Real Zaragoza

Nuevos rostros para el once

Mikel González regresará al once contra el Lorca. Febas volverá también ante la lesión de Buff. Más abierto está el recambio de Pombo en ataque: Papunashvili y Vinícius optan.

Mikel González, en un entrenamiento del Real Zaragoza.
Mikel González, en un entrenamiento del Real Zaragoza.
Toni Galán

Por primera vez desde que el Real Zaragoza metió el turbo en su dinámica, Natxo González afronta una semana de preparación de partido marcada, principalmente, por varias bajas. Al equipo se le ha acumulado contratiempos de diferente naturaleza en apenas unos días que afectan directamente a la línea de continuidad que el técnico vitoriano había impuesto en la segunda vuelta. Si algo ha caracterizado al equipo aragonés durante este periodo de reacción es la estabilidad de sus alineaciones y de su modelo de juego. Prácticamente, el Zaragoza no ha debido tocar pieza alguna, salvo ciertas excepciones por sanciones puntuales o molestias, como fue el caso de Zapater, Guti o Javi Ros. O el mismo Febas en Soria hace unos días.

Esta semana, mientras se cocina el partido contra el Lorca, esto va a cambiar. Este partido va a suponer una vara de medir la gestión de los secundarios por parte de Natxo González. Va a tener que introducir tres cambios forzados en la alineación, y, durante esta semana, ya se adivinan certezas en este sentido.

Mikel González será el relevo del sancionado Simone Grippo. El suizo se había soldado con Bruno Perone al eje de la defensa desde el mismo debut del zaguero brasileño. Ambos habían conformado una pareja sólida en la defensa del área propia, cerrando, vistos los resultados y el funcionamiento general del equipo, la puerta de la titularidad a un peso pesado como Mikel González. Desde su lesión antes de Navidad, en Valladolid, el central vasco no es titular. Ha aparecido en momentos puntuales en los últimos partidos como herramienta de Natxo González en los minutos finales para incrementar la seguridad defensiva y proteger el espacio aéreo del equipo ante los ataques directos propios de esos momentos últimos de los encuentros en un rival en desventaja. Contra el Lorca, Mikel volverá a pisar el once. También apunta a hacerlo Febas, quien recuperaría así la plaza que perdió en Soria en la mediapunta tras una semana de problemas físicos y poco entrenamiento por culpa de unos dolores en la zona del psoas.

Natxo llevaba ya un par de semana meditando darle la oportunidad a Buff y estas molestias de Febas le animaron definitivamente a ello. Ahora, el relevo será a la inversa. El futbolista suizo se recupera de una bursitis en la rodilla derecha. Evoluciona bien y este miércoles se le vio caminar con normalidad camino del gimnasio. Su lesión no es grave y sus sensaciones son buenas. Quiere estar contra el Lorca, pero difícilmente lo hará como titular. Natxo González no va a forzarle y si es necesario lo guardará una semana más.

El relevo de Pombo

Más abierto está, a estas alturas de la semana, el relevo de Pombo como acompañante de Borja Iglesias en la delantera. Hay dos candidatos: Vinícius y Papunashvili. El georgiano suma tres partidos sin minutos tras ser suplente y pasar un proceso febril, pero lleva dos semanas trabajando notablemente y podría ser el elegido. No obstante, Natxo observa también en Vinícius cualidades colectivas más semejantes a Pombo. El técnico vitoriano decidirá en los que resta de semana.

Además de Pombo, Grippo y previsiblemente Oliver Buff, la cuarta baja con la que contará el Zaragoza contra el Lorca es Javi Ros, lesionado.

Etiquetas
Comentarios