Despliega el menú
Real Zaragoza

Grippo, como un zaragocista más, en tranvía al fútbol

El central suizo, baja ante el Almería por la lesión de rodilla en Vallecas, sorprendió a los aficionados que acudían a La Romareda una hora antes en el transporte público.

Grippo, con su camisa verde y la férula protectora de la rodilla por encima de los pantalones, baja del tranvía y camina hacia La Romareda.
Grippo, como un zaragocista más, en tranvía al fútbol
HA

En los tiempos que corren en el fútbol profesional, no es habitual la imagen que protagonizó Simone Grippo este sábado a eso de las 3 de la tarde, una hora antes de comenzar el partido Real Zaragoza-Almería en La Romareda. El central suizo, baja en la convocatoria del equipo zaragocista por la lesión de rodilla, importante, que sufrió el pasado fin de semana en Madrid ante el Rayo Vallecano, sorprendió a buen número de aficionados blanquillos cuando se subió al tranvía en el centro de la ciudad para acudir al estadio.

Grippo, con una llamativa férula externa que protege la estabilidad de la rodilla dañada por encima de los pantalones, compartió transporte público con quienes, a esa hora, acudían al fútbol como hacen habitualmente, en el tranvía. El defensor helvético se bajó en la parada de La Romareda, frente al Hospital Miguel Servet, y caminó como un hincha más hasta las puertas del campo.

Quizá haya algún lector, poco cercano al día a día del mundillo del fútbol de élite, que pueda llegar a preguntarse dónde está lo noticioso en este gesto de Grippo. Le responderán los que sí conocen cómo rigen los usos y costumbres de futbolistas, técnicos, dirigentes y demás habitantes del 'planeta fútbol' en los últimos años, no solo en Zaragoza, sino en muchas y diversas ciudades. Generalmente, bastante alejados de lo normal, de lo ordinario, de lo mundano. La noticia está en la propia noticia. En que un jugador profesional acuda al fútbol en el tranvía como uno más. En esto ha derivado la burbuja del viejo balompié.

Etiquetas
Comentarios