Despliega el menú
Real Zaragoza

Aprobadas por unanimidad las cuentas y la gestión del Real Zaragoza

El club aragonés ha presentado unos beneficios contables de 1,1 millones de euros y una reducción de la deuda de 23,3 millones en las últimas tres temporadas.

Junta General de Accionistas del Real Zaragoza celebrada en el edificio Caixaforum
Junta General de Accionistas del Real Zaragoza celebrada en el edificio Caixaforum
Oliver Duch

La Junta General de Accionistas del Real Zaragoza ha aprobado por unanimidad, con el voto aprobatorio de todo el capital social presente (88%), las cuentas anuales y la gestión correspondientes al ejercicio 2016-2017. El club, de la mano de Fernando Rodrigo, consejero del área económica, ha detallado la situación contable y patrimonial, presentando un resultado del ejercicio positivo, con 1,1 millones de euros de beneficio y la reducción de la deuda neta al umbral de los 83 millones de euros y la deuda con terceros (descontando las aportaciones mediante préstamos participativos de los patronos de la Fundación Zaragoza 2032) de 70 millones. Este pasivo refleja una disminución de 23,3 millones de euros desde el ejercicio 13-14, momento en el que la actual propiedad asumió la gestión de la SAD. Muy lejos quedan los 140 millones de euros con los que el Zaragoza de Agapito Iglesias solicitó concurso voluntario de acreedores en 2011.

Según las previsiones del club, la estructuras de ingresos y gastos recurrentes (sin considerar beneficios por la venta de futbolistas) en Segunda le permiten generar un millón de euros. Como ha reconocido el presidente Cristian Lapetra, “en la actual categoría tardaríamos 60 años en pagar la deuda, la única forma de reducir esos plazos es con un ascenso a Primera División”. Las posibilidades de ingresos en un escenario de regreso a la élite son la salida rápida a la aún compleja situación económica del Real Zaragoza, fuera ya de la unidad de cuidados intensivos, pero pendiente todavía de recuperación: solo la Primera División es garantía plena de futuro.

 

La Junta General ha transcurrido en una normalidad inédita en la era de la sociedad anónima del Real Zaragoza. No solo las cuentas y la gestión se han aprobado con unanimidad, sino que, de modo insólito, no han recibido abstenciones ni tampoco los accionistas han reclamado turno de preguntas ni han interpelado cuestiones diversas al Consejo, como siempre ha sido habitual. De hecho, la sesión apenas ha alcanzado la hora de duración.

Entre los aspectos más destacados, el Real Zaragoza ha dado a conocer con más detalle los términos de la modificación del convenio singular suscrito con Hacienda el pasado verano, cuando se negoció una suavización de las anualidades que no afectaba ni a la cantidad pendiente de pago ni a los plazos. De este modo, el Zaragoza, en lugar de pagar 4 millones de euros anuales a la AEAT por esa deuda histórica, pagará 1,5 millones en el vigente ejercicio y 1,2 millones en cada uno de los dos siguientes (18-18 y 19-20). El Zaragoza también ha anunciado que, en esas fechas, en el mes de julio, la Fundación Zaragoza 2032 registró una nueva aportación de 8 millones de euros para acometer diferentes compromisos de pago.

Para la presente temporada, el Zaragoza estima un presupuesto de unos 15 millones de euros, tal y como recogen la previsión de cifra de negocio aprobada por la Liga de Fútbol Profesional. El club ha estabilizado, en este sentido, su punto de equilibrio entre ingresos y gastos recurrentes. Las cuentas presentadas este lunes recogen una cifra de negocio de 15,2 millones, un incremento de 0,7 millones respecto al ejercicio 15-16 que se ha sustentado en una mejora de los derechos de televisión y de los ingresos procedentes de los abonados. Exceptuando los clubes recién descendidos, con ayudas de la Liga, el Zaragoza es el equipo de Segunda con mayor cifra de negocio.

Tres datos han resaltado en la exposición de Fernando Rodrigo. Por un lado, se ha desvelado que la rescisión de contrato de Sergio Gil en verano de 2016 le supuso al club 250.000 euros. Además, se ha reconocido un pagaré del Real Madrid aún pendiente de cobro de 1,25 millones de euros (traspasos de Vallejo y Darío Ramos) y se han destinado 0,53 millones de euros a provisiones de gastos por el litigio derivado de las irregularidades fiscales de la resolución del contrato de Peter Luccin en 2010.

Los derechos de televisión constituyen la principal vía de entrada de dinero del club, como es, por otra parte, la tónica general, ya se hable de Primera o de Segunda. En términos redondos, en el Real Zaragoza significan en este momento casi el 50% del total de ingresos: unos 7 millones de euros por campaña. Diversas acciones de márquetin y publicidad, la venta de abonos y las taquillas explican, en gran medida, el resto de ingresos del Real Zaragoza, uno de los clubes de Segunda con mayores capacidades en estos parámetros. Los abonados aportan con sus cuotas alrededor de 3,5 millones de euros. Márquetin y publicidad se mueven en cifras similares, cerca de los 3,5 millones.

En el apartado de gastos, los costes se han reducido unos 800.000 euros respecto al ejercicio previa, una política de contención de gasto que ha estado en constante presencia en el discurso del Consejo de Administración y que fija las pautas de actuación de la política de saneamiento patrimonial que está aplicando el club.

Etiquetas
Comentarios