Despliega el menú
Real Zaragoza

Pombo, tres goles de oro para tres victorias medicinales

El 3-2 al Rayo, el 1-0 al Tenerife y el 1-0 al Córdoba fueron manufacturados por el canterano, alma máter ofensiva del Real Zaragoza en la necesidad de La Romareda.

Jorge Pombo, en la celebración del gol del pasado viernes frente al Córdoba.
Pombo, tres goles de oro para tres victorias medicinales
José Miguel Marco

Jorge Pombo es un santo para el Real Zaragoza de las últimas jornadas. Sus goles son de oro de 24 kilates. El oxígeno de la vida del equipo últimamente.Tres tantos suyos han dado forma a los tres triunfos providenciales vividos en La Romareda desde el Pilar hasta hoy, en los últimos tres meses y medio.

A saber: aquel 3-2 definitivo frente al Rayo Vallecano, el 11 de noviembre; el 1-0 final de hace 15 días en la visita del Tenerife; y, este pasado viernes, el idéntico 1-0 con el que el Zaragoza derrotó al Córdoba. Tres dianas preciosas por su valor, tres golpeos con la bota derecha de Pombo para mantener las constantes vitales zaragocistas en unos parámetros de salud suficientes como para seguir pensando en que es posible pasar de la zozobra a una racha ilusionante en cualquier momento, ahí donde Natxo González y Lalo Arantegui, entrenador y director deportivo, subrayaron recientemente que aguardan ese día en el que la marcha del equipo gire hacia caminos más apacibles y serenos.

Si este sueño, este deseo, estas ansias son posibles a las puertas de febrero es, en gran medida, gracias a los goles ganadores de Pombo. Tres fogonazos del '8' zaragozano que han adquirido un valor extraordinario por su inequívoca relevancia.

El primero de ellos, aquel frente al Rayo, lo anotó Jorge saliendo del banquillo, en una tarde afortunada que se había tornado oscura tras perder una ventaja de 2-0 en el segundo tiempo ante el empuje vallecano. Pombo lo arregló, a pase de Borja Iglesias, en el minuto 78.

El segundo, el solitario tanto frente al Tenerife el pasado día 13, fue gestado por el canterano desde el borde del área, asistido de nuevo por Borja Iglesias, cuando el partido nacía, en el minuto 6. Al final, fue suficiente para sumar los cruciales 3 puntos de ese día fronterizo con problemas mayores.

Y el tercero, el más reciente y fresco en el recuerdo, es el de este viernes. En una trama similar al partido frente a los tinerfeños, el gol de Pombo en la primera parte del choque ante el Córdoba (minuto 18), en una excelente asistencia al hueco del capitán Zapater, también acabaría siendo el pasaporte del éxito en otra noche de enorme responsabilidad para el grupo.

Esos tres goles de Jorge Pombo significan, en el cómputo de la cosecha numérica pura y dura del caso, 6 puntos en el haber del Real Zaragoza. Sirvieron todos ellos para cambiar el empate por el triunfo mínimo. Saltos cuantitativos de gran trascendencia por sí mismos que, además, acarrean efectos secundarios positivos para el ambiente y la moral del vestuario y del entorno del equipo.

Así se escribe la historia reciente, el presente del Real Zaragoza. Con la cantera y el producto autóctono tirando del carro inesperadamente. Porque, entremedias de esta triple carambola dorada de Pombo, el equipo también ganó 0-1 en Gijón gracias a un tanto victorioso de Delmás; y logró salvar un punto frente al Barcelona B en La Romareda al obtenerRaúl Gutiel 1-1 después de que los filiales culés se hubieran adelantado peligrosamente en el tanteador. Con Lasure emergiendo en el lateral izquierdo, con el capitán Zapater siendo el mejor ante el Córdoba en su papel de timonel anímico y ejemplar sobre el césped... Al Real Zaragoza, el pulso se lo están manteniendo en ritmo de vida los muchachos de la tierra. Una realidad palpable.

Etiquetas
Comentarios