Despliega el menú
Real Zaragoza

"Os conozco, os conozco", dijo Figueroa a varios zaragocistas ante sus protestas

El árbitro sevillano del partido ante el Nástic insinuó a Febas, Iglesias, Toquero o Zapater que no pitaba las faltas por considerar simulación.

Figueroa Vázquez, junto a Zapater, tras decidir la expulsión de Borja Iglesias en la primera parte del Real Zaragoza-Nástic de este domingo.
"Os conozco, os conozco", dijo Figueroa a varios zaragocistas ante sus protestas
Toni Galán

"Os conozco, os conozco", espetó Figueroa Vázquez, el árbitro del Real Zaragoza-Nástic de este domingo en La Romareda, a varios jugadores zaragocistas en las protestas posteriores a determinadas faltas que el colegiado andaluz dejó de señalar a favor de los aragoneses. El sevillano infirió que los futbolistas del Real Zaragoza simulaban las zancadillas, los empujones, los derribos, los agarrones. Así fue minando el ánimo de los hombres de Natxo González durante el primer tramo del partido, hasta que, mediada la primera parte, comenzó el carrusel de tarjetas amarillas -discriminado si se coteja el criterio con uno y otro equipo- que concluiría con la injustificada expulsión de Borja Iglesias por una agresión que no fue tal sobre el portero macedonio Dimitrievski.

A Febas, en una de las varias faltas que recibió, Javi Jiménez lo sacó incluso fuera del campo, junto a la banda, en su empentón. Figueroa no señaló nada de eso. Dio saque lateral a favor del Nástic. Febas no dio crédito a semejante postura. Con la cabeza gacha y hablándole al suelo de rabia, el joven de Almacellas retrocedió hacia su campo mientras el publicó estallaba. Figueroa le sacó amarilla a él.

A Borja Iglesias, en un par de balones recibidos de espaldas al borde del área en los primeros minutos, su central lo 'encimó' por detrás, agarrándole por los brazos en la pugna. Una imagen que se repite cada día. Figueroa no vio falta en ninguna de las dos ocasiones. Sin embargo, Borja peleó por un balón sin trascendencia en la salida de atrás del Nástic y en su 'culeo' sí vio infracción el árbitro. Iglesias andaba ya enervado por acumulación de inputs negativos procedentes de la conducta arbitral. Se colocó delante de la pelota y facilitó el gusto de Figueroa: mostrarle la primera amarilla. La sorpresa llega, en este caso, al leer el acta, pues la razón que esgrime el árbitro no es la de interrumpir el saque de dicha falta, sino "protestar una de mis decisiones".

Había caído en la trampa el delantero gallego del Real Zaraogza en el minuto 32. Justo cuando el juez sevillano ya estaba en trance de tomar el protagonismo de un partido interesante que se comenzó a perder por los fangos del lío arbitral a esas alturas: 12 minutos después, en una acción de teatro del portero Dimitrievski, Figueroa dice en el acta que vio "soltar el brazo a un contrario de forma temeraria mostrando desconsideración con él mismo, no estando el balón en juego". No hubo nada cercano a eso. El andaluz vio algo que no sucedió. O sucedió algo que el sevillano no observó igual. Algo parecido a la pseudología fantástica, una patología en la que algunos creen estar en sitios que jamás han pisado y se lo creen de verdad. O aprecias cosas que solo se dan en su mente, nunca en la realidad.

A Toquero le dijo en la recta final del primer tiempo, tras sufrir una tarascada por detrás en una contra, que se levantara, que estaba mintiendo. Zapater, como capitán, fue a solicitar un parecer del árbitro en relación a su singular postura con las faltas recibidas por los zaragocistas, que se iban muchas veces al limbo contra natura, por la claridad de los derribos.

"Os conozco, os conozco", repiqueteó Figueroa como escudo protector en todos los casos. ¿El qué conoce Figueroa? Si el Real Zaragoza es un equipo totalmente nuevo y lleva solo un mes compitiendo. Si en los cuatro años anteriores donde ha habido que sufrir a este caprichoso juez en Segunda División el formato del Real Zaragoza no ha tenido nada que ver con el actual. ¿Qué dice conocer Figueroa? Si cada jugador ha venido de un lugar distinto y dispar. Si Verdasca, Buff y Papunashvili han aterrizado en Zaragoza de ligas tangenciales, lejanas y desconocidas para el 99,9 por ciento de aficionados (¿es un erudito Figueroa?). Si Febas, Borja Iglesias, Delmás, Raúl Guti... vienen de Segunda B o Tercera (¿es un fiel seguidor Figueroa del fútbol aficionado en todas las comunidades autónomas?). Si Toquero llega del Alavés y el Athletic de Bilbao, si a Mikel González no le ha pitado en su vida en la Real Sociedad, si Eguaras llega de Miranda, si Ángel Martínez del Reus... ¿Qué es eso de "os conozco, os conozco"? Siendo cautelosos y bien mirados, sin entrar en análisis viscerales ni apriorismos arrimados al subjetivismo, parece como si Figueroa hubiese acudido a La Romareda con un puntito de premeditación respecto de determinados jugadores del Real Zaragoza.

¿Qué dice conocer? ¿A qué se refiere con esa excusa o, tal vez, acusación defensiva sobre su conducta? ¿Cómo prepara este árbitro los partidos, en general, y los del Real Zaragoza, en particular? ¿Lo hace solo este árbitro o lo hace todo el colectivo? ¿Qué cosas 'se conocen' de los jugadores del Real Zaragoza entre los árbitros o, en su defecto, en casa de Figueroa Vázquez? Cuestiones de hondo calado que se destilan gota a gota de su "os conozco, os conozco".

Etiquetas
Comentarios