Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

Javier Gómez: "El Zaragoza es de Primera División, pero su deuda también lo es"

El director general corporativo de la Liga de Fútbol Profesional analiza la situación económica del club aragonés, su actual gestión societaria y sus perspectivas de futuro

Javier Gómez, director general corporativo de la Liga, ayer, en el edificio Caixa Forum.
Javier Gómez: "El Zaragoza es de Primera División, pero su deuda también lo es"
Guillermo Mestre

¿Cómo de larga se intuye aún en la Liga la travesía en Segunda del Real Zaragoza, tres años y medio después del cambio en su propiedad?

En primer lugar, quiero incidir en el asunto de la nueva propiedad: cualquier otro inversor nacional no se hubiera metido en el Real Zaragoza. Este club está vivo porque existen los actuales dueños. Si no, no lo estaría. Eso debe quedar claro. ¿Hasta cuándo? El Zaragoza, por historia, es un club de Primera División y su deuda también lo es. Mientras su propiedad siga haciendo las cosas como hasta ahora, de forma racional, y en la Liga se vayan incrementando los ingresos para todos los clubes, sin ascender a Primera, porque con un ascenso cambia el enfoque, el Zaragoza puede sobrevivir en Segunda incluso algunas temporadas más.

¿Y cómo se mejoran esos ingresos en Segunda División? ¿El producto en esta categoría es rentable para la Liga?

Cuándo ha habido un Real Decreto sobre el nuevo reparto de los derechos de televisión como el de 2015, lo que subyace es que los clubes quieren que la Liga siga. Y para que la Liga siga, debe haber un elemento de solidaridad. El 10% de los ingresos, de acuerdo a ese Real Decreto, debe ir a la Segunda División. Si el total sube, la Segunda va a subir. Ahora estamos en la segunda temporada de un primer trienio del contrato de televisión, al año que viene ya tendremos información del siguiente trienio. Por lo cual, ya sabremos en qué rango podrán moverse los ingresos futuros del Real Zaragoza en los próximos años.

El Zaragoza, sea cual sea su categoría, debe comenzar a pagar el próximo 1 de julio de 2018 su primera anualidad (1,36 millones) del concurso de acreedores, ahora, en periodo de carencia ¿Amenaza esto su viabilidad si no asciende?

El Zaragoza tiene más tiempo. Su situación es difícil, pero aún lo era más hace tres años. Lo digo convencido. Bastante más complicada. Sin querer meter presión a nadie: va a depender mucho de la propiedad y de la proyección de ingresos que tengamos para los próximos cuatro años. Si se activa el concurso, pero vemos que los ingresos pasan de 14 millones a 17 millones, la situación cambia. A lo mejor, una inversión que era a fondo perdido antes, ahora no lo es porque hay una luz.

¿Qué le pide la Liga a los rectores del Real Zaragoza?

En los últimos tres años, han efectuado una gestión racional y han realizado un apoyo financiero. Han inyectado dinero. No descubro nada. Es cierto que el cansancio llega a todo el mundo. Nosotros no hemos hablado con la propiedad para saber cuánto van a poner o no, pero, si cuando llega el cansancio ves que los ingresos puede subir, hay que valorar la situación. Hay muchas variables que deben combinarse para conocer cuál será el futuro del Zaragoza. Es muy difícil predecir cuánto le queda. En mi opinión, partiendo de la base de que es una situación complicada, soy menos pesimista que la opinión general.

¿Pero no le parece a la Liga que una ciudad como Zaragoza y una masa social como la del club no está fuera de lugar en relación a sus números económicos en Segunda?

La Liga no es un ente abstracto. Es la asociación de clubes que se han dado unas reglas. No hay nadie más guapo que otro y todo el mundo valora su escudo de igual modo. ¿Cómo arreglamos eso? Al Zaragoza y a todos los clubes les hemos dado unos mecanismos que antes no existían y que se resumen en que todos deben cumplir con sus obligaciones. Por desgracia, el Zaragoza tiene unas obligaciones mayores que el resto en su categoría y no podemos allanarle nada. No podemos decirles que dejen de pagar. Porque si les dejamos, eso le llevaría a su liquidación.

La reivindicación del Zaragoza es que no existe una proporcionalidad entre las audiencias que generan sus partidos y los ingresos que percibe por ese concepto. Considera que el peso de esa variable en el reparto de Segunda está desequilibrado. ¿Pueden revisarse esos porcentajes?

