Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

¿Cuantos domingos jugará el Real Zaragoza de aquí a junio?

Ninguno de los 4 partidos datados en enero por la LFP los disputará el cuadro zaragocista en el día emblemático del fútbol tradicional: dos en sábado y dos en viernes.

Búscate en La Romareda durante el Real Zaragoza - Cádiz
Búscate en La Romareda durante el Real Zaragoza - Cádiz
Toni Galán

El año 2018 comienza para el Real Zaragoza con cuatro partidos ubicados por la Liga de Fútbol Profesional (LFP) fuera del día emblemático del fútbol en España desde tiempos inmemoriales, el domingo. Es decir, todos los de enero. El primero, este sábado en La Romareda (20.30) ante el Barcelona B. El segundo, repitiendo franja horaria el sábado que viene ante el Tenerife. El tercero, en el campo del Granada, el viernes 19, a las 21.00. Y el cuarto, recibiendo al Córdoba en el estadio zaragozano el viernes 26, también a las 9 de la noche.

El motivo, sabido es, se centra sobre todo en la elección de las plataformas de televisión, que tienen en el Real Zaragoza el chollo de la audiencia en el negocio de la Segunda División en los últimos tiempos. Nadie tira tanto del carro del público como el club aragonés en la ventanilla de la categoría de plata. Y, como ahora el fútbol se rige por parámetros prioritarios relativos a su seguimiento a través de la pantalla televisiva y es la propia LFP la que ostenta el monopolio de la designación de días y horas para la disputa de cada duelo oficial, el Zaragoza vive cautivo de esa penitencia.

Como la prevalencia en la elección la tiene, ahora mismo, la cadena Gol, ésta es la que suele optar casi siempre por televisar (en abierto, sin necesidad de pago extraordinario) los choques de los blanquillos y colocarlos en su parrilla en los puntos donde más le renta a sus intereses: sábados por la noche, viernes a última hora del día e, incluso, los lunes al final de la jornada. Estas tres posiciones han sido mayoritarias en el tramo disputado de liga hasta ahora, el que ha abarcado la parte final de 2017.

Hace mucho tiempo, desde que la modernidad se instauró en la liga española, que el fútbol de los domingos después de comer, con el café y sus aderezos como preámbulo en los bares de alrededor, quedó relegado a la rareza, a lo extraordinario.

El Real Zaragoza ha sido instado en lo que va de competición a jugar 4 partidos en viernes: en Tenerife, Lugo y Almería, fuera de casa; y ante la Leonesa, en La Romareda.

Al lunes fueron llevados 2 de sus encuentros, ambos lejos de Zaragoza: en Oviedo y Huesca.

El sábado fue el día de disputa de 5 partidos más: en Sevilla y Albacete, a domicilio; y tres en casa, frente al Rayo Vallecano, Reus y Cádiz.

También fuera del domingo, por tratarse en este caso de jornadas intersemanales, jugó el Real Zaragoza en días extraños: un miércoles en Lorca y un martes en Valladolid.

Total, que solo 7 partidos de los 20 ya dirimidos hasta hoy fueron en domingo: dos de ellos fuera, en Córdoba y Gijón, y cinco en La Romareda, ante Granada, Alcorcón, Nástic de Tarragona, Numancia y Osasuna.

De estos siete, solo uno de ellos tuvo el viejo sabor del domingo tras la sobremesa: el jugado en septiembre contra el Alcorcón, que fue a las 4 de la tarde, lo más parecido a la tradición ya perdida y demolida por los nuevos modos de la industria del fútbol. La televisión ha derivado en que el Real Zaragoza esté abonado a los partidos nocturnos, a salir de los estadios a altas horas de la noche, a veces madrugada (varias veces han comenzado a las 22.00 o las 21.30).

¿Cuántos partidos jugará en lo sucesivo el Real Zaragoza en domingo? Y, de ellos, ¿cuántos serán a las 4 o, a lo sumo, a las 6 de la tarde y no por la noche? Cabe colegir que no serán muchos, vista la evolución de las preferencias de la LFP y las empresas de televisión que definen estas cuestiones. Porque, de hecho, la mayor parte del pequeño paquete de duelos que ha jugado el Zaragoza en la fecha dominical en la primera vuelta fueron antes de mitad de octubre. A partir de ahí, cuando los experimentos en viernes, lunes y sábados dieron buenos réditos de audiencias a los interesados, al cuadro zaragocista le empezaron a llover estas datas en sus compromisos ligueros y los domingos se quedaron fuera de su calendario, con la única excepción del partido de Gijón.

Lo que anuncia el calendario establecido para el presente enero va por esos derroteros: el Real Zaragoza puede estar ante una segunda vuelta llena de partidos con luz artificial, de noche, en días laborables o, en su defecto, en sábado.

En cierto modo, no deja de ser una contradicción que la propia LFP, que maneja la ubicación de los choques de los zaragocistas con criterios de negocio y la aleja de la mejor franja horaria para la afición, que es la primera hora de la tarde dominical, luego ofrezca pluses de ingresos a través de la venta de abonos y de la cantidad de abonados/socios que presentan los clubes y SAD cada temporada. Son dos cuestiones que chocan, pues si la afición tuviera la seguridad -como en tiempos pretéritos- de que la mayor parte de las jornadas se iban a jugar en La Romareda a las 4 o las 6 de la tarde de los domingos, el volumen de fieles con abono (niños, personas mayores, seguidores que viven en pueblos más o menos alejados de la capital…) sería mucho mayor del que ahora es.

Resulta obvio que, fuera del marco de la tarde del domingo, la disponibilidad de muchos es nula por cuestiones personales. Son las paradojas de un asunto que, como se ve, no es cualquier cosa en los planes de muchos clubes, entre ellos este Real Zaragoza que sigue habitando la Segunda División.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión