Despliega el menú
Real Zaragoza

Tres protagonistas con las camisetas cambiadas

Camacho, Jesús Valentín y Vinícius vivirán en derbi aragonés este lunes con los equipos invertidos respecto del pasado.

Antes y después de Camacho, Jesús Valentín y Vinícius, con las camisetas de Real Zaragoza y el Huesca en sus respectivas carreras.
Tres protagonistas con las camisetas cambiadas
HA

El azulgrana Juanjo Camacho y los zaragocistas Jesús Valentín y Vinícius Araújo viven este partido SD Huesca-Real Zaragoza del próximo lunes con un paladar diferente al resto. Con sabores mezclados. Sin la claridad de gusto del resto de contendientes. El motivo es que los tres protagonistas fueron jugadores del equipo rival en un momento determinado de sus carreras respectivas. En el caso de que sus entrenadores así lo designen, vestirán dentro de unas horas las camisetas cambiadas respecto de su pasado.

Lo de Camacho, capitán y emblema de los oscenses desde hace 12 temporadas (llegó a El Alcoraz en 2006, aunque tuvo un lapso de un año en el Vecindario canario) es algo ya crónico en este sentido. De hecho, el centrocampista ofensivo zaragozano solo ha disputado este tipo de partidos oficiales entre azulgranas y blanquillos como jugador del Huesca. Su periplo en el Real Zaragoza, que abarcó en el primer equipo desde 1999 hasta 2006, con cesiones intermedias al Recreativo de Huelva y RM Castilla (aquellas cosas raras que hacía Pedro Herrera con algunos canteranos en circunstancias poco razonables, casos de Longás al Barça B o Goni al propio filial madridista), ocupó un espacio temporal sin enfrentamientos contra el Huesca.

Los casos de Jesús Valentín y Vinícius son más recientes y, obviamente, en sentido contrario. Primero en Huesca y ahora en Zaragoza. El central canario ya palpó estas sensaciones el año pasado, cuando fue fichado en el mercado invernal de enero en medio de los primeros síntomas de crisis profunda del cuadro zaragocista. Para el punta brasileño, esta va a ser su primera experiencia con los papeles invertidos.

Valentín jugó en el Huesca dos medias temporadas. La segunda parte de la 2015-16, pues llegó de la UD Las Palmas también en invierno al cuadro altoaragonés, y el primer tramo del pasado curso, el 2016-17, antes de venir al Zaragoza como refuerzo desesperado para una zaga de mantequilla, que poco cambió después. Sumo apenas 24 partidos de azulgrana. No lleva más como blanquillo, solo 17, casi en el mismo espacio cronológico.

Jesús Valentín fue titular y jugó los 90 minutos en el derbi aragonés de La Romareda en enero de 2016, aquel que acabó 3-3 tras la expulsión prematura de Ángel y el gol in extremis de Carlos David para los visitantes. Y, ya con el trasvase norte-sur hecho, también completó el Huesca-Real Zaragoza del curso pasado, sobre la charca que montó la fuerte lluvia en El Alcoraz en febrero pasado, que venció el equipo zaragozano por 2-3. Por lo tanto, si jugase (poco probable, incluso, que vaya convocado), al tinerfeño este episodio ya no le cogería por sorpresa.

Vinícius, por el contrario, sí que será novato del todo en el asunto del cambio de bando. El delantero mineiro arribó al Huesca en enero del año pasado desde el Valencia, a préstamo. Otro de los fichajes invernales de los últimos años. Y participó en 20 partidos con los oscenses, hasta el último día en la Promocion de ascenso a Primera, donde fue titular en la eliminación en Getafe. Entre los 20, vivió media hora ante el Real Zaragoza en El Alcoraz en el citado 2-3 de febrero en un campo lleno de agua. Vinícius, que fue el primer cambio ejecutado por Anquela ese día, sustituyó precisamente al capitán, Camacho, para jugar de mediapunta en la recta final del choque.

Estos son tres de los más singulares miembros del reparto previo al duelo Huesca-Real Zaragoza que la liga de Segunda vuelve a propiciar en noviembre de 2017. El motivo, relacionado con su pasado y su presente cruzado, así los convierte.

Etiquetas
Comentarios