Despliega el menú
Real Zaragoza

El encuentro de las mejores rachas

Real Zaragoza y Sporting de Gijón, que se enfrentan el próximo sábado en La Romareda, presentan los números más poderosos y efectivos de la segunda vuelta.

Borja Iglesias, jugador del Real Zaragoza y Michael Santos, jugador del Sporting de Gijón.
Borja Iglesias, jugador del Real Zaragoza y Michael Santos, jugador del Sporting de Gijón.

Real Zaragoza frente a Sporting de Gijón. O lo que es lo mismo: un careo entre las dos mejores tendencias de la Segunda Divisióna lo largo de la segunda vuelta de la liga. Se trata, por tanto, de un encuentro de pesos pesados, del choque de los dos equipos más poderosos y efectivos del momento, a juzgar por los números que acreditan aragoneses y asturianos durante este tramo de la competición.

Saca un escaso cuerpo de ventaja el Sporting de Gijón en esta toma de medidas. Han sumado los gijoneses en su casillero 38 puntos, ante los 35 que presenta el Real Zaragoza, un registro que también acredita el Rayo Vallecano, la tercera escuadra de este campeonato que también avanza a una sostenida velocidad de crucero. El Real Zaragoza ha vencido en este intervalo de la liga, una vez pasado el ecuador, en once ocasiones, mientras que el Sporting se ha impuesto en doce partidos en dicho periodo.

Quizá haya que apuntar, asimismo, en esta aproximación inicial al partido del próximo sábado, que el Sporting cuenta con un mejor balance entre goles encajados y anotados. Su diferencial es mayor que el del Real Zaragoza: + 19 frente a + 11.

Dictadas estas primeras pinceladas, que, por supuesto, no agotan el examen, se puede hablar de otros matices que juegan en sentido opuesto; es decir, en favor del Real Zaragoza, aunque sea por diferencias estrechas o incluso por cuestiones intangibles.

Por ejemplo, el Real Zaragoza cuenta en sus filas con un ariete de mayor potencia de fuego: Borja Iglesias. El delantero gallego ha anotado 17 tantos, mientras que Michael Santos, el mejor goleador del Sporting, acumula 16 goles en su cuenta.

El partido de la primera vuelta, que se disputó en El Molinón, puede ser otra referencia que diga algo en favor del bloque aragonés. Entonces, en el mes de diciembre, cuando se cumplía la jornada decimoséptima y el Real Zaragoza todavía no había alcanzado el nivel competitivo que ha adquirido durante la segunda vuelta, fue capaz de derrotar al Sporting. Lo hizo por medio de Julián Delmás, que anotó el gol de la victoria a la salida de un córner.

Es posible que aquel triunfo de El Molinón no fuera sólo fruto de los caprichos del fútbol, de la inspiración puntual de Delmás, que anotó su único gol de la temporada, o de que el Sporting sufriera una tarde negra, negada ante la puerta contraria. A veces el Real Zaragoza se comporta de modo sorprendente frente la dificultad cantada.

Ante este tipo de encuentros de exigencia máxima, el Real Zaragoza puede alumbrar cierto orgullo y carácter histórico, una veta más o menos escondida de su idiosincrasia como club; pero que aquí se sabe que existe. Este rasgo va más allá de un equipo concreto u otro. Trasciende a las formaciones. Tiene que ver, más bien, con la camiseta y el escudo, fijos en el tiempo.

El famoso entorno también pesará el sábado en favor del Real Zaragoza. Soplará de su parte el viento de la grada. La afición de La Romareda se predispone a crear un ambiente extraordinario. Este lunes ya hubo filas ante las oficinas del club para adquirir entradas. Con toda seguridad, el estadio ofrecerá un aspecto magnífico, de lleno a primera vista, fondo extraordinario para los tiros de cámara de las televisiones y alimento de primer orden para aquellas cuestiones que tienen que ver con las negociaciones y ventas de derechos conjuntos de televisión.

Si el Sporting de Gijón mira al Real Zaragoza desde la altura que le brinda la clasificación es, fundamentalmente, por la diferencia de rendimiento entre unos y otros durante la primera vuelta del campeonato. En este momento podría decirse otra cosa: que se trata de bloques parejos, de fuerzas semejantes, de pares en el rango, de iguales en la lucha. Basta apuntar a este respecto que un triunfo aragonés en la tarde del sábado equivaldría a una igualdad prácticamente absoluta entre los dos equipos que han exhibido mejor comportamiento una vez que se dobló la esquina y arrancó la segunda vuelta.

Etiquetas
Comentarios