Despliega el menú
Real Zaragoza

Febas no se entrenó este lunes para no jugar con fuego con su mano dañada

El leridano, que formó parte del equipo ante el Oviedo con una férula especial para proteger el dedo roto de la mano derecha, trabajó en solitario para evitar riesgos.

Aleix Febas es saludado por Natxo González en el momento de su cambio, en el minuto del partido ante el Oviedo este domingo. Su mano derecha se ve protegida por la férula azul que le permitió jugar.
Febas no se entrenó este lunes para no jugar con fuego con su mano dañada
Toni Galán

Máxima precaución con la mano dañada de Aleix Febas. El centrocampista leridano, que se rompió el dedo pulgar en una mala caída la pasada semana en Tarragona y jugó, por ello, con una férula especial este domingo frente al Oviedo, no se entrenó con el grupo en el trabajo pos partido de este lunes para evitar riesgos innecesarios en la rehabilitación de la fractura ósea, que necesita de su tiempo para soldar y que no queden secuelas.

Febas fue titular ante los ovetenses y estuvo en el campo hasta el minuto 65, cuando fue sustituido por Buff. En su extremidad superior diestra se apreció la protección azul que le permitió ser alineado por Natxo González en la importante plaza del mediapunta, la cabeza ofensiva del rombo del medio campo. No es cuestión de jugar con fuego y, dadas las características de la sesión preparatoria posterior a los partidos, más tendente a la tonificación muscular que a los preparativos de la siguiente cita liguera, a Febas se le ha dado un día de calma y de peligro cero que, unido a la jornada de fiesta del martes, le hará llegar al miércoles con 48 horas más de proceso de reparación de la mano lesionada.

Etiquetas
Comentarios