente en Cádiz, que tendrá lugar el lunes por la noche, van a pasar prácticamente 9 días naturales, es un buen momento para aliviar fatigas y mitigar ligeros dolores en varios de los protagonistas del Real Zaragoza. Por eso, la pauta de entrenamientos es diferente en muchos casos.

Este jueves, tras una sesión de vídeo ordinaria, tres jugadores se han marchado al vestuario, al gimnasio, sin ejercitarse con el resto: Borja Iglesias, Benito y Alfaro. Respecto del entrenamiento del día anterior, otros tres sí que se han reincorporado al grupo: Zapater, Lasure y Raúl Guti. No hay prisa ni presión para pulir el estado físico de los tocados de cara al duelo del Carranza, para el que aún restan casi 5 días. Se trata, sobre todo, de paliar molestias y de evitar que pueda surgir una inesperada y perjudicial lesión de alguna pieza clave en el esquema táctico de Natxo González.

Por ello, si no hay novedad negativa en las próximas 72 horas (largo trecho), el técnico vasco dispondrá de todos los futbolistas en condiciones de ser incluidos en la convocatoria para el viaje del domingo hacia Cádiz. La única excepción, sabido es, será Grippo, suya lesión de rodilla transcurre por un buen camino en su más delicado proceso de rehabilitación, que podría dejarlo apto para volver a jugar en pocos días.

Etiquetas
Comentarios