Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

Quíntuple salto histórico

Pombo, Raí, Delmás, Lasure y Zalaya, cinco jugadores que llegan al primer equipo desde el Aragón en un verano de cambios profundos.

Raí, Pombo, Delmás, Zalaya y Lasure, los cinco canteranos que enriquecen el primer equipo.
Raí, Pombo, Delmás, Zalaya y Lasure, los cinco canteranos que enriquecen el primer equipo.
Daniel Marzo

Que cinco futbolistas que el año anterior militaron en el filial den el salto al primer equipo al unísono como refuerzos en una pretemporada es algo atípico en la historia del Real Zaragoza, inusual, poco común en los 85 años de vida del club. En este verano de 2017, sí que va a consumarse esa circunstancia, lo que convierte este momento en singular, para subrayarlo por todo lo que sugiere como cambio de política en cuanto a la atención a la cantera en su último paso, el del acceso final al profesionalismo.

Pombo, Raí Nascimento, Delmás, Lasure y Zalaya son, por decisión de la SAD y de la dirección deportiva que encabeza Lalo Arantegui, el repóquer de jugadores promocionados internamente por la entidad de cara a la próxima temporada. Cada uno con sus circunstancias previas y, también, con el estátus en la plantilla que al final ostenten de inicio, son a todos los efectos miembros del primer equipo.

Pombo ya fue titular en los tres últimos meses de la agónica liga pasada en Segunda División, de la mano de César Láinez, que lo convirtió en su futbolista franquicia cuando llegó del equipo de Tercera para intentar salvar el riesgo de descenso. Lasure y Raí también gozaron de breves apariciones, anecdóticas, con los mayores. Lo mismo que Zalaya, que tuvo minutos al inicio del curso anterior en la Copa. Solo Delmás falta por inscribir su nombre por primera vez en un duelo oficial como blanquillo. Pombo es centrocampista ofensivo. Raí, delantero o mediapunta. Delmás y Lasure, defensas laterales, derecho e izquierdo respectivamente. Y Zalaya, es defensa central. Los cinco cuentan como refuerzos para Natxo González. Solo que, en sus casos, ninguno viene contratado de otro club foráneo, sino que se trata de una apuesta firme por el producto autóctono o criado en la Ciudad Deportiva.

Los cinco están viviendo una pretemporada diferente y lo saben apreciar. Su papel indica un ilusionante cambio de rumbo en los criterios deportivos del Real Zaragoza. Y, además de por ellos, también van a trabajar indirectamente por los muchachos juveniles, cadetes, infantiles, alevines, benjamines… que observarán en lo sucesivo opciones verdaderas de poder llegar a jugar un día en el primer equipo aragonés.

El quinteto de elegidos

Jorge Pombo, de 23 años, ejerce de veterano en este quinteto. "Sé que el hecho de jugar todos los partidos del final de la temporada pasada en el primer equipo hace que los demás me puedan ver un poco como el referente de que se puede lograr un puesto de titular viniendo del filial. Yo estoy seguro de que todos los que subimos del Aragón vamos a poder jugar muchos partidos", asegura. "Para mí, para todos nosotros, es un orgullo tener ficha con el primer equipo. Ver gente de la cantera de toda la vida tiene que ser un aliciente para que los chavales de la Ciudad Deportiva vean que existe la oportunidad real de llegar al equipo profesional", remarca Pombo.

Daniel Lasure también tiene 23 años. El carrilero zaragozano, muchos días capitán del Aragón, tiene muy clara la envergadura de lo que están protagonizando. "Estamos ante un año único por el número de jugadores del filial que hemos subido al Real Zaragoza. Nunca se había producido esto desde hace infinidad de tiempo. Cuando ocurría, era siempre alguno suelto, pero nunca así", indica. Lasure no tiene ningún vértigo a asumir el papel que le pueda tocar en Segunda División y apuesta porque el jugador canterano acabe teniendo el mismo valor inicial que cualquier otro refuerzo: "Sabemos que la responsabilidad que tenemos es máxima, pero creo que al final es la misma que la de cualquier otro jugador que pueda llegar de fuera", asegura con intención.

A Julián Delmás le llega esta feliz oportunidad a los 22 años. "Ya el año pasado nos dio mucha alegría ver como Pombo daba el salto definitivo al Real Zaragoza en marzo. Ahora somos más. Llevamos toda la vida creciendo en el club y esperando tener esta oportunidad, que felizmente nos llega. Ya somos jugadores del primer equipo", celebra el lateral con su habitual elocuencia. Delmás tiene activado al máximo el amor propio para que, dentro de 12 meses, la evaluación que se haga de esta apuesta por los futbolistas aragoneses sea positiva y seduzca para seguir ampliándola en el futuro. "Este verano es diferente. La gente de la cantera no venimos para volver a marcharnos al filial, sino que vamos a continuar en la primera plantilla, con opciones de luchar por un puesto a lo largo del año y demostrar lo que valemos", anuncia.

Los dos más jóvenes, en las lindes aún de la categoría juvenil, son Raí Nascimento y Alex Zalaya, ambos de 19 años. El brasileño lleva desde los 14 en Zaragoza, tras llegar de la mano de su tutor desde Río de Janeiro, pero con los problemas legales que afectan a los extranjeros en la normativa del fútbol español (y europeo en general) para jugar en categorías inferiores. Por fin, tras dar curso a su documentación con más de seis meses de demora el pasado enero, el club lo alineó brevemente en el Aragón y gozó de dos ratos en Segunda División, plantilla con la que se entrenó prácticamente todo el curso como uno más. "Ha cambiado mucho mi situación después de todo lo que pasé durante buena parte del año pasado. Ahora estoy aquí para sumar cosas al Real Zaragoza junto con mis compañeros que ascendemos del filial. Yo creo que los cinco vamos a aportar mucho durante la temporada", indica Raí. "Este verano estoy viviendo el momento que siempre desee desde que vine a Zaragoza hace cinco años. Así que ahora es la hora de aprovecharlo y de seguir aprendiendo", confiesa.

Por su parte, Alex Zalaya, internacional con España en categorías inferiores desde los primeros pasos, quiere dar continuidad a los pocos minutos que supusieron su debut con el primer equipo en la Copa, el ya lejano septiembre del año pasado. "Ver que somos varios los jugadores del Aragón que subimos juntos al primer equipo hace pensar que esto va en serio por parte del club. Y se trata de una oportunidad única para nosotros que debemos aprovechar. Yo debuté fugazmente el año pasado, pero esto ya es distinto y tiene otra profundidad. Entrenar todos los días como uno más te da mucha confianza y aumenta la ilusión", explica el espigado central zurdo. Zalaya, por su posición en el campo, es obvio que tiene un ídolo y una figura a seguir: "Qué mejor ejemplo que Jesús Vallejo para todos nosotros. Ya vimos la proyección que tuvo aquí, en el equipo de su tierra, de su vida. Lo que le está pasando a él es magnífico y demuestra que se puede progresar desde la cantera si aprovechas las oportunidades que te den".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión