Despliega el menú
Real Zaragoza

El monumental enfado de Lanzarote en su cambio, una metáfora

El extremo catalán fue sustituido en el minuto 12 de la segunda parte por Xumetra. Nunca le había sentado tan mal su relevo.

Lanzarote, en el momento de lanzar la patada al aire junto al banquillo tras ser sustituido ante el Rayo por Xumetra.
Lanzarote, en el momento de lanzar la patada al aire junto al banquillo tras ser sustituido ante el Rayo por Xumetra.
Toni Galán

Manu Lanzarote se fue contrariado del césped de La Romareda en el minuto 57. Ese fue el momento, el 12 de la segunda parte, en el que César Láinez decidió acometer el segundo cambio del partido ante el Rayo Vallecano (el primero, lo había hecho en el descanso, Feltscher por Isaac). El entrenador aragonés sustituyó al extremo barcelonés por Xumetra.

Y, aunque no es la primera vez que Lanzarote muestra su disconformidad con su relevo, nunca se le había visto tan enfadado como este domingo ante los rayistas. Cruzó a lo ancho el campo mirando al suelo, subiendo de revoluciones el pulso. Saludó a su compañero someramente y, al llegar a la altura del banquillo, el carácter le hizo lanzar una patada al aire, pegada a las butacas de los suplentes. Lo vio más de media Romareda. Fue el comentario recurrente en las horas posteriores. Como una metáfora del partido, de la situación de agobio en la que se ha metido el equipo de cara a las dos últimas jornadas de liga, aún con los deberes de la permanencia por hacer, por rematar.

Etiquetas
Comentarios