Es cierto que el Zaragoza ha reivindicado eso a la Liga, concretamente, en la asamblea de clubes. Para eso habría que cambiar el Real Decreto de arriba abajo. Acabamos de empezar con él, igual que con el control económico. También nos plantean mucho que se midan los impactos en redes sociales. Quizá esos cambios habrá que hacerlos, somos receptivos a esas sugerencias. Pero ahora hay unas normas en el Real Decreto del reparto de televisión. El Zaragoza lo ve ahora con su perspectiva temporal en Segunda División. Pero cuando suba a Primera la perspectiva será distinta. Podrán venir otros y decir que son el Real Madrid y el Barcelona, con mucha más audiencia, y dirán que te llevas más dinero que ellos en proporción. No entro en audiencias porque nos las conozco con exactitud, seguro que es el club que más en Segunda, pero son las reglas que nos hemos dado. Al Zaragoza le toca vivir eso en Segunda, cuando esté en Primera le tocará otra cosa.

¿No cree que se da una situación en la que los viejos pecados los pagan nuevos penitentes?

Pero en la Liga hay muchos clubes y muchos escudos. Todos tienen su historia. El problema del Zaragoza es eso, su herencia recibida, su deuda.

¿No se generan agravios a la hora de establecer los límites salariales? Hay filiales con techos muy altos, por ejemplo, lo que les hace competir en el mercado con cierta ventaja. O clubes, como el Zaragoza, cuyos ingresos no se reflejan en ese tope.

En la Liga siempre está muy vivo el tema de los agravios comparativos. No es sencillo. El control económico mira por que los clubes cumplan con sus obligaciones. Hay quienes dicen que tienen mucha audiencia, pero también hay equipos con el argumento de que ellos no tienen deudas porque han hecho las cosas bien y no se les puede penalizar en comparación con quien lo ha hecho mal.

A la hora de establecer los límites salariales, además de los ingresos ordinarios, ¿qué otras magnitudes económicas considera la Liga? El Zaragoza, exceptuando los tres equipos que reciben la ayuda del descenso, es el club de Segunda con mayores ingresos, pero su techo salarial es el decimocuarto de la categoría. ¿Por qué están tan descompensadas esas dos realidades?

Por la deuda. Los ingresos es el principal dato económico que consideramos. Como dice, el Zaragoza, al margen de los tres descendidos de Primera, es el número 1. Además, se tienen en cuenta los gastos de estructura. Y luego, lo que tienes que pagar de deuda. Esto no es ninguna bomba atómica, es bastante sencillo: es la diferencia entre unas partidas y otras.

¿Esta fórmula de intervencionismo en la gestión de los clubes no restringe la libertad de empresa que ampara a las sociedades anónimas deportivas?

Nosotros no intervenimos. Nosotros no nos sacamos las normas de control económico de la manga. Las explicamos y las votaron los clubes. La Liga aplica una norma, garantizamos la supervivencia del sector.

Pero, por ejemplo, el Zaragoza no puede asignar, de los ingresos que su actividad genera, todo lo que desearía para su gasto de plantilla. Hay una restricción…

Ni el Zaragoza ni nadie. De todos modos, una sentencia reciente, relacionado con el caso Pedro León, en la que los tribunales no solo decían que la liga podía hacer lo que hizo (prohibir al Getafe sus inscripción al superar sus límites salariales), sino que era su obligación hacerla. Vino a decir que la responsabilidad de la Liga es velar por la sostenibilidad del sector.

¿Tienen fundamento las opiniones que hablan que a la Liga le interesa un Zaragoza en Segunda porque incrementa el valor de su producto ‘Segunda División’?

La Liga no entra en eso. Es un ente abstracto en el que hay una gestión delegada. Todas las decisiones pasan por una comisión delegada. En la última asamblea, no se aprobó un reglamento de televisión que los ejecutivos de la Liga pusimos sobre la mesa. La Liga no son tres personas que se reúnen allí y toman decisiones. Hay juntas de Primera, de Segunda, asambleas, una comisión delegada… Allí lo discuten todo los clubes. No hay un interés en que el Zaragoza suba o no suba. Hay quienes nos achacan de lo contrario, de estamos interesados en el ascenso del Zaragoza. También hay quienes dicen que con la deuda que tiene debería estar cerrado.

¿La Liga podría vender futuros contratos de derechos de televisión a un precios mayor con el Zaragoza, sus audiencias, sus datos de retransmisiones y su masa social potencial en Primera División?

Depende cómo se mire. Depende de a los clubes que sustituyera en Primera División. Si es por el Real Madrid, está claro que no. Es cierto que cuantos más seguidores tengas en Primera División, más vale el producto.

¿La Liga aceptaría la llegada de un inversor extranjero, como ya han desembarcado en otros clubes, que cancelara la deuda del Zaragoza o el club debería seguir su actual proceso cueste lo que cueste?

La Liga no entra en ese tipo de negociaciones con los clubes. Tenemos un margen muy reducido de aplicación. Nos ceñimos a un estatuto y a unas normas de control económico. No entramos en eso. Ni con el Zaragoza ni con ningún otro club. Otra cosa es que intentemos ayudar cuando se nos plantean posibles decisiones. Pero con una opinión. No negociamos nada.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión