Despliega el menú
Real Zaragoza

Natxo planea un nuevo giro de tuerca al once

Febas y Eguaras suman enteros para recuperar el puesto en la alineación tras su sorprendente ausencia en Huesca. La lesión de Benito abre de nuevo la puerta a Delmás.

Natxo González, en un entrenamiento de esta semana en la Ciudad Deportiva.
Natxo González, en un entrenamiento de esta semana en la Ciudad Deportiva.
Aránzazu Navarro

Natxo González es un entrenador que siempre deja un matiz propio y diferente en cada alineación. En función de los estados de forma de sus jugadores, de la identidad del adversario o del escenario del partido, el técnico introduce una modificación táctica determinada en el once titular. Si juega Oyarzun de lateral izquierdo, la teoría dice que el equipo será más profundo por los costados. Si el elegido es Ángel Martínez, la idea de partida será más defensiva y de control. Hablando, siempre, de conceptos tácticos teóricos, en los que influyen los perfiles propios de cada futbolista. Luego, el desarrollo del partido y sus múltiples aristas determinan si el plan inicial se puede desarrollar o no según lo planteado.

El último ejemplo fue en Huesca. Natxo González, como ya hizo en Lorca, decidió apostar por el músculo sobre las ideas. La alineación de Guti y Ros, tras casi un mes sin jugar, por delante de Febas y Eguaras dejaban claro de partida las intenciones del equipo. Su objetivo era juntar un once de batalla, poderío en la segunda jugada e intensidad. Sin embargo, el Huesca fue más rápido, fuerte y contundente en los duelos individuales. Como consecuencia, también en los colectivos.

El importante partido de este sábado frente al Rayo Vallecano no será una excepción. Natxo González planea un nuevo giro de tuerca al once, en el que el regreso al lateral derecho de Julián Delmás será una de las modificaciones obligadas. El esguince de tobillo de Alberto Benito, que regresó a la titularidad en Huesca, permitirá que el joven canterano recupere su puesto en el carril del '2'. Delmás cumplió con nota alta durante la anterior lesión de Benito y cuenta con la confianza plena del cuerpo técnico zaragocista.

Otros dos nombres que gravitan durante la semana en la pizarra de Natxo González son los de Aleix Febas e Íñigo Eguaras, dos piezas elementales en la identidad futbolística del Zaragoza. Su suplencia en Huesca supuso la primera piedra de la derrota zaragocista, muy marcada por la pérdida de personalidad futbolística del equipo.

Febas y Eguaras representan los principales exponentes del juego que viene macerando Natxo González desde la pretemporada, ese que apuesta por el pase y el control como elementos vertebradores. Recuperarlos para la causa ante el Rayo Vallecano, un rival que también basa su propuesta en el balón, es una posibilidad bien ponderada por el cuerpo técnico durante la semana.

No ha repetido alineación

Los cambios de Natxo semana a semana dejan un dato cristalino: no ha repetido once dos jornadas seguidas en ningún momento de la temporada. Como mínimo, siempre ha realizado una modificación en la alineación, aunque lo habitual es que introduzca dos, tres o incluso cuatro cambios por partido. Borja Iglesias es el único jugador que ha estado en las 13 alineaciones titulares, mientras que él y Toquero son los únicos que han participado algún minuto en todas las jornadas. Zapater, Buff y Febas han disputado 12 encuentros, mientras que Verdasca y Eguaras han jugado 11. Las rotaciones implican que todos los jugadores de la primera plantilla, a excepción de Vinicius y Lasure, hayan sido alguna vez titulares.

Etiquetas
Comentarios