Despliega el menú
Real Zaragoza

Eguaras jugó por primera vez en La Romareda el 14 de septiembre de 2014

En la 5ª jornada de hace tres ligas, visitó al Real Zaragoza con el Sabadell y empató, 1-1, de la mano de Longás.

Eguaras, al fondo con el número 16 en el pantalón, observa la penetración del zaragocista Diego Suárez, taponado por Carlos Hernández y seguido por Longás. Fue su primera visita a La Romareda, en un Real Zaragoza 1-Sabadell 1.
Eguaras jugó por primera vez en La Romareda el 14 de septiembre de 2014
Oliver Duch

Íñigo Eguaras conoce La Romareda, in situ, en el césped, desde la tarde calurosa de un 19 de septiembre de 2014. Ese día, en la 5ª jornada de hace tres ligas, visitó Zaragoza como jugador del Sabadell. Fue suplente en aquel conjunto que entrenaba por entonces Miguel Olmo. Pero, tras ponerse por delante el Real Zaragoza con un gol de Borja Bastón, Eguaras salió en el descanso, desde el inicio, como revulsivo en busca de la reacción vallesana... que lograron en el tiempo de aumento con un gol postrero de Juanto Ortuño (sí, el hermano de Alfredo, luego zaragocista). En efecto, aquel Zaragoza de Víctor Muñoz -todavía no había sido destituido para dar paso a Ranko Popovic, cosa que sucedió enseguida- también dejaba ya escapar victorias en los últimos segundos... mal endémico, parece.

Aquel joven Eguaras, de solo 21 años, compartió aquel día centro del campo con el aragonés Toño Longás, el mejor jugador del Sabadell y loado en sala de prensa por Muñoz. También con el central, recién salido del filial -Zaragoza B aún-, Carlos Hernández, ahora en el Lugo y en su momento pretendido por el Real Zaragoza. También jugó en aquel once sabadellense Lucas Porcar, con un breve paso por el equipo aragonés y el veterano Antonio Hidalgo, uno de los refuerzos que le trajo Agapito y sus adláteres en la dirección deportiva en su día a Marcelino García Toral. Era un Sabadell con Tamudo en sus filas, también con Kiko Olivas, central que acaba de subir a Primera con el Girona. Con el portero Nauzet, que ha jugado con el Osasuna en la máxima categoría...

Así pues, se recuerda con mayor nitidez las dos últimas visitas de Eguaras a Zaragoza con el Mirandés, la del último curso con victoria zaragocista por 2-0 en los primeros pasos de Agné en el banquillo, y, sobre todo, la del año anterior, con un golazo del nuevo fichaje zaragocista, de volea y desde 30 metros, sin dejarla caer tras un rechazo de la zaga aragonesa, que se coló como un obús por la misma escuadra. El Mirandés, ese día, ganó 1-2 en La Romareda. Pero conviene rememorar que el primer paso por el estadio que va a ser su nuevo hogar lo vivió Eguaras hace ya casi tres años, vestido con los colores del Sabadell.

Etiquetas
Comentarios