Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

La dirección deportiva, en apoyo a César Láinez en horas difíciles

Lalo Arantegui y José Mari Barba charlaron personalmente con el entrenador sobre el césped de la Ciudad Deportiva antes del entrenamiento de este lunes.

Lalo Arantegui, director deportivo del Real Zaragoza, saluda a un serio Láinez al inicio del entrenamiento de este lunes, en presencia de José Mari Barba, el secretario técnico.
Lalo Arantegui, director deportivo del Real Zaragoza, saluda a un serio Láinez al inicio del entrenamiento de este lunes, en presencia de José Mari Barba, el secretario técnico.
Toni Galán

Después de cinco partidos consecutivos sin ganar, de sumar solo 3 de los últimos 15 puntos, de dejar escapar dos victorias cantadas en tiempo de aumento (Cádiz y Rayo Vallecano) y, sobre todo, de observar cómo el Real Zaragoza llega a las dos últimas jornadas de liga aún con peligro real de descender a Segunda B, la preocupación ha impregnado todos los rincones del club y del vestuario zaragocista. Derrotas ante Getafe y Reus, y tres simples empates ante Cádiz, Oviedo y Rayo, todos duelos envueltos en un juego mayormente malo, tienen a los protagonistas de la caseta blanquilla sumidos en un estado de dudas, de cierta impotencia, de alarma en líneas generales.

Y la rueda de prensa de César Láinez, apenas 15 minutos después de concluir el partido ante los vallecanos en la tarde de este último domingo, fue un claro síntoma de este statu quo del equipo. Por ello, los responsables del área deportiva de la SAD, el director deportivo Lalo Arantegui  y el secretario técnico José Mari Barba, quisieron comenzar la semana con una charla, visible a todo el mundo ,con el entrenador aragonés. Antes del inicio de la sesión preparatoria de este lunes, ambos ejecutivos dialogaron afablemente con Láinez en el campo de entrenamientos. Se trata de no cargarse de negatividad, de no asumir más problemas que los que puedan capear a solo 13 días para que el curso termine de una vez.

Ya sucedió algo similar la pasada semana tras el horrible partido de Oviedo, que concluyó con un afortunado y valioso empate (0-0). El formato de la nueva igualada ante el Rayo (encajando por enésima vez el gol pernicioso en el tiempo de aumento), acrecentó las sensaciones de agotamiento en el grupo y, sobre todo, en los más sensibles a la presión externa, por tanto como hay en juego respecto del futuro del octogenario club zaragocista. Lalo Arantegui y José Mari Barba quisieron rebajar la temperatura de los sentimientos para poder llegar a Gerona en las mejores condiciones posibles.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión