Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

Una espina con forma de filial

En su actual etapa en Segunda, el Zaragoza acumula seis derrotas en diez partidos contra equipos de cantera. La visita al Sevilla Atlético llama a la desconfianza

La plantilla del Real Zaragoza realiza ejercicios de estiramiento, ayer, en la Ciudad Deportiva.
La plantilla del Real Zaragoza realiza ejercicios de estiramiento, ayer, en la Ciudad Deportiva.
Toni Galán

Al Zaragoza del actual ciclo en Segunda –va por la quinta temporada consecutiva– se le han aparecido fantasmas en muchos sitios, ya fueran transfiguraciones de conjuntos con cuño del fútbol modesto (Ponferradina, Mirandés, Llagostera, Reus…) o en cándidos, pero peligrosos filiales. Los segundos equipos representan una incesantes espina en la vida del Zaragoza de las últimas campañas. Barcelona Atlético o Castilla le han abofeteado en varias ocasiones, pero es el próximo rival, el Sevilla Atlético, un colista con pocas trazas de colista, quien más profundo se ha clavado en la carne del Zaragoza: el año pasado le avivó un par de crisis. Con una victoria 2-1 en el Sánchez Pizjuán, aplastó un poco más a Luis Milla a la puerta del despido. Y una vuelta más tarde, con un hombre menos, jugando con un juvenil de campo en la portería, asaltó La Romareda con un gol en la prolongación (1-2) que liquidó del banquillo a Raúl Agné.

Al Zaragoza, por lo que sea, se le ha venido atragantando esta tipología de rival. Solo el Bilbao Athletic, no sin dura resistencia, le resultó accesible. En total, en las últimas cuatro campañas, el balance del Zaragoza contra filiales es de seis derrotas y cuatro victorias, con proporcional reparto: tres derrotas y dos triunfos fuera; tres derrotas y dos triunfos en La Romareda.

Los segundos equipos, en esta categoría, contienen ciertos rasgos que les convierten en conjuntos especiales: son escuadras de calidad técnica, frescura física, osadía y hambre… pero también tienen su reverso, son jóvenes, inexpertos, con puntos débiles, tácticos y defensivos, que el Zaragoza deberá explotar en Sevilla para evitarse más disgustos.

El filial andaluz es colista -aún no ha ganado-por su ausencia de gol, solo 4 marcados, pero tiene recursos. Es el segundo equipo más regateador de Segunda, de los que más posesión aglutina, de los que más centra… El portero Caro, el central Álex Muñoz y el lateral derecho Carmona -estos dos últimos son de las principales sensaciones de este inicio de campaña- se unen a Marc Gual o Carlos Fernández como referencias.

La pasada campaña, varios de ellos le arañaron el rostro al Zaragoza, en su peculiar sufrimiento contra filiales. Hace dos años, ya se había encontrado con un rival de fisonomía semejante, el Bilbao Athlétic. Tanto en San Mamés (0-1) como en La Romareda (2-0), vencieron los aragoneses, aunque sudaron tinta. El rival era ingenuo en las áreas, se exponía con facilidad fruto de su valentía juvenil, pero dio sustos, exhibió una altura técnica superior a la categoría y poseía minas de talento sugerente con Aketxe o Unai López.

Historia del Real Zaragoza contra equipos filiales en los últimos 50 años

En la historia del Zaragoza , no han sido frecuentes este tipo de cruces contra filiales . Sin embargo, este será el quinto contra el Sevilla Atlético tras los enfrentamientos de la pasada temporada y los de la campaña 08-09, el año del ascenso con Marcelino García Toral. En el Sánchez Pizjuán, el Zaragoza se impuso 0-4 con un equipo en el que estaba Alberto Zapater.

En los últimos cursos, los filiales de Real Madrid o Barcelona han figurado también en el registro del Real Zaragoza. Dos rivales, eso sí, que siempre le fueron incómodos: hace cuatro campañas, con Paco Herrera, solo se ganó al Castilla en Valdebebas (1-2). Se cayó en La Romareda contra el mismo equipo (0-2) y se perdieron los dos duelos frente al Barcelona Atlético (1-0 y 0-2). Y hace tres, con el Castilla fuera de ruta tras su descenso, el filial culé le endosó al Zaragoza en el Mini Estadi una dura bofetada: 4-1. Aunque en la segunda vuelta se le devolvió el golpe: 4-0. Esta es la historia más reciente. La del ciclo aún vivo en Segunda.

Pero más atrás también surge, muy de vez en cuando, algún filial en el trayecto del Zaragoza , ya en Segunda o ya en la Copa del Rey. Sí, en la Copa del Rey. El torneo permitía entonces la participación de segundos equipos en categorías de Segunda, Segunda B o Tercera con una única condición: no podían enfrentarse a su equipo matriz excepto en la final. Eso solo sucedió en 1980, en el duelo entre el Real Madrid y el Castilla.

Ya en los años 50 el Zaragoza jugó partidos contra equipos que ejercían de filiales . Por ejemplo, en la Copa de 1950 fue eliminado por el Plus Ultra -segundo equipo del Madrid-. Y en su paso por Segunda se enfrentó al España Industrial (filial del Barcelona hasta su transformación exprés en Condal) y al Juvenil de La Coruña (club autónomo del Deportivo pero que actuaba como filial suyo hasta su fundación del Fabril).

Más tarde el Zaragoza tuvo como rival al Mestalla, entroncado en el Valencia, en la Segunda División 71-72. Y en Copa, en los 70 y los 80, hubo tres cruces contra filiales : Las Palmas Atlético, Osasuna Promesas y, camino del título, en cuartos, el Castilla , con remontada y goleada en La Romareda por 7-0.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión