Despliega el menú
Real Zaragoza

Primera quedada en tierra para Irureta, Barrera y Bedia

El primer viaje de la pretemporada para jugar un amistoso, a Logroño, provoca otro giro de tuerca en el proceso de salida del Real Zaragoza de estos tres jugadores.

Momento en el que Irureta, Bedia y Barrera fueron apartados por Natxo González de los ejercicios tácticos el pasado martes en Boltaña.
Momento en el que Irureta, Bedia y Barrera fueron apartados por Natxo González de los ejercicios tácticos el pasado martes en Boltaña.
Daniel Marzo

Irureta, Barrera y Bedia llevan 18 días entrenándose con el Real Zaragoza 2017-18 sabiendo, en boca del director deportivo Lalo Arantegui, que no van a continuar en el equipo la próxima campaña, que dará comienzo en menos de un mes.

En la primera semana, el trabajo fue en la Ciudad Deportiva, sin mayor novedad. En la segunda, la plantilla se trasladó a Boltaña (Huesca) para proseguir con su preparación, y allí también subieron los tres jugadores que viven un verano en circunstancias extraordinarias dentro del grupo. En el segundo día de ensayos en el campo de la localidad pirenaica, Natxo González, el entrenador, ya advirtió a los tres descartes que no iban a participar de la mayor parte de los ejercicios tácticos. Y los sacó del grupo sin rodeos.

Ahora, en la tercera semana, se avecina un nuevo giro de tuerca en este tenso escenario. Llegan los amistosos con sustancia, que requieren de viajes en autobús en el día para que el Real Zaragoza juegue en Logroño, Miranda de Ebro, Teruel (dos veces) y Tarragona ante el Logroñés, Mirandés, Villarreal B, Levante y Nástic. Y, en esas expediciones, que tendrán las primeras convocatorias firmes de Natxo en la naciente campaña, no estarán ninguno de los tres futbolistas a los que el club finiquitará su compromiso en cuanto se den las circunstancias.

Lalo Arantegui, el director deportivo, ya lo anunció hace 10 días. Ninguno de ellos va a jugar un solo minuto de un partido de verano. Tampoco serán incluidos en los desplazamientos.

En el bolo ante el Boltaña, el pasado miércoles en el campo de Villaboya, Irureta, Barrera y Bedia no pisaron el césped. El sábado en la Ciudad Deportiva en el partidillo de entrenamiento ante el Deportivo Aragón, vieron el juego sentados en el bordillo de la entrada a los vestuarios. A partir de ahora, el siguiente paso es quedarse en casa mientras los demás viajan. Según el plan deportivo del Real Zaragoza, la situación es irreversible. Por lo que cuanto antes surja la solución, menores serán los efectos secundarios de esta anomalía.

Etiquetas
Comentarios