Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Real Zaragoza

El estado de las tarjetas, ante el esprint final del Real Zaragoza

La mayoría de los titulares de Natxo llegan a las puertas del último cuarto de liga sin riesgo serio de ser sancionados por acumulación. Eguaras es hoy el único problema.

Actualizada 13/03/2018 a las 11:18
Tarjeta amarilla que le mostró Arcediano Monescillo a Papunashvili en el partido de Granada.HA

La plantilla del Real Zaragoza llega a las 12 últimas jornadas en una situación bastante aliviada respecto de la acumulación de tarjetas amarillas y el consiguiente riesgo de tener jugadores sancionados en partidos clave. La mayoría de los titulares de Natxo González en la última fase de la liga, donde el equipo ha mantenido una estructura muy estable en sus alineaciones coincidiendo con el repunte positivo en la clasificación en grado superlativo, acometerán el esprint final del torneo sin serio riesgo de acabar castigados con un partido de suspensión por haber llegado a la quinta amarilla de sus respectivos ciclos.

Solo hay una excepción, la de Eguaras. El mediocentro navarro es uno de los advertidos de sanción desde hace dos meses, pues vio la cuarta en Granada y desde entonces se mantiene en capilla. Sobre el eje del juego en la medular zaragocista gravita, por lo tanto, el único problema serio al respecto en estos momentos. Circunstancia que quizá sea tema de conversación en el cuadro técnico ante lo que se puede estar avecinando en la pelea por el ascenso a Primera División en el último cuarto de la temporada.

Junto a Eguaras, hay otros dos futbolistas más con 4 amarillas: Verdasca y Delmás, en su momento titulares pero, en el último mes de acelerón del Real Zaragoza, fuera de los planes principales de Natxo.

El siguiente grupo, el de las 3 amarillas, lo conforman Oyarzun, Papunashvili y Perone. Los dos primeros, no forman parte del núcleo duro de titulares para el entrenador vitoriano. El caso del central brasileño, convertido en un refuerzo invernal de primer orden por su rápido encaje en el mecanismo del equipo, sí que tiene puede tener mayor importancia en estos momentos, pero por ahora aún tiene cierto colchón de aguante hasta que pueda llegar el inconveniente. (Perone ha visto dos tarjetas desde su llegada al Zaragoza, pero traía una acumulativa de su primera vuelta en Tarragona).

Con solo 2 amarillas, lejos del castigo, se hallan Raúl Guti, Febas, Buff, Mikel González, Vinícius y Toquero.

Con una sola amonestación se encuentran Cristian Álvarez, Benito, Lasure, Zapater y Ángel Martínez (Jesús Valentín se marchó al Córdoba en enero con una amarilla también). 

Y limpios por completo de tarjetas están Borja Iglesias, Pombo, Grippo, Javi Ros, Ratón y Alfaro.

Este statu quo favorable, en líneas generales, para los intereses zaragocistas es una derivación del ritmo cadencioso con el que este año han visto las amonestaciones los jugadores blanquillos, un equipo noble que no ha sido protagonista nunca de partidos cargados de penalizaciones disciplinarias. Es el fruto de su propia idiosincrasia futbolística, tendente siempre a la creatividad y jamás a la destrucción y el caminar por los límites de reglamento en tareas defensivas.

Ese referido ritmo lento en el acarreo de amonestaciones favoreció en su día que la primera vuelta acabase este año con un solo jugador castigado por 5 amarillas: Verdasca, que tuvo que descansar por este motivo en Almería en la 15ª jornada. El momento más delicado, por goteo, iba a llegar por naturaleza propia de las cosas en el inicio de la segunda vuelta. Se sabía y así fue. Y el Real Zaragoza ha manejado con buena mano esa inevitable catarata de castigos por acumulación de tarjetas.

Borja Iglesias cayó y no pudo jugar en Granada. Después fue Zapater el damnificado y se perdió el duelo contra el Lugo. El siguiente en la lista de la penitencia fue Javi Ros, que pagó su pena en Tarragona. Y, como es sabido, en el último partido ante el vicecolista Lorca, fueron dos los zaragocistas que se limpiaron las tarjetas tras ver la quinta en Soria: Grippo y Pombo. 

Es, probablemente, la temporada en la que el Real Zaragoza llega menos abollado al final de la liga en el apartado disciplinario. Si Eguaras saliera del corredor de las 4 amarillas y entrase inmaculado en los últimos dos meses de competición, el horizonte en este sentido estaría muy despejado.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